eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

David Veloso Larraz

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

El pacto de progreso y el extraño pasajero

Después de un viaje que ha durado 26 años, un acuerdo cuatripartito ha conseguido dar el primer paso para desalojar del poder a Coalición Canaria. Un viaje que se ha alargado más de la cuenta y que ha ido empobreciendo a la mayoría social del archipiélago. Conviene recordar que esta travesía, comenzó con ese inconfesable deseo de ICAN por ganar poder a pesar de tener que fundirse con el insularismo más rancio, con el objeto de intentar formar una fuerza más amplia y transversal. Esa decisión política marcó un antes y un después en la izquierda de Canarias. Y es que, aunque la política crea extraños compañeros de viaje, una cosa es cabalgar las contradicciones y otra muy diferente asumirlas.     

Desde que se conoció el resultado electoral han aparecido en el tablero político todo tipo de aritméticas. Algunas de estas jugadas, causaron estupor en la ciudadanía progresista, que veía como su voto podía acabar en más de lo mismo o en pactos con las derechas, especialmente después del desaguisado socialista en los ayuntamientos de Gran Canaria que puso en serias dificultades la formación de un pacto de progreso.

Seguir leyendo »

Pactos, ¿qué pactos?

El momento multipartidista del sistema político canario está mostrando la complejidad para encajar todas las piezas del puzle y no fracasar en el intento. Las decisiones para formar los gobiernos municipales que se han tomado durante esta última semana han marcado los pactos del gobierno autonómico. El lunes se daba por hecho un pacto de progreso y el viernes volvía a emerger después de que descarrilara el pacto de las derechas por el factor Clavijo.

Las tensiones han destapado las costuras de los partidos, dejando entrever que la organicidad y la disciplina de éstos está mutando hacia una nueva cultura política. Y aunque es evidente que la lógica de los pactos en cascada sigue presente, esta vez la máxima de que Coalición Canaria siempre sale victoriosa pase lo que pase, se ha quebrado por completo. La sorpresa del de Santa Cruz de Tenerife después de 40 años de dominio absoluto de los nacionalistas contiene todos estos ingredientes. Sin embargo, el fracaso de Santa Lucía de Tirajana para cerrar un pacto de progreso, que a priori no debería haber representado ninguna dificultad, es un aviso a navegantes que pone de relieve la necesidad en este tiempo de corregir el tacticismo por la estrategia. De pacto a pacto, ahora toca mover ficha para construir la oportunidad del tripartito progresista, que ya tiene su traducción política en las ciudades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria.

Seguir leyendo »

La generación perdida no quiere perder

Esa generación de la que hablan, que ha sido sobreprotegida de la realidad hasta ocultársela, ha terminado por estallar ante la plasmación de la cruda realidad. Esa que no sale en la televisión, salvo como espectáculo, pero que se refleja en el día a día, y más aún en el pasar de los años. Por eso, la realidad salta y se rebela contra la realidad impuesta/falseada, porque esa es la virtud de la verdadera realidad, su fuerza para salir de las murallas de cartón piedra que el poder levanta para dominar a la mayoría de las personas.

Ayer esa generación (dicen que) perdida saltó para exigir justicia social, porque otra realidad es posible. Catarsis que era más que necesaria para salir del bloqueo interior, y avanzar para construir democracias reales, no meros simulacros. Y es que, la reclusión en el yo del malestar social, sin salir a la calle para expresarse con la multitud y empezar a tender puentes, no llevaba a otro camino que el de una crónica de una muerte anunciada.

Seguir leyendo »

¡Más champú!

Aunque la evidencia es palpable, no hay unanimidad al respecto. Desde la orilla de la oposición, se apunta que el coste de este producto es elevado. Así, se recomiendan recetas económicas más acordes al ideario liberal, dejar al olvido actuar, siguiendo el clásico eslogan laissez faire, laissez passez, y poder seguir recogiendo beneficios democráticos. Por el contrario, esta valoración subjetiva del bienestar, no tiene en cuenta otras dimensiones más humanas, lo que impide avanzar en la protección social de las víctimas; además de dejar de lado, que olvidar el pasado es la antesala para la repetición en el futuro.

Encima, con la crisis, y la falta de champúes en los mercados, se está disparando los precios en el mercado negro (muy negro). Como cabría de esperar, están surgiendo desde las alcantarillas grupos residuales que pretenden hacer "su abril", vendiendo sucedáneo por champú. Semejante estafa afecta al precio de las acciones de la democracia, por lo que los ahorradores están con los nervios a flor de piel, esperando remesas de champúes verídicos. Y es que, se puede engañar a todos los ciudadanos pero no todo el tiempo.

Seguir leyendo »

Participación contra incertidumbre

La complejidad unida a la aceleración incide en la pérdida de referentes vitales ya que no encajan los esquemas del presente, las experiencias del pasado y la expectativas del futuro. El cambio arrastra todo para sí. Cambia la cultura y con ella las formas de vida, quedando numerosos grupos sociales ahogados en realidades irreales. Si nos centramos en la estructura social podemos observar estos aspectos. Los procesos de pauperización de amplias capas de la clase media y la exacerbada debilidad de la clase trabajadora no han minado todavía los discursos de movilidad social y oportunidades de la etapa del Estado del Bienestar. De esta forma, coexisten en el plano discursivo dos mundos sociales que no encajan entre sí, cuya traducción directa es el malestar social.

Todas las sociedades de la historia se han asentado en la rutina como defensa del destructor cambio. El cambio era una amenaza a las instituciones que representaban al poder, así como todo aquello que desafiaba el orden. Hoy en día, el cambio acelerado representa los pilares de la sociedad e incluso su principio axial y regla. La crisis (no solo financiera) no es más que un espejo de estas sociedades. Los cambios sociales desbordan los esquemas de interpretación.

Seguir leyendo »

Primero mayo luego nosotros

Sin embargo, la euforia post-primerodemayo no sirve para nada, para dar pasos atrás, y por ende que se corra el horizonte. Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos. Hay que seguir creando otras prácticas sociales cuyas lógicas estén cargadas de crítica contra el poder constituido. Lo previsible entra dentro de los cálculos. No digo que se salga todas las semanas de forma multitudinaria, o sí; pero si que sería importante crear prolongaciones de carácter autónomo a los aparatos institucionales. Los movimientos sociales son más que necesarios.

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Si el poder no se detiene, ¿por qué han de parar nuestros pasos? Cinco mil voces aunque sea a ojo de buen cubero es una cifra para estar satisfechos. No obstante, hay otros acontecimientos mediáticos que siguen llevándose la palma, y eso que este era gratis. En el último partido de nuestra (más nada que en lo emocional) Unión Deportiva, el estadio presentó una imagen desoladora, "solo" fueron 7.340 aficionados. Esta cifra tan preocupante para los dirigentes, se debe a la mediocre temporada de los amarillos, sino, el doble está garantizado cada quince días. Dos cifras similares pero dos imágenes distintas.

Seguir leyendo »

¿Dónde estará la juventud canaria?

La sociedad del espectáculo nos tiene acostumbrados a divertirnos hasta morir, hasta tal punto, que los dramas son pasatiempos en el decorado. La juventud quizás sea la presa más fácil. Programitas, concursillos, series, que entretienen y nos enseñan lo fácil que es ganar dinero, las recompensas rápidas y lo maravilloso que es ser joven. Mentiras. Ser joven hoy, es más duro que ayer, no lo digo yo, lo dicen las estadísticas, que nos muestran como comprarse una casa cuesta unas decenas de años más, que los salarios han perdido poder adquisitivo, que tener tres máster no te libra de la precariedad, e independizarse es ya una utopía. La precariedad no es una moda, como se trata en la televisión, sino algo profundo que los jóvenes han asimilado como "normal". Aquí radica uno de los problemas más grave. Como somos posmodernos nos preocupa "nuestras" movidas, y no el masque de la política, nosotros a divertirnos como cuando éramos niños. Faltaría más.

A escasos dos días del primero de mayo, algunos ya organizan un día de vacaciones, para salir a las discotecas del sur, ir a la playa con los amigos, etc. El primero de mayo es como el día de san menganito, un día de fiesta más en el calendario. Lo simbólico está más que destrozado. No me parece mal que la gente se divierta, es más, lo veo necesario en una sociedad como ésta, de soledades y miserias, pero con 47% de paro creo que más que ir de copas es hora de salir y que se oiga nuestra voz. Inhibirse de la realidad es darle la espalda a nuestro presente, a un presente negro, amarrado por el dinero de papá. La mayoría de edad no es solo para conducir coches.

Seguir leyendo »

Izquierda Unida Canaria, en silencio y de otro planeta

La web esta llena de ejemplos de movimientos sociales que en la actualidad piensan en la construcción de otro mundo posible con prácticas sociales desde la creatividad social, son muchos, pero ahora me vienen a la cabeza, los precarios de May Day, los centros sociales del Patio Maravillas, La Casa Invisible, los ciberactivistas de sindominio.net, que no descuidan e implementan en su praxis y discursos las cosas nuevas que se mueven en el campo de las miserias y violencias de la posmodernidad. Internet es hoy un espacio que no pertenece a lo virtual, sino a la realidad, pues hace tiempo que estas se fundieron en el mismo cuerpo. En Izquierda Unida Canaria el mundo se paró. Su página web es su viva imagen, un partido estancado, sin miras ni horizontes, sin ilusión.

No hace falta, copiar y pegar de otros lugares desconocidos, Izquierda Unida, está llena de prácticas sociales interesantes, como la conexión de algunas federaciones con los movimientos sociales, para aprender, reflexionar y organizar acciones conjuntas; diseños de bitácoras-web, que permiten la interacción; su red social, www.iloveiu.org, que ha merecido el reconocimiento en todo el país por su espíritu participativo e informador de cuestiones internas, como en el caso de la última asamblea. Hay materia en este planeta.

Seguir leyendo »

Repensar el urbanismo desde la mirada social

Pues bien, en la era de la información, la sociedad-red tiene que ser analizada desde una mirada crítica, para pensar políticas que fomenten una creatividad que revierta en la totalidad de los ciudadanos, y no como ocurre únicamente en las arcas de las creative class. Hoy, sumergidos en una crisis cuyo devenir es difuso, el giro social de la ciudad-red es una estrategia, más si cabe, en aquellas ciudades castigadas por la destrucción de empleo, único elemento integrador en estados mínimos de bienestar. El discurso de las políticas sociales tiene que recobrar su esencia, las personas, dejando atrás su orientación empresarial. La responsabilidad no puede seguir descargándose en los ciudadanos, como en la actualidad observamos con la retórica de la empleabilidad, el fomento del espíritu emprendedor, que no resuelven la problemática del desempleo y el bienestar de la ciudadanía.

El paradigma reticular, es una de los elementos ideológicos en que el mercado se basa para justificar cualquier política que defienda la desregulación. Base de la precariedad social institucionalizada. La empresa-red necesita moverse con libertad total para desarrollar la creatividad de sus proyectos, todo aquello que la sujete en algo, es concebido como obstáculo en un entorno competitivo. La relación democracia-mercado varía sustancialmente a la forjada en el fordismo, el mercado es el eje de la democracia. Lo social es el obstáculo principal y el objetivo a debilitar.

Seguir leyendo »

Flexibilidad, más que una palabra

De esta manera, empiezan a brotar palabras que prescriben caminos y cierran márgenes, al mismo tiempo que, construyen autopistas de información y comunicación, que marcan las lógicas de acción de la sociedad-red. La presencia de esta palabra es tal, que la encontramos en todos los espacios, en el campo laboral, académico e incluso hasta la hora de comprar un billete de avión, soy flexible en fechas.

Pero, ¿cuándo empieza a configurarse la retórica en torno a la flexibilidad como vector ideológico de la nueva economía? Para comprender y responder a esta pregunta, hemos de contextualizar el fenómeno social, para generar una genealogía de éste. La flexibilidad como vector ideológico es la asimilación capitalista de los sentidos políticos de 68; que exigían espacios para el desarrollo personal, la autonomía y la creatividad, es decir, una crítica frontal a las condiciones alienantes del trabajo fordista; que estaba fundamentado en la monotonía, estabilidad y la rigidez burocrática; y cuya organización productiva gira en torno a la cadena de montaje. Las coordenadas críticas del 68 no concebían que aquellos trabajos fueran en sí una especie de seguro para la clase obrera y terreno fértil para el discurso neoliberal-managerial. Falto más imaginación a la imaginación.

Seguir leyendo »