eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Eduardo Ranz

Es abogado en ejercicio con despacho en Madrid, especialista en procesos legales de memoria histórica, y doctorando de la Universidad Carlos III de Madrid.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 30

Aquí abajo seguimos, Slepoy

Han pasado dos años de tu ausencia en la tierra de Madrid, pero a estas alturas ya tendrás las alas que te mereces. Seguramente el proceso comenzó al sonar Zamba de mi esperanza el día de la incineración en La Almudena, y cantar "no se rinde un gallo rojo, más que cuando está ya muerto", como cantamos aquella mañana en el cementerio de Madrid, a la llegada del féretro, rodeado de flores rojas, amarillas y moradas, una bandera de las Brigadas Internacionales, otra roja, con el pañuelo de las madres de plaza de mayo, y el banderín de tu equipo de fútbol, el Club Atlético Lanús, que por cierto está a 17 puntos de boca, pero a 11 de River.

Aquí abajo seguimos, aunque la tercera aún no ha llegado, la Ceaqua ha organizado una recogida de firmas para que se coloque una placa-homenaje en tu recuerdo, en el sitio donde un policía borracho te disparó, por defender a una manifestante, y aquello te tuvo dos años en la cama de un hospital, bastón, y finalmente, silla de ruedas. Ascensión Mendieta, dos meses después de que nos dejaras, logró enterrar a su padre Timoteo, en el cementerio civil de la Almudena de Madrid, a sus 91 años, lo primero que dijo fue "Pobre padre mío, se ha pasado casi toda la vida bajo tierra". Almudena Carracero terminó su documental, esa cámara que estaba con nosotros en todos los momentos, ha conseguido nada menos que un Goya, la película se llama El Silencio de los Otros, y es precandidata para los Óscar. ¡Casi vas a los Óscar de Hollywood!, porque el documental termina con una foto de tu sonrisa.

Seguir leyendo »

Un sueño que no se escapa

Un sueño que no se escapa es la historia de cientos de españoles que fueron fusilados por el simple hecho ser demócratas. Fusilados a manos del golpista contra la democracia, del que luego ejerció de dictador durante cuarenta años. Franco, por más señas.

A partir de la historia que narra la bala en el cráneo del tiro de gracia, se producen verdades que están deseando ser contadas, como es el caso de la familia Lapeña, que ha estado 50 años llevando flores a una fosa que estaba vacía; o las familias Gil y González Moreno, cuyos padres fueron reclutados por el bando nacional, sin que ese fuera su deseo, y sin que, desde 1936, 1937 y 1938 sus familias volvieran a saber nada de ellos.

Seguir leyendo »

Slepoy, lucha y sonrisa

Hemos perdido al hombre que jamás perdió la sonrisa, un hombre bueno.

Su casa en Santa Eugenia estaba abierta para todo el mundo, cuando iba allí a trabajar con él, dentro uno se encontraba políticos, amigos argentinos que él acogía porque se encontraban en una situación difícil, o a personas de la memoria como Chato, Sole, Manuela o Jacinto Lara.

Seguir leyendo »

El chorizo Franco de Casa Pepe

Los autoritarismos tienen muchas caras, algunas de las peores se disimulan entre vecinos y se exponen con barbaridades y cánticos, cuando saben que nadie puede impedírselo. Lo que es seguro es que, quien reclama para España como solución a la "dictadura roja" una democracia "orgánica" –como la de después del golpe de estado, la de los 114.000 fusilados– añoran un salvador casi divino, un Franco, como dios manda, y subsidiariamente un Hitler. Pero Franco no puede ser tratado como un vecino sin delito, fue un dictador, un autócrata que empezó fusilando y terminó fusilando. Quien reclama esa nostalgia, no es un vecino, es un fascista. Quien sueña con mujeres de 18 o 20 años y considera que la mujer, "la pata quebrada y en casa", debe vivir en la cocina y no salir de su casa, limpia que te limpia, no es un hostelero, es un ser que ejerce violencia machista.

Dedicar una calle en la que se juntan en el homenajeado fascismo y machismo, junto con golpe de estado a escala municipal, es lo que ha ocurrido en Almuradiel (Ciudad Real). Con la nocturnidad de aprovechar que la alcaldesa estaba de baja, los concejales del PP, con la colaboración necesaria de Ciudadanos, han vuelto a atentar contra la dignidad de las personas, en vía pública, contra un grupo social determinado. Y lo han negado. Esta no debería ser nuestra patria. Todo mi apoyo para María Asunción del Moral, mujer trabajadora, demócrata y alcaldesa de la localidad.

Seguir leyendo »

La indigna sepultura en el Valle de los Caídos

Con fecha 20 de noviembre de 2012, tuve el honor de representar a siete familias que confiaron en mí, siendo yo un abogado de 27 años. El encargo fue judicializar su lucha, una sola reclamación cargada de sentido común: el derecho a poder enterrar a sus familiares dignamente frente a la situación de secuestro y humillación ante quien fue su verdugo, que los enterró en la fosa más numerosa de España debajo de la cruz cristiana más grande y absurda del mundo.

Ese día registramos las denuncias ante el decanato del Juzgado de Instrucción de San Lorenzo de El Escorial. La vía fue la penal, porque es la que defendemos los abogados de Derechos Humanos como la correcta en el caso de violaciones. Todas las denuncias fueron inadmitidas o archivadas, argumentando que no se podía enjuiciar al culpable, cuando de lo que se trataba era de reconocer la Constitución española y el derecho a la digna sepultura, recogido en la Constitución. Pero aquí nadie se rindió.

Seguir leyendo »