eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Eduardo Saldaña

Eduardo Saldaña es codirector y analista en El Orden Mundial

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 7

Los videojuegos llegan a la geopolítica: las grandes potencias se pelean por los datos de 1.200 millones de jugadores

Una persona se distrae jugando a unir frutas u objetos de colores en su smartphone en su trayecto cotidiano en transporte público. Tras superar el nivel 711 de ese videojuego, guarda su teléfono y se baja en su parada, aunque en el tren quedan otras personas mirando sus pantallas, muchas de ellas también jugando a videojuegos. Lo que esa persona y probablemente el resto de viajeros desconocen es la cantidad de información que han generado en cada una de las cientos de pantallas que han jugado. Unos datos que dicen mucho de quiénes son, qué hacen, dónde juegan, qué aptitudes tienen y qué les mueve a tomar una u otra decisión.

En menos de una década, el sector del videojuego ha vivido una evolución profunda que ha cambiado no solo la forma de consumo y el modelo de negocio dentro de la industria, sino que ha convertido a los videojuegos en una herramienta con un potencial tremendo. Uno de los factores que han fomentado este crecimiento es el del uso de los dispositivos móviles como plataforma para jugar. Ahora esos padres y madres que antes veían a su hijo enganchado a un cable y mirando a la pantalla de su cuarto tienen en su bolsillo un dispositivo que no tiene nada que envidiar a la Play Station que su hijo disfrutaba.

Seguir leyendo »

Entre debates y chalecos se perdió la izquierda francesa

Han pasado 23 semanas desde que empezaron las protestas de los chalecos amarillos, un movimiento de contestación al poder de Macron y su proyecto nacional que tomó las calles de las principales ciudades francesas. Desde ese 17 de noviembre de 2018 las manifestaciones, los discursos y los artículos alabando o denostando las protestas han sido una constante. Unas protestas que han puesto en aprietos al gobierno de Macron y que han dejado entrever que hay una Francia que cree que el antiguo establishment no ha cambiado, sino que ha vuelto maquillado de "progreso y europeísmo".

Sin embargo, desde que comenzaron las manifestaciones de los chalecos, la percepción del movimiento ha cambiado: las actuaciones de algunos violentos han ocupado el centro de atención, lo que ha ido minando el fondo de un movimiento que tampoco ha conseguido materializarse en un proyecto político. Según los últimos datos del mes de marzo, un 50% de los franceses seguían mostrando simpatía por el movimiento frente a un 31% que mostraba rechazo y un 19% indiferencia. Ante el lento pero constante aumento del rechazo y la indiferencia y el temor de que la razón sociopolítica quede eclipsada definitivamente por la violencia, son muchos los que se empiezan a preguntar dónde está la izquierda francesa y si es o no capaz de canalizar una protesta como esta hacia un proyecto político.

Seguir leyendo »