eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Eloy Vera

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 92

Vanesa Muñoz desafía al cáncer subiendo la cima más alta de Marruecos

Vanesa Muñoz es malagueña. Llegó a Fuerteventura para trabajar como enfermera hace 16 años. En tierra majorera nació su hija y se quedó. La foto de perfil de su WhatsApp descubre su pasión por el submarinismo, el único deporte al que ha mostrado una fidelidad continuada durante años. En 2017 se topó con un obstáculo en el camino. Ese año le diagnosticaron cáncer de mama. Dos años después y recuperada, cuenta que “era pequeño, pero, dentro de los cánceres de mama, el más agresivo. Se da en un 10% de las mujeres y es agresivo porque carece de una terapia dirigida”.

Le practicaron una tumorectomía y un tratamiento de quimioterapia y radioterapia durante un año. La respuesta fue buena. Durante ese año trató de mantenerse activa. “Intenté que mi hija no se diera cuenta de lo que estaba pasando. La llevaba a natación y me metía con ella a nadar en la piscina; iba a caminar, corría un poco”, señala. Tras acabar con el tratamiento, siguió con el deporte. “Una vez pasado el cáncer, está demostrado que practicar deporte es lo mejor que hay para prevenir que recidiva. Realizarlo disminuye las posibilidades de una recaída con el mismo tipo de tumor”, explica.

Seguir leyendo »

“Hay sectores que, aunque crean en la lactancia, no la defienden, como el ámbito empresarial”

Seguir leyendo »

Mercedes y su hijo Alberto, con síndrome de down, serán desahuciados

Eran las cinco de la tarde de un jueves de mediados de junio. Ese día Mercedes Fernández recibió una notificación para desalojar la vivienda, propiedad de un banco, que había okupado hacía un año a la desesperada y para evitar que ella y su hijo Alberto, con síndrome de down y un 82 por ciento de discapacidad intelectual, se vieran durmiendo a la intemperie. Si no consigue una solución en breve, tendrá que abandonar la vivienda. No le quedará más remedio que vivir en la calle.

Mercedes de origen palmero, pero se siente majorera. Llegó a Fuerteventura con ocho años y decidió que en la Isla crearía un hogar y una familia. Sin embargo, los sueños se fueron torciendo según iba cumpliendo años: un matrimonio fallido, la muerte de una hija víctima de cáncer con solo 14 años y el nacimiento de su tercer hijo con síndrome de down le fueron echando por tierra las ilusiones.

Seguir leyendo »

Mercedes y su hijo Alberto, con síndrome de down, serán desahuciados

Seguir leyendo »

José Federico Viera, vocal del Colegio de fisioterapeutas de Canarias: “La fisioterapia a domicilio es una asignatura pendiente en Fuerteventura”

Seguir leyendo »

A ocho escalones de la libertad

Seguir leyendo »

El drama de la inmigración: 20 años desde el naufragio de la primera patera en Canarias

Era viernes por la noche. Ese día un grupo de jóvenes magrebíes empezaba a acariciar el sueño europeo. Estaba previsto salir de la playa de El Aaiún en una patera rumbo a Canarias. En principio, sería un viaje más, por la ruta hacia Europa, que dos saharauis abrieron el 28 de agosto de 1994, siguiendo la luz del Faro de La Entallada, en Tuineje. Sin embargo, esta vez sería diferente. La embarcación se hundió a 300 metros de la costa y nueve de sus tripulantes terminaron ahogados en una playa de Morro Jable. Era el primer naufragio documentado de una patera que se dirigía a Canarias. Era el 26 de julio de 1999.

Este mes de julio se cumplen 20 años del hundimiento de la primera patera en aguas de la Isla. En ella, murieron nueve jóvenes de la zona de Guelmín, una zona rural del sur de Marruecos. La cifra de tripulantes bailó entre 14 y 21 aquellos días. Los supervivientes aseguraron haber pagado 4.000 dirhams, unas 70.000 pesetas, por subirse a una embarcación de apenas 6 metros de largo con un motor de 15 caballos.

Seguir leyendo »

Y de repente, un hogar para Sara: catorce años esperando una familia de acogida

Seguir leyendo »

Sandra Osorio, solicitante de asilo: “El miedo a no ser yo fue lo que me obligó a emigrar”

Denunciar el maltrato a las mujeres, el abandono de menores o la falta de gobernabilidad de las administraciones obligó a Sandra Osorio, defensora de los derechos humanos y líder social en Colombia, a huir de su país en 2017 y convertirse en solicitante de asilo en España. “El miedo a no tener oportunidades y a no ser yo fue lo que me obligó a emigrar”, afirma.

Amnistía Internacional considera Colombia como uno de los países más peligrosos para la defensa de los derechos humanos. Los principales afectados son aquellos que ejercen liderazgos comunales, indígenas, afrodescendientes y quienes defienden los derechos de las víctimas del conflicto armado. Según la Defensoría del Pueblo, 311 líderes sociales fueron asesinados entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018.

Seguir leyendo »

¿Está a salvo el patrimonio majorero del fuego?

Seguir leyendo »