eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernando Olmeda

Periodista, escritor y profesional de TV. Trabajó en la SER, Telemadrid y Telecinco. Ha publicado novelas, ensayos y biografías. Director del documental "El viaje de Carla". Comprometido con la memoria democrática y la diversidad.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 79

José Américo, el preso que logró fugarse del Valle de los Caídos y acabó en Cuba

Durante los años cuarenta, los más duros de la construcción del monumento emblemático de la dictadura, numerosos presos trataron de escapar de los destacamentos penales de Cuelgamuros, aunque pocos lo lograron. No solo se trataba de abandonar un recinto sin vallado perimetral y custodiado por un exiguo grupo de funcionarios y guardias civiles. El problema era qué hacer después. La vigilancia en carreteras y caminos, estaciones de autobús y de ferrocarril era grande, y aunque los fugados pudieran franquear la barrera natural de la sierra, sus posibilidades de éxito eran pequeñas si no disponían de ayuda exterior.

Ser capturado y regresar a las cárceles de Madrid, donde reinaba el hacinamiento, el hambre y las enfermedades, era una posibilidad que muchos descartaron, porque en cierta medida les compensaba esperar la caída del régimen, que se aventuraba cercana por la evolución de la Segunda Guerra Mundial. La resonancia que alcanzó la fuga de Nicolás Sánchez Álbornoz y Manuel Lamana -reconstruida para el cine por Fernando Colomo en Los años bárbaros- opacó otros muchos intentos. La evasión más numerosa tuvo lugar el 11 de septiembre de 1944, cuando se fugaron de manera simultánea once presos. Otros muchos lo intentaron individualmente o en pequeños grupos, pero la mayoría fracasó. Quien sí lo logró fue José Américo Tuero, cuya fuga es una de las menos conocidas, a pesar de tener tintes novelescos.

Seguir leyendo »

"Franco es un cuerpo extraño en el Valle de los Caídos y su salida ha de ser irreversible"

"Franco va a salir del Valle de los Caídos antes o después", dijo usted hace cuatro años en una entrevista en este diario. ¿Se dan ahora las condiciones idóneas para la exhumación de los restos del dictador?

Absolutamente, creo que el tema está maduro. Desde la Comisión de Expertos ya planteamos en 2011 la salida de los restos de Franco en los términos actuales, y en estos siete años ha habido un gran debate social, pero sobre todo se ha colocado en el imaginario un tema que está cayendo por su propio peso. Y es básico para romper el cordón umbilical con el franquismo aún latente en España. El Congreso aprobó el año pasado una PNL que exigía el traslado, y sea la fórmula un Real Decreto-Ley, como parece, o sea cualquier otra, lo cierto es que el dictador Franco fue sepultado allí -y entregado su cuerpo a los benedictinos- por un Decreto del rey Juan Carlos, por tanto es política de Estado, y ese acto puede deshacerse. El Estado tiene la razón. Eso sí, hay que analizar todos los escenarios posibles, ahí tenemos el ‘ caso Sanjurjo’. Igual ha habido algo de precipitación, pero no tengo prisa, después de cuarenta años se puede esperar seis meses más. Tiene que hacerse bien. La salida de Franco tiene que ser irreversible. Es un cuerpo extraño en el Valle de los Caídos.

Seguir leyendo »

Condenados por masones, homosexuales o activistas: el Gobierno aborda la ingente tarea de anular sentencias franquistas

El reciente anuncio de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, de "declarar la nulidad de los tribunales de excepción franquistas y sus fallos y sentencias" ha sido en general bien recibido tanto en el ámbito de la investigación especializada en el franquismo como en el de las asociaciones memorialistas. "Es el tema clave, el pilar fundamental del golpe militar y del régimen dictatorial posterior, porque Franco legitimó sus atrocidades a través de la ley, algo tan flagrante como aplicar el Código de Justicia Militar a los civiles leales a la República", señala Mirta Núñez, historiadora y profesora titular de la UCM; "Fue un aparato judicial inmenso para no dejar ni un resquicio, para que no se escapara nadie".

Jaime Ruiz, presidente de la Asociación de la Memoria Social y Democrática (AMESDE), considera que la reivindicación de la anulación de las sentencias ha sido y es "un clamor", porque "aquellos juicios no se correspondieron nunca con los criterios básicos de la justicia, todo lo que produjo el franquismo en este ámbito fue ilegal e ilegítimo, los tribunales no eran tribunales, eran aparatos de represión sin ningún tipo de procedimiento y sin posibilidad alguna de defensa". Gutmaro Gómez Bravo, historiador y también profesor de la UCM, considera que reconocerá definitivamente a las víctimas de la crueldad de la represión franquista, aunque cree que tendrá más carácter simbólico que real, dada la multiplicidad de situaciones generadas por la supervivencia del marco jurídico impuesto por la dictadura: "Está el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo, el de Responsabilidades Políticas, jurisdicciones especiales... Es complicado, desde una perspectiva garantista como la que otorga nuestro marco constitucional, llegar a entender cómo funcionó la justicia franquista. Y están los fusilados, los presos políticos, los exiliados, el concepto de víctima es amplio y complejo".

Seguir leyendo »

El pacto de silencio entre la política y la Iglesia que explica por qué el Valle de los Caídos sigue como en el franquismo

El 18 de noviembre de 1976 las Cortes aprobaron la Ley de Reforma Política, impulsada por Adolfo Suárez. Entonces, una nueva España se abre camino, y sin embargo en el Valle de los Caídos se ha detenido el reloj de la historia.  Este lunes han comenzado los trabajos de exhumación de los cuerpos de cuatro personas en la mayor fosa común de España tras una larga batalla. Diez años de pelea, en el caso de la familia Lapeña, para recuperar los restos de dos hermanos fusilados en Calatayud en 1936. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

El pacto de silencio de la transición impidió la reconciliación nacional a partir de la condena explícita de la dictadura y el reconocimiento político y moral de las víctimas y los represaliados. Ese factor, unido a la vigencia de los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede de 1979 son claves para entender la inacción y la falta de voluntad política para desbloquear la situación que desde hace décadas vive el monumento de mayor carga simbólica de la dictadura.

Seguir leyendo »

“Las condenas a muerte del franquismo no son material jurídico, sino documentación histórica”

Manuel García Muñoz (Baza, Granada, 1948) ha formado parte del equipo multidisiciplinar –coordinado por el historiador Fernando Hernández Holgado– que ha elaborado el informe para el Ayuntamiento de Madrid sobre los casi 3.000 ejecutados en la tapia del cementerio del Este entre 1939 y 1944.

Su libro Los fusilamientos de la Almudena es una de las fuentes usadas para completar el listado y fue mencionado hace unas semanas por medios de comunicación conservadores y por el Partido Popular en el Consistorio. El portavoz municipal del PP, José Luis Martínez-Almeida, solicitó que se excluyesen a  355 miembros de la Checa entre los represaliados por el franquismo a los que homenajear.

Seguir leyendo »

De niño cantor de Franco a denunciante contra el franquismo

José Luis Galán creció fascinado por la imponente simbología del Valle de los Caídos. Como un primo suyo cantaba en la escolanía y había viajado a Japón para ofrecer recitales, se empeñó en entrar también en el internado. Ante su insistencia, su padre consintió, y en 1967, poco antes de cumplir diez años, fue admitido en la abadía benedictina, en pleno franquismo. Era un niño cantor, que, además de voz, tenía buen oído, afinaba.

Era uno de esos muchachos que recibían a Franco en fila de a dos cuando entraba bajo palio a la basílica junto al abad Luis María de Lojendio, mientras tronaban desde el imponente órgano los acordes del himno nacional: "Recuerdo los brillos de los correajes y las botonaduras, los cascos y de las botas de los uniformados, a Franco en el sitial ubicado tras el altar, a la derecha del coro, mientras el entonces rey Juan Carlos se situaba a la izquierda".

Seguir leyendo »