eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ghaleb Jaber Ibrahim

Presidente de la Fundación Araguaney – Puente de Culturas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

Alucino desde Kurdistán

Hace décadas que conozco España y sus pueblos, con sus entidades definidas y con su democracia imperfecta, pero es así para todos. Una suma de diferencias y de diferentes, que sin duda hacen que este país sea más atractivo.

Pero hay quien va a contracorriente, en vez de corazón de león se empeña en ser cabeza de ratón, recurriendo a un nacionalismo de banderas, de intereses de pocos y confusión de muchos, utilizando para ello una propaganda muy bien pergeñada. De aquellos que se escandalizan, con razón, por la intervención de los cuerpos de seguridad y dan la espalda a los genocidios del otro lado del Mediterráneo, a los dramas humanitarios que se producen al otro lado del mismo mar que los une. Millones  de muertos y muchos más refugiados que no merecen la indignación de tantos neoprogres y neodemócratas, dirigidos por los que me atrevo a definir como los “hombres crisis” y los “quintacolumnistas”.

Seguir leyendo »

Guerras y democracia

Irak, Libia, Siria y Yemen. Cuatro estados destruidos por la misma estúpida lógica de los que toman siempre decisiones erróneas en los momentos  inoportunos. La excusa eran Hussein, Gadhafi, Al Asad y Ben Saleh. El pretexto eran las fechorías de estos dictadores, a pesar de que prometían paz, democracia y prosperidad. Sin embargo, hoy solo vemos destrucción total: cientos de miles de muertes; millones de heridos y refugiados; y cuatro estados fallidos a nuestro alrededor, y entre nosotros, gente que recela de nosotros. Porque los árabes solo conocen nuestras armas y la ocupación que Occidente hace de sus tierras, convirtiéndonos en un problema para ellos.

En España hoy se repite la historia: en las guerras de la casa del PSOE, donde unos pocos y poderosos nostálgicos del poder se visten de aliados de medios de comunicación al servicio de quienes siembran tempestades y recogen ganancias. Políticos anclados en su cortoplacismo y defensores de la estabilidad de sus reinos declaran una guerra sin tener la seguridad ni la estrategia de poder ganarla. Una falta de lealtad y de responsabilidad hacia un partido, sus militantes, simpatizantes y la sociedad en general; carentes de un proyecto a medio y largo plazo que sea mejor para el país.

Seguir leyendo »