eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Hans Blix

Diplomático y político sueco. Entre 2000 y 2003, dirigió la Comisión de Control, Verificación e Inspección de la ONU que investigó si había armas de destrucción masiva en Irak. Antes fue ministro de Exteriores de Suecia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 22

Blair y otros tergiversaron la realidad, alentando una guerra sobre el cuadro defectuoso que habían dibujado

Todavía hoy, la invasión de Irak tiene horribles consecuencias: un baño de sangre en Bagdad y una terrorífica guerra por parte de ISIS contra el mundo. Todavía no estoy seguro de si la existencia de armas de destrucción masiva fue el motivo principal para emprender la acción militar. Quizá un cambio de régimen –la expulsión de Sadam Hussein, al que tanto Bush como Blair consideraban parte del mal que había provocado el 11 de septiembre– fue el motivo fundamental. Sin embargo, la erradicación de las armas de destrucción masiva fue el objetivo que los líderes de gobierno de la coalición señalaron como su justificación central para la guerra y, por tanto, es natural que nos centremos en ello.

En los meses que precedieron a la invasión, las fuerzas de inspección de la ONU que yo dirigí habían llevado a cabo unas 700 reconocimientos sin encontrar ni rastro de armas de destrucción masiva. Meses después, los investigadores de Estados Unidos llegaron a la misma conclusión. Si el objetivo fue erradicar las armas de destrucción masiva, el derramamiento de sangre, la muerte y la destrucción todo ha sido absurdo. ¿Cómo es que estaban convencidos los líderes de Estados Unidos y Reino Unido de la existencia de armas en los días y semanas anteriores a la guerra?

Seguir leyendo »