eldiario.es

9

Jesús Iglesias Saugar

Consultor internacional en acción climática basada en la ciencia y justicia social, y Catalizador de economía social por el clima.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Lo hicimos, nos elevamos como los océanos

Aún me brillan los ojos reviviendo cada momento. Los nervios iniciales rotos por miles de voces cantando “¡Y luego diréis que somos cinco o seis!”, en una Plaza de la Constitución hasta la bandera. Calle Larios rebosante de alegría porque “¡Ni un grado más, ni una especie menos!” permitiremos. El Paseo del Parque pintado de emotiva sentada al son de “Frente a la emergencia: ¡resistencia!” Y de nuevo en nuestra Plaza, el manto de la noche echado, reclamando “En Constitución, ¡una solución!” Impresionante. Jóvenes liderando, madres con sus hijas, abuelos por sus nietos, la espectacular “brigada roja” contra la extinción, batucadas al ritmo de corazones, compañeras de organización dándolo todo al megáfono, y todos juntos levantándonos por nuestro futuro, disfrutando como nunca.

Los días previos se podía anticipar ya: anuncios en los autobuses, carteles en los comercios locales, evento destacado en las agendas de ocio, imanes en los frigoríficos de amigas de amigos ... Olía a desborde. Y desbordamos: más de 10.000 personas nos unimos por lo común y llenamos las calles de Málaga de ganas de vivir. 500.000 en España. Más de 7,6 millones por todo el mundo. La Huelga Mundial por el Clima del 27 de septiembre de 2019 (27S) ha marcado el comienzo de la Gran Transformación. Nadie pensaba que esto sería posible un año antes, cuando el IPCC de Naciones Unidas lanzaba la cuenta atrás (12 años, 11 ahora) para hacer frente con garantías a la emergencia climática. Un economista por nombre Rüdiger Dornbusch dijo una vez (y se convirtió en Ley) que “a veces las cosas tardan en suceder mucho más de lo que deseábamos, pero cuando lo hacen, suceden mucho más rápido de lo que pensábamos”. Una poeta-activista llamada Rebecca Solnit nos habló del paciente trabajo en la sombra de los márgenes, de abonar la tierra para cuando llueva, porque cuando lo haga, florecerán cual primavera semillas largo tiempo durmientes, se activarán vínculos profundamente transformadores. En esto, una joven mujer de 15 años se instaló, sola, en huelga escolar por el clima frente al Parlamento Sueco. Y llovió.

Seguir leyendo »

Una Alianza para cambiarlo todo, una Huelga para vivir

La Semana Global por el Clima, el Futuro y la Vida ha comenzado. Millones de personas hemos tomado las calles. Y este viernes, en el acto final -la Huelga- seremos muchos millones más. Seremos la mayor movilización de la sociedad civil global de la historia.

En mis 12 años como parte activa del movimiento, tanto a nivel profesional como ciudadano, nunca había sido testigo de un levantamiento semejante. En el último año tanto los estudios científicos, como las crecientes catástrofes ecológicas y sus devastadoras consecuencias sociales, han pintado un panorama realmente preocupante. Personalmente estoy asustado.

Seguir leyendo »

Está sucediendo: nos estamos levantando

Tengo la piel erizada. Los sentidos hiper despiertos. Como nunca antes. Un gran cambio está llegando, con la Primavera.

Escuchando a las compañeras feministas en la Casa Invisible de Málaga hablar sobre los preparativos del inminente 8M se me hacen los ojos “chiribitas”. Comentan que dos de sus ejes transversales son los cuidados y el consumo. Están montando algo enorme. Si el año pasado ya lo fue, este año van al corazón del sistema. Pero hay más. Recientemente se ha producido la sorpresa más positiva en mucho tiempo, especialmente en nuestro país. Mientras muchos ecologistas llevábamos años luchando en la sombra, de repente la juventud ha traído la luz. Se han dado cuenta de que esto va de su futuro y se están levantando, con una energía transformadora que no había visto nunca. He llorado de alegría varias veces en las últimas semanas.

Seguir leyendo »

Carta desde 2030: Innovación social por el clima

7 de octubre de 2030. La alegría nos desborda. Han pasado 12 años desde aquel otoño de 2018 en el que el IPCC de Naciones Unidas publicaba el revelador informe especial “Calentamiento Global de 1,5°C” (SR15). Mirando atrás casi no me lo puedo creer, y sin embargo lo hicimos. En un cambio de rumbo sin precedentes, en una década, hemos alcanzado el hito intermedio clave: una reducción del 45% de las emisiones de carbono globales, de la mejor manera posible, transformando los pilares del pacto social.

En aras de acometer aquellos "cambios inmediatos, radicales y sin precedentes” que  clamaban los científicos, decidimos transformarnos, cambiar nuestras prioridades, valores, cultura y sistema económico. Tomamos el informe como lo que era: una bala de plata al corazón del capitalismo globalizado, y del consumismo e individualismo sobre los que se sustentaba. Resistimos los cantos de sirena del falaz crecimiento verde y su tecno-optimismo peligroso; vencimos al miedo que alimentaba al fascismo y su demencial geoingeniería; y optamos por la vía de la esperanza. La esperanza de un nuevo mundo, naciente ya en aquella época, forjado sobre el bienestar, la democracia real, la equidad, la justicia, la soberanía de las comunidades, y la cooperación por el bien común. Elegimos el cambio social, y ganamos. Aún nos queda la segunda parte del largo camino a la libertad (en 2050 deberemos alcanzar el cero neto de emisiones) pero, como decía Mandela, echemos la vista atrás por un instante para después continuar avanzando.

Seguir leyendo »