eldiario.es

9

José Manuel Rey

José-Manuel Rey es doctor en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y Profesor Titular del Departamento de Análisis Económico de la UCM. Ha sido profesor visitante en varias universidades de Reino Unido. Ha publicado artículos de investigación de impacto en áreas diversas: matemáticas puras y aplicadas, ciencias de la Tierra, y ciencias sociales. Su trabajo sobre la dinámica sentimental en la pareja ha recibido atención en medios de todo el mundo. Ha impartido numerosas conferencias, seminarios de investigación y cursos sobre matemáticas en universidades e instituciones en España, Europa y Estados Unidos. Muy interesado en la convivencia entre ciencia y sociedad, colabora periódicamente en prensa y radio como comentarista de matemáticas y cuestiones sociales. Ha recibido en dos ocasiones el premio de divulgación de las matemáticas Plus New Writers Award (Universidad de Cambridge) por sendos artículos sobre matemáticas y psicología.

Las probabilidades matemáticas de que lo de la infanta sea “un error”

Supongamos que ha sido un error humano. Supongamos que en realidad han sido cuatro errores humanos consecutivos e independientes, uno detrás de otro y por parte de personas sin relación entre sí: cuatro registradores de la propiedad distintos que tramitaron esas 13 falsas ventas del enredo de la infanta y que enviaron el DNI de Cristina de Borbón a la base de datos de Hacienda por error. De entre unos 46 millones de DNIs españoles, los cuatro se confundieron y escribieron precisamente el de la mujer de Iñaki Urdangarín. ¿Qué posibilidades habría en el universo de que ocurriese una casualidad así? La probabilidad de que se equivoquen los cuatro registradores y escriban por error, al azar, el DNI de la infanta es del orden de uno entre un 10 seguido de 30 ceros. Es decir: una entre 10.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000. O lo que es lo mismo, una entre diez quintillones. Una posibilidad entre diez billones de trillones.

Más números grandes y probabilidades pequeñas. Si en lugar de cuatro, se hubieran equivocado diez eligiendo precisamente el DNI de la infanta –entre registradores y notarios–, tal coincidencia sería matemáticamente tan probable como la de elegir por azar precisamente un átomo en concreto entre todos los del universo (una cifra con 79 ceros).

Seguir leyendo »