eldiario.es

9

José Miguel Calatayud

Periodista freelance establecido en Barcelona. Escribe reportajes para publicaciones internacionales.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 66

De cuando el Partido Pirata estuvo a punto de gobernar un país

Las protestas de 2009 en Islandia contra la crisis económica y sus consecuencias derivaron entre muchos de los activistas en una conclusión: lo más efectivo sería participar en el sistema a través del mecanismo más convencional en las democracias representativas, los partidos políticos. "Era humillante pensar que nuestro país era así, que nos habíamos dejado engañar por banqueros y políticos, nos sentíamos muy traicionados", comenta Margrét Tryggvadóttir, de 47 años, editora de libros y muy activa durante las protestas.

Cuando el Gobierno cayó y se convocaron elecciones anticipadas para abril de 2009, un grupo de manifestantes crearon el Movimiento de los Ciudadanos (Borgarahreyfingin) para concurrir a las elecciones. La idea era contar con una plataforma apartidista que representara en el Parlamento a quienes habían participado en las protestas, que además se identificaban con el interés público. "Y me dije, 'Vale, voy a presentarme yo. (…) Si no lo hago, entonces mis hijos no querrán vivir aquí cuando crezcan, así que tengo que hacerlo'", recuerda Margrét.

Seguir leyendo »

La Constitución colaborativa que quería cambiar para siempre las reglas del juego

La crisis financiera de 2008 golpeó a Islandia con especial dureza. Se llevó por delante sus tres mayores bancos, el país tuvo que ser rescatado, y el Gobierno cayó tras varios meses de protestas ciudadanas. Hasta ese momento, Islandia era uno de los diez países más ricos del mundo según el PIB nominal per capita y parecía un caso de éxito en todos los frentes. El shock fue tremendo y la pérdida de confianza en los líderes políticos y en las instituciones de gobierno entre los manifestantes y la población en general, enorme. Así que cuando a finales de febrero de 2009 se convocaron elecciones anticipadas para abril, la medida supo a poco a una gran parte de los islandeses.

"La gente nunca se siente empoderada por unas elecciones, yo incluida. Vas, votas y luego hay unas instancias superiores que son quienes deciden el resultado", comenta Guðrún Pétursdóttir, profesora de Ciencias de la Salud en la Universidad de Islandia. "El sentimiento de influencia directa no está ahí".

Seguir leyendo »

Diez años de la rebelión cívica en Islandia: ¿Qué fue del gran experimento?

En octubre de 2008, Islandia se declaró en bancarrota. Los tres mayores bancos del país no pudieron pagar sus deudas y el valor combinado de sus activos era más de diez veces mayor que el PIB islandés, por lo que el Estado no pudo rescatarlos. De hecho, fue Islandia la que tuvo que ser rescatada por el Fondo Monetario Internacional, sus vecinos nórdicos y otros países europeos. Como consecuencia del colapso, unas 50.000 personas —casi la sexta parte de la población— acabaron perdiendo sus ahorros, una cuarta parte de propietarios de viviendas incumplieron los pagos de sus hipotecas, y el paro pasó del 1% en 2007 al 8% en 2009, un porcentaje muy elevado para lo habitual en Islandia.

El estallido de la crisis cogió a la mayoría de los islandeses por sorpresa: hasta ese momento su país parecía un éxito en todos los sentidos. En 2008, Islandia era el número uno en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, durante la primera década de los 2000 la economía islandesa había crecido rápidamente, y con ella la riqueza de sus habitantes: entre 2001 y 2007 el PIB per cápita había pasado de 28.500 a 68.400 dólares nominales. La noticia del colapso cayó como una bomba. "Me dejó totalmente en shock, igual que a la mayoría de la gente", recuerda el veterano artista y activista Hörður Torfason.

Seguir leyendo »

Las mujeres que revolucionaron la lucha por el acceso al aborto en Polonia desde un grupo de Facebook

El 1 de abril de 2016, los medios polacos informaron de una iniciativa legislativa popular (ILP) llamada "Stop Aborto" y redactada por el think tank católico Ordo Iuris. La propuesta pretendía permitir el aborto solo en caso de peligro de muerte de la madre, y quería criminalizar a las mujeres que trataran de abortar por cualquier otro motivo.La legislación polaca era ya era una de las más restrictivas de Europa: el aborto solo estaba permitido si el embarazo era resultado de una violación o de incesto, si el feto estaba irreversiblemente dañado, o si la vida de la mujer estaba en peligro. Si esa nueva ILP se aprobaba, estaría por ejemplo prohibido abortar en caso de violación; y si la mujer lo intentara, podría acabar en prisión durante hasta tres años."Pensé que toda esa historia de la nueva ley era un chiste", no por nada era el 1 de abril, recuerda Agata Majewska, de 36 años y diseñadora de moda en Varsovia (en Polonia, como en muchos otros países, el equivalente al Día de los Inocentes es el 1 de abril).Pero no solo no era una broma sino que, además, la ILP contaba con el apoyo de la poderosa Iglesia católica polaca y del partido nacionalista y conservador Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwość, PiS), en el Gobierno desde poco antes y con mayoría parlamentaria.

Cuando empezó a ver noticias sobre la ILP, Agata estaba sola en su oficina, así que entró en Facebook y preguntó a varias amigas si tenían más información. Como apenas recibió respuestas, y con la idea de que sería más práctico para hablar del tema, creó un grupo de Facebook. Lo llamó Chavalas Por Chavalas (Dziewuchy Dziewuchom), usó una ilustración de un útero negro haciendo un corte de manga como logotipo, invitó a varias de sus amigas al grupo, y dejó Facebook y siguió trabajando.

Seguir leyendo »

El movimiento por una reforma educativa en Croacia busca las grietas en un sistema conservador que lo bloquea todo

Daniel Martinović iba para profesor pero acabó muy pronto decepcionado con el sistema educativo croata: "Cuando estaba estudiando, tuve que hacer prácticas en escuelas y no me gustó nada cómo se hacían las cosas". En quejas ampliamente compartidas en Croacia, Daniel lamenta que los métodos de enseñanza están obsoletos y apenas incluyen ejercicios prácticos, y que los jóvenes croatas no acaban bien equipados para lidiar con las complejidades del mundo actual.

De hecho, entre 2013 y 2016 la proporción de alumnos croatas de 15 años con bajo rendimiento aumentó y está encima de la media de la Unión Europea (UE), según el último estudio PISA, que cada varios años publica una evaluación comparativa de los sistemas educativos de países de todo el mundo.

Seguir leyendo »

La comunidad de expertos que lucha contra el "dragón" que esconde tesoros en paraísos fiscales

Es por la tarde de un día caluroso en el centro de Londres. Las calles están llenas de gente y hay mucho tráfico de autobuses rojos, taxis negros y coches de todos los colores, pero John Christensen ignora los pasos de cebra y se lanza entre los vehículos cada vez que tiene que cruzar al otro lado. "Todos los que marchan conmigo saben que soy un lunático peligroso que se mete entre los coches", advierte John, que está acostumbrado a buscar su propio camino sin seguir las reglas establecidas, y no sólo como peatón.

De pelo blanco y ojos azul claro, John, un economista y auditor forense de 63 años, es uno de los fundadores, el presidente y el alma de la Tax Justice Network (TJN, Red de Justicia Fiscal), un grupo de expertos que trabajan, como su prosaico nombre indica, por la justicia fiscal.

Seguir leyendo »

Los hackers alemanes que proponen soluciones creativas para problemas interesantes desde 1981

En 1981 dos autodefinidos "frikis informáticos" publicaron en un periódico alemán un artículo en el que convocaban un encuentro de interesados en los ordenadores para hablar de "redes internacionales, leyes sobre comunicación, leyes sobre el procesamiento de datos (¿a quién pertenecen mis datos?), derechos de autor, sistemas de información y aprendizaje, bases de datos, criptografía, videojuegos, lenguajes de programación, control de procesos, hardware, y cualquier otra cosa".

Hoy, a mucha gente le preocupan esas cuestiones o al menos ha oído hablar de ellas. Pero esta convocatoria fue publicada en 1981, cuando la palabra "internet" aún no se usaba y muy pocas personas tenían un ordenador o unas mínimas nociones de informática. "Aún me sorprendo cuando veo nuestro texto, porque ha ocurrido exactamente lo que describía hace más de 30 años", dice Klaus Schleisiek, uno de los dos coautores del artículo junto con Wau Holland, ambos expertos informáticos. Klaus, de 68 años, muy alto y con el pelo y la barba blancas, tiene un aspecto muy diferente al de la gran mayoría de personas que frecuentan los ambientes del activismo digital. Mientras que Klaus acabó siguiendo su propio camino, fue Wau, que murió en 2001, quien se convirtió en el padre y el alma del Chaos Computer Club (CCC), un colectivo alemán de hackers.

Seguir leyendo »