eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Julián Ayala

Miembro de la Plataforma por el Derribo del Mamotreto.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

La primera huelga general de la hostelería canaria, una fecha para recordar

E ste mes se cumplen 40 años de la primera gran huelga de la hostelería canaria. Esta huelga, al mismo tiempo que un hito en el despertar reivindicativo de los trabajadores y trabajadoras del sector turístico, fue la lucha que cerró en Tenerife el ciclo de conflictos laborales y sociales que, aunque latente y con algunos estallidos concretos en los últimos años del franquismo, tomó cuerpo después de la muerte del dictador, en 1975, con la huelga de los astilleros Nuvasa, y en 1976, con la de CESEA, empresa constructora de la nueva dársena comercial del puerto tinerfeño. Continuó en 1977 con la de Cespasa, la empresa de recogida de basuras de Santa Cruz de Tenerife, que, en palabras del historiador Domingo Garí en su libro  Tenerife en rojo, fue “una larga y luchada huelga de 25 días”, dirigida por el sindicato CCT. Para reventarla se llegó a emplear el ejército en tareas de esquirolaje, pese a lo cual el conflicto se saldó con un triunfo completo de los trabajadores, que de poco más de diez mil pesetas de salario pasaron de golpe a cobrar 25 mil.

CENIT DE LOS CONFLICTOS. Esta etapa de conflictos sociales tuvo su cenit en los meses de octubre, noviembre y   principios de diciembre de 1977, con las huelgas de Transportes de Tenerife y de las empresas tabaqueras, así como la del Frío Industrial, del puerto de Santa Cruz; en total, más de cinco mil obreros y obreras movilizados por subidas salariales y mejores condiciones de trabajo. Estos conflictos parciales desembocaron en la convocatoria de una huelga general el 12 de diciembre, en el transcurso de la cual fue asesinado por la Guardia Civil el estudiante universitario Javier Fernández Quesada, lo que dio lugar a disturbios sociales similares a los de septiembre de 1976, por el asesinato, también a manos de la fuerza pública, del estudiante de Magisterio Bartolomé García Lorenzo en la barriada de Somosierra, y a una represión inusitada por fuerzas especiales de policía, traídas ex profeso de la Península, que aplastaron con una violencia insólita las protestas populares.

Seguir leyendo »

La nueva Ley del Suelo de Canarias o cómo reconstruir el aparato de dominación de la oligarquia

Canarias, c omo todos los pueblos del Estado español, está afectada por lo que se ha dado en llamar una crisis de régimen, que se produce cuando las instituciones políticas de un país se muestran incapaces de resolver una crisis económica; antes al contrario, sus esfuerzos se encaminan exclusivamente a favorecer a las élites detentadoras del poder económico, principales causantes del problema. Esto origina el desprestigio social de las instituciones políticas y fuerza la pérdida de legitimidad de quienes han gobernado y dirigido el país durante los últimos cuarenta años.

Antes de la crisis, bajo la pauta de la especulación y el pelotazo inmobiliario, los intereses de los grandes empresarios, unidos a los de una élite política corrupta y clientelar, gestaron una variante de crecimiento económico que generaba empleo (siempre con un paro estructural superior al de los países de nuestro entorno) y atraía rentas externas. El Estado y sus instituciones a escala autonómica permitían y promovían un modelo de crecimiento, cuyas principales características eran el endeudamiento privado, las burbujas especulativas y la desigualdad social. Pero la profundidad de la crisis ha desarticulado esa red de intereses en medio de un tsunami de casos de corrupción que afecta a todo el territorio nacional (Canarias es la cuarta c omunidad autónoma en casos judicializados “de extrema complejidad”). El modelo se ha agotado y con él ha perdido sentido la configuración misma del Estado, dando lugar a la citada crisis de régimen.

Seguir leyendo »

Cucurrucucú, palomo

Seguir leyendo »