eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Luis Muñoz

Periodista. Valladolid, 1951. Licenciado en Ciencias de la Información (rama Periodismo) por la Universidad Complutense de Madrid (1971-1976).Redactor y jefe de sección en ‘El Correo Español-El Pueblo Vasco’ de Bilbao (1975-1989). Redactor jefe de ‘Ideal’ de Granada (1990-2002). Subdirector de ‘La Opinión de Granada’ (2003-2009).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 156

A bastonazos

Ahora sí que Rajoy tiene que tentarse la ropa, porque tras la marea joven, la verde y azul, la morada y la blanca, llega para él la más peligrosa de todas: la marea gris, que viene armada con bastones y hasta con bragueros para que las hernias aguanten. Tras reírse de todos, sin mayores consecuencias, ahora (y por decirlo en términos taurinos, como le gusta a don Tancredo) ha pinchado en hueso, que era muy fácil, ya que encima sólo queda pellejo viejo.

Primero fueron los jóvenes, que indignados, se plantaron el 15-M para preguntar por su futuro. Allí estuvimos un rato para mostrar apoyo y dar algún consejo, que fue rechazado, como no podía ser de otra manera. La pena es que la juventud, como su propia condición aconseja, tenía prisa para todo y a los dos meses cejaron en su empeño para aceptar un trabajo de mierda o irse a Edimburgo. Tampoco ayudó mucho que los líderes que iban a asaltar los cielos se entretuvieran saltando a la comba.

Seguir leyendo »

Por muchas razones

Por muchas razones, estoy de acuerdo con la huelga feminista celebrada el día 8, a pesar de mis dudas de última hora tras el apoyo expresado por el cardenal Osoro y por el entusiasmo anticapitalista de los chicos y chicas de Pudimos. Me preocupa mucho a mi provecta edad empezar a coincidir con obispos y comunistas, aunque superado el inicial desconcierto, me reafirmo en mi posición, ya que esta pelea no tiene que ver con ideologías ni religiones, sólo hay que fijarse en las fotos de la directiva de las empresas del Ibex-35 (una mujer entre 20) o del politburó del Partido Comunista Chino (15 de 200), porcentajes escasos, aunque superiores a los de la Conferencia Episcopal Española o la directiva del Real Madrid.

Entre las razones que me mueven a apoyar esta lucha, además de los sacratísimos valores de la Igualdad y la Justicia, hay alguna más atávica y de andar por casa, como mis recuerdos infantiles de niño enclenque, inmovilizado en el patio de la escuela por los abusones para entregar mi balón o mi bocadillo a cambio de salvaguardar mi integridad física. Una situación que se repitió en la mili a manos de veteranos y chusqueros por un quítame allá ese rancho o esas guardias. Y otra vez en mi puesto de trabajo viendo cómo los enchufados cobraban más que yo por hacer la mitad de trabajo. Y mal hecho.

Seguir leyendo »

Con la lengua fuera

Qué razón tenía Alejandro Dumas jr. cuando aseguró que prefería los malvados a los tontos, ya que los malos descansaban algún día, pero los necios, nunca. La cita viene a cuenta de la bobería que regurgitó el otro día el ex portavoz de la CUP Antonio Baños, que se sumó a la lista de políticos españoles que hacen mofa del acento andaluz, al comentar una charla dictada en Sevilla por el periodista Enric Juliana sobre el problema catalán. Tras la conferencia, el tal Baños se sintió en la necesidad de compartir sus pensamientos con nosotros a través de Twitter y escribió: "Pisha, ehplícanos el embroyo catalufo anteh de uno finoh".

Pues bien, voy a ‘ehplicárselo’, no sin ‘anteh’ atizarme un ‘finoh’, que las gilipolleces  a palo seco se me atragantan más. El ‘embroyo’, básicamente consiste en que una de las autonomías más ricas de España quiere ser más rica todavía (la pela es la pela), sobre todo contribuyendo menos a los gastos comunes, sin renunciar por ello a un mercado de 47 millones de criaturitas ni a jugar en la Liga Española de Fútbol. Así, al grito de ‘Espanya ens roba’, los líderes independentistas del territorio que tiene una renta per cápita de 28.590 euros y un 12,6% de paro, todavía se atreven a hacer burla de los sufridos andaluces, que disfrutamos de una renta de 17.651 euros y un 24,4% de desempleo.

Seguir leyendo »

No es tiempo de meterse en eso

Tengo que reconocer que don Mariano Tancredo todavía conserva la capacidad de asombrarme. Por ejemplo, cuando dice cosas de sentido común, como “un plato es un plato y un vaso y es un vaso” o cosas sin sentido, como “no es tiempo de meterse en eso”, en referencia a la brecha salarial que padecen las mujeres. Y es que “las decisiones se toman en el momento de tomarse”, que quiere decir que cada cosa a su tiempo y los nabos en Adviento, aunque esto último no lo dice él, sino el refranero español y mucho español.

Todas estas sesudas sentencias nos indican cuál es su profundo pensamiento sobre la evanescencia del tiempo y la futilidad de nuestros esfuerzos por aprovecharlo. El problema surge porque, mientras nuestro presidente mide el tiempo sidéreo en base a su sentido común, nosotros, simples mortales, estamos en un nivel más cotidiano, y más después de tanto recorte, tanto empleo temporal y tanta reducción de salarios y pensiones. Hemos llegado, como Rambo, a vivir día a día, sin más aspiraciones, aunque con la ventaja de que todavía nos sentimos las piernas, por ahora.

Seguir leyendo »

El partido de los pícaros

Estaba yo como el tomate, muy tranquilo en mi mata, ya harto de Puigdemont y de Rajoy, y dispuesto a explicarles a ustedes las escasas posibilidades de que el asteroide AJ129 2002 impacte sobre nuestras cabezas el día 4 de febrero, tal y como dicen algunos agoreros en Twiter, cuando hete aquí que recibo una carta de doña Fátima Báñez, ministra del ramo, que ha encontrado tiempo entre novena y novena a la Virgen del Rocío, para informarme de que, gracias a la munificencia del Gobierno, mi pensión subirá la nada despreciable cifra de cinco euros al mes. Así que, aquí me tienen, cabreado como una mona, de vuelta a la pelea.

Tras descartar el impulso de pagar el primer plazo del yate o de gastármelo todo en vino, he decidido seguir los consejos de otra andaluza de postín y del PP, doña Celia Villalobos, y destinar el 40 por ciento del incremento (¿o es excremento?), dos euros, a engrosar mi fondo de contingencia. Así, a final de año tendré ahorrados 24 euros y al cabo de un siglo 2.400, que es un dinerito.

Seguir leyendo »

Tabarnia del Sur

Comienza el año del señor (Rajoy) de 2018 y lo hace como terminó el anterior, a trompicones y de muy mala manera. Tanto, que como deseo propio y también extensible a ustedes, espero, virgencita, virgencita, que nos quedemos como estamos. Ya sé que es mucho pedir, que cualquier situación mala siempre es susceptible de empeorar y más si sigue haciendo frío y Zoido continúa en el Ministerio del Interior. (Inciso: ya me he comprado parte del kit de supervivencia invernal, no sin antes haber cambiado el seílla por un semirremolque).

Así que con este pesimismo que ya es inherente, sólo voy a hacerme dos propósitos para el presente ejercicio. El primero, siguiendo las directrices de la Junta de Andalucía (qué sería de nosotros sin Ella), será ponerme a dieta, que tras los excesos navideños he cogido el mismo perfil que los aguerridos legionarios, que más que novios ya parecen los suegros de la Muerte.

Seguir leyendo »

Piezas políticas

Vaya por delante que cualquier castigo que caiga sobre los lomos de los muchos chorizos que se han refocilado en el pesebre de los ERE no sólo me parecerá bien, sino incluso corto, ya que yo les condenaría a la pena añadida de una ducha diaria el tiempo que pasen en prisión, una vez dotados de la más resbaladiza pastilla de jabón que se pueda encontrar en el mercado. Y en este apartado incluiría también a los intrusos que se colaron de rondón en las pólizas por el mero hecho de ser familiares y amiguetes de los que tan generosa y aleatoriamente repartieron un dinero que no era de ellos.

También estoy de acuerdo con casi todos los voceros de los partidos políticos y de la Brunete mediática en que hay que dejar trabajar a la Justicia, aunque ya me gustaría que se la hubiese dejado ejercer sin trabas desde que se inició la investigación, hace ya siete años. Porque entre las presiones de unos y las alabanzas almibaradas de otros, han conseguido que entre los fiscales y la jueza Alaya (la gran señora alabastrina) se hayan organizado un quilombo del que va a ser posible que se escabullan algunos de los implicados, empresarios sobre todo, qué causalidad, vaya por Dios.

Seguir leyendo »

Lo que cabe en un cupo

Amaina la tormenta catalana y ya nos agitan otra bandera para que volvamos a entrar al trapo y nos mantengamos distraídos. Esta vez le toca al cupo vasco, aunque bien podría ser cualquier otra cosa, que somos muy agradecidos para entretenernos nosotros solos mientras nos vuelven a dar el timo de la estampita.

Por resumir, el cupo es lo que tiene que pagar Euskadi al Estado por los servicios no transferidos y que, tras el acuerdo alcanzado por el PP y el PNV, ha quedado establecido en 1.300 millones de euros anuales hasta el 2021, con una rebaja de 400 millones con respecto al anterior cálculo, que no se renovaba desde hace más de 10 años. Un dinerito con el que Rajoy, tan partidario él de la unidad de España, se ha comprado el voto del PNV para aprobar los Presupuestos del año que viene y siguientes, y que a los vascos les beneficia muy mucho ya que el Gobierno autónomo les bajará algunos impuestos.

Seguir leyendo »

Patriotismo de balcón

Siempre he tenido un gran respeto por las banderas, sobre todo por las que van prendidas de un palo al extremo del brazo de un energúmeno, que suele ser el caso, ya sea un etarra con su ikurriña o un guerrillero de Cristo Rey con la rojigualda, que algo tienen en común: siempre eligen un palo igual de duro, como he podido comprobar en mi misma coronilla. De ahí que cuando veo una bandera me agarro la cartera y pongo pies en polvorosa, "no vayamos a pollas", que dicen los granadinos.

Y estos días con más razón ya que, a mi miedo atávico por los palos se une el temor de que tanto despliegue de gallardetes logre ocultar nuestras miserias y la impudicia del PP, que la corrupción con banderas parece que se digiere mejor. Además, con tanta banderola se está echando más leña al fuego, ya que esta demostración de patriotismo balconero no hace sino separarnos más de los catalanes de a pie, a mayor beneficio de Rajoy y sus cuarenta conmilitones.

Seguir leyendo »

Matraca y PP para siete años

Ya lo decía el Guerrita: "Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible". Y además lo han confirmado quienes debían hacerlo, La Caixa y otras 2.000 empresas más, que son las que más saben de posibilidades, tras mirar sus cuentas de resultados. Así que tranquilos todos y vayan preparando el cuerpo, que si bien no habrá apocalipsis hispano, esto sólo acaba de empezar y nos quedan meses o años por delante para hablar de singularidades culturales y económicas y de café para todos.

Nuestra jefa, Susana Díaz, que ha estado muy callada en todo este asunto (y ha hecho bien) tendrá que estar muy atenta, no sea que en la negociación que se avecina nos pongan a los andaluces mirando para Antequera, otra vez.

Seguir leyendo »