eldiario.es

9

Marc Muñoz

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 26

Arielle Holmes, la musa yonqui del cine indie

A los 18 años, por estas mismas fechas, Arielle Holmes recorría las calles heladas y hostiles de Nueva York en busca de una dosis de caballo que llevarse a la vena. Cuando un año después el director de cine Josh Safdie –en esa época localizando para otro proyecto– se topó con ella en la boca del metro en el Diamond District de Manhattan, Arielle seguía pernoctando en las calles de la gran manzana acorralada por las jeringuillas y la relación destructiva con su pareja, Ilya. Sin saberlo, ese encuentro fortuito cambiaría el signo de su vida, alejándola hasta la fecha de un precipicio seguro.

Alentada por Josh, quien tras reunirse con ella en varias ocasiones quedó desgarrado por el testimonio de la chica, Arielle se volcó a escribir sus memorias en las tiendas Apple de la ciudad, de pie, antes de ser expulsada de los locales. Ese material, el cual estaba destinado a ver la luz bajo el título de Mad Love in New York, se convirtió en la película Heaven Knows What de Josh y Ben Safdie, un viaje hacia la dramática experiencia de un grupo de drogadictos vagando por Nueva York en búsqueda del siguiente alivio intravenoso, especialmente, un trayecto hacia la encrucijada emocional de esta chica golpeada por dos frentes y a quien interpreta la propia Arielle.

Seguir leyendo »

Sitges premia 'The Invitation', el thriller psicológico de Karyn Kusama

En la lectura del palmarés, uno de los miembros del jurado subrayó el papel primordial del Festival de Sitges a la hora de tomar el pulso al estado actual del cine de terror y fantástico. Siendo así, la cosecha de hogaño resulta como mínimo decepcionante. De las más de 150 películas programadas no ha surgido esa obra incontestable que pusiera de acuerdo al heterogéneo público desplazado, como si había ocurrido en anteriores ediciones. Exceptuando la buena acogida de La bruja, el plato fuerte de la abertura, el fantástico ha escaseado, y el terror se ha desplegado en terrenos explorados con insistencia. Una apreciación que resulta más acusada si se limita el estudio al territorio nacional, cuya representación en la sección oficial quedó reducida a 2 películas de 37 que componían el total.

Así se entiende que el palmarés del certamen haya pasado por alto los valores de nuestras tierras para poner el foco en producciones indie norteamericanas no adscritas de forma directa, sino más bien colateral, en los dos géneros que conforman la columna vertebral de este evento cinematográfico de repercusión internacional.

Seguir leyendo »

Sitges 15. El derrumbe del 'Rascacielos' de Ben Wheatley

El prolífico Takashi Miike se convirtió en el protagonista de la octava jornada al presentar a concurso sus dos últimas producciones (Apocalypse: The Great war of the Underworld y As the Gods Will) e impartir una clase magistral.

El festival encara su recta final dando lugar a las últimas carreras enre el Auditori y los cines Prado y Retiro, las últimas discusiones acaloradas alrededor de proyecciones sin un veredicto claro, y en definitiva a la sobredosis de cine que caracteriza el certamen. High-Rise, del muy estimado por el público Ben Wheatley, Live, el biopic insípido de Anton Corbijn, y The Pack, un cruce entre Cujo y Perros de paja, son las notas destacadas del día.

Seguir leyendo »

Sitges VII: Corre Victoria Corre

Tras su aplaudido paso por el Festival de Berlín y arrasar en los Lola del cine alemán, Victoria recaló en la costa catalana para subir el nivel de la programación y confirmar la línea ascendente de los últimos días. Por su parte El director Alex van Warmerdam regresó con Schneider Vs. Bax , su nuevo proyecto dos años después de obtener en el mismo escenario el premio a la mejor película con Borgman. Un film en el que se vuelve a desdoblar en tareas de dirección, guión y actuación.

Seguir leyendo »

Skinheads salvajes y el enésimo "Macbeth"

El Festival de Sitges 15 llegó el miércoles a su ecuador inmerso en la vorágine de esa programación que satisface al cinéfago, y que ocasionalmente, encadila al cinéfilo. La jornada de ayer fue más propicia para los primeros que para los segundos con un menú que se volvió a desplegar de lo más ecléctico pese a ser este un festival de género.

[[Object]]

Seguir leyendo »

Sitges, divino tesoro... a veces

El Festival de cine fantástico de Sitges suele ofrecer una de cal por cada tres de arena. Sin embargo, la jornada del martes invirtió esa proporción sirviendo más de una exquisitez. Ni la lluvia ni los grupos de colegio ahogaron un menú que repunta la calidad del Festival.

El primer manjar cinéfilo se sirvió a primera hora de la mañana. La juventud (Youth) no se sitúa en el Balneario de Battle Creek, pero su estancia resulta igual de acogedora y divertida. Tampoco es La gran belleza, pero remite a éste por compartir ese aire de celebración a la vida. El director de Il Divo se entusiasma de nuevo con su dominio del lenguaje audiovisual para entregar una apasionada obra que rebosa vitalidad y pasión. Un alegato sobre la juventud y la vida por mucho que el exterior esté para el desguace. Pero también sobre la vejez, la amistad, el amor, el deseo, la redención y todo aquello que nos hace sentir vivos.

Seguir leyendo »

Sitges 15. El amor viscoso de Gaspar Noé

Sorprende el poco atino con el que los programadores han diseñado las parrillas de la programación durante el primer fin de semana y un festivo como el de ayer. Tanto domingo como ayer lunes, el festival quedó desnutrido de grandes alicientes que invitaran a acercarse por las sedes del evento. Algo que no parece importar demasiado a un público fiel, que en ocasiones se aventura sin conocer demasiado bien las especificaciones del menú. Así ayer, la gran mayoría de las sesiones, especialmente las emplazadas en el Auditori, presentaron una entrada envidiable pese a la ausencia de grandes nombres.

Rick Baker, maestro del maquillaje de efectos especiales con 7 Oscar en su baño, fue el protagonista absoluto del día al recibir el Premio La màquina del temps por el conjunto de su carrera e impartir una masterclass entre los asistentes.

Seguir leyendo »

Sion Sono, Charlie Kaufman y nueva ración de post-humor en Sitges

La jornada de ayer quedó marcada por los homenajes y la entrega de los premios honoríficos. El director nipón Sion Sono recogió La máquina de temps acompañado por parte de su equipo habitual en un Auditori lleno hasta la bandera dispuesto a disfrutar de Tag, una de las cintas que presenta en esta edición. Mismo escenario en el que se hizo la entrega de la María honorífica al actor Simon Yam y el premio Nosferatu a la actriz argentina Rossana Yanni.

El verdadero protagonista fue el cineasta Oliver Stone, quien recibió el gran premio honorífico por una trayectoria que cuenta con títulos tan resonantes como Platoon, JFK, Nacido el 4 de julio o Wall Street. Una carrera que arrancó en el fantástico, género que reivindicó al recoger la estatuilla como válvula de escape necesaria ante los males de nuestro mundo.

Seguir leyendo »

Festival de Sitges 15. “Invasion home” y Dioses humanos

Ayer las calles de la localidad de Sitges se infestaron de cuerpos mutilados, ojos salidos de sus cuencas oculares, capas de epidermis en descomposición y demás recursos utilizados por los maquilladores que toman la piel de los participantes a la Zombie Walk para dar rienda suelta a su imaginación más macabra. Una marcha de humanos no muertos a la que se sumaron 3.000 personas. Otra estampa de la liturgia ligada al festival, y que ayuda a hacer de éste una cita sin parangón dentro del circuito de festivales.

Mientras, en lo referente a la sustancia que alimenta a otro tipo de canibales, los cinefagos, la de ayer fue una de esas jornadas olvidables que el certamen también depara.

Seguir leyendo »

Empieza el aquelarre de cine en Sitges

El Festival de Sitges abrió ayer el telón con la particular estampa que lo caracteriza como una cita genuina e intransferible: ojeras incipientes, teclados de portátiles con el F5 mancillado, cuerpos inocentes a punto de descubrir que van a ser víctimas de desórdenes alimenticios, predominancia del cromosoma Y, y presencia monocromática (se impone el negro) en las diferentes filas que se forman alrededor del Auditori para hacerse con el mejor sitio en su interior. Pero especialmente, y esencialmente, culto al cine...a todo tipo de cine.

A diferencia de la tónica de las últimas ediciones -en las que se imponía la abertura en el idioma catalán-, la 48º edición arranca con una película de terror estadounidense avalada por su paso en Sundance. En La bruja, su director Robert Eggers, edifica con habilidad un puente entre el cine de terror y el drama familiar, imponiéndose el último como el mejor encaje para dar rienda suelta a la pesadilla que se cuenta: en una comunidad puritana y profundamente religiosa de la Nueva Inglaterra del siglo XVII, una familia es desterrada a vivir en los límites de un bosque en cuyo interior habita la presencia del mal.

Seguir leyendo »