eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Marga Mediavilla

Margarita Mediavilla Pascual es profesora de Ingeniería de Sistemas y Automática en la Universidad de Valladolid. Sus líneas de investigación se centraron en la ingeniería de control y la robótica hasta el año 2003, en que se orienta hacia la dinámica de sistemas aplicada a la energía y la sostenibilidad. Desde el año 2011 es miembro del Grupo de Investigación en Energía y Dinámica de Sistemas de la UVa, formado por profesores e investigadores que quieren acercar sus preocupaciones como ciudadanos del mundo a la investigación académica. El grupo está realizando estudios acerca de la crisis energética global, los límites del crecimiento y las posibilidades de las energías renovables, y además mantiene una importante línea divulgadora con cursos, conferencias y artículos.

Colabora en el mantenimiento del blog del Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas, y mantiene su blog personal en el periódico digital Último Cero. Además es miembro de Ecologistas en Acción y aficionada a la música tradicional.

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 283

Migraciones: perder nuestro 'American way of life' o perder nuestra alma

Las palabras de Chema Monreal, el técnico de Salvamento que hace unas semanas describió su experiencia rescatando migrantes en el Mediterráneo, han recorrido las redes sociales conmocionando a miles de personas con su demoledora contundencia: “¿Sabéis a qué velocidad se traga el Mar un cuerpo, cuando 10 segundos antes te miraba pidiendo ayuda? ¿Sabéis como retumban los gritos de socorro en mitad del Mar cuando no divisas a la persona? ¿Sabéis cómo es un cuerpo flotando boca abajo, por el que ya nada se puede hacer?”.

¿Quién puede permanecer impasible ante estas palabras? Por muy sorda y anestesiada que esté nuestra sociedad, esto no nos puede dejar indiferentes. Hacerlo conlleva un serio riesgo para la salud de todo eso que llamamos nuestra alma. Los valores más importantes de Europa se desmoronan si permanecemos indiferentes ante el drama del Mediterráneo: desde la tradición cristiana que nos obliga a dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento y dar posada al peregrino, hasta los Derechos Humanos consagrados en nuestras constituciones.

Seguir leyendo »

Tratando de enfangar a las personas más honestas

El pasado 30 de abril El País “ acusaba” a Yayo Herrero, destacada militante ecologista, de ser parte de una supuesta red de clientelismo en el Ayuntamiento de Madrid. Su “delito” (que ha sido contestado detalladamente por ella en este artículo ) era ser simpatizante de los partidos políticos que gobiernan en la alcaldía y haber trabajado hace 6 años para una empresa que ahora ha sido contratada por el Ayuntamiento. ¿Cuántas personas puede haber en estos momentos en la ciudad de Madrid que cumplan esas dos condiciones? ¿cientos? ¿miles? Hay que echar mucha imaginación para ver en ello una trama de corrupción.

Esto me recuerda a un artículo publicado en El Mundo hace años sobre otro líder ecologista: Ladislao Martínez, de quien decía que, pese a ser anticapitalista, era un “terrateniente” que poseía 4 hectáreas de secano en un pueblo de Cuenca y un piso en Madrid. En este caso, la acusación fue tan ridícula, que a El Mundo le salió el tiro por la culata. Hasta los lectores menos avispados se dieron cuenta de la absurda manipulación.

Seguir leyendo »

8M: más allá de reivindicar la igualdad

Sería una lástima que las multitudinarias manifestaciones y la preciosa jornada del pasado 8 de marzo no sirvieran para hacer llegar al conjunto de la población todos los mensajes que esta innovadora huelga intentaba comunicar con sus tres facetas: de trabajo, cuidados y compras. En ese sentido, las declaraciones de mujeres de la política como Ada Colau o Irene Montero han dejado un poco que desear, ya que se han centrado en denunciar la brecha salarial, la violencia de género y la desigualdad en el trabajo doméstico, pero (al menos hasta donde yo he llegado a escuchar) no han explicado toda la crítica al sistema económico que había detrás de la huelga.

Esta crítica es lo que hace que no estuvieran demasiado descaminados quienes decían que la huelga era anticapitalista, y sus motivos se explican muy bien, por ejemplo, con una imagen que  Yayo Herrero utiliza. Ella explica que lo que llamamos economía oficial (la considerada por el gobierno a la hora de hacer política y la que se mide con el PIB) no es más que la punta visible de un iceberg. Bajo la superficie se esconde una enorme base no remunerada ni tenida en cuenta: son los trabajos de cuidados realizados dentro de los hogares y las aportaciones de la naturaleza. Es esta base de cuidados y naturaleza la que sostiene la sociedad, permite la reproducción de la vida y hace posible todo eso que llamamos economía. Por ello, el feminismo reivindica que el principal objetivo de la economía no debe ser hacer crecer esa cima de la producción económica y el capital, sino cuidar la base de las personas y la naturaleza que son el sostén de la sociedad y la vida humana.

Seguir leyendo »

Transgénicos y ecología: la actitud ante la vida

Es difícil explicar por qué el ecologismo se opone a los transgénicos y a la ingeniería genética (sobre todo a algunos transgénicos y a alguna ingeniería genética) y no es ésta una cuestión que se pueda entender en debates superficiales. Sin embargo, hay últimamente una campaña de desprestigio a toda la oposición a los transgénicos tachándola de “ anticientífica” que ha llegado al extremo de calificar de “ terrorismo antitransgénicos pagado por el Estado” a Ecologistas en Acción y que no se corresponde en absoluto con la postura del movimiento ecologista, basada en importantes argumentos científicos .

En algunos debates, por ejemplo, se argumenta que el ser humano ha seleccionado genéticamente animales y plantas desde el Neolítico, por lo tanto, –dicen- no tiene sentido oponerse a esta nueva manipulación si no es desde la superstición y la paranoia. Sin embargo, los transgénicos no son lo mismo que la selección tradicional y hay una frontera entre la manipulación admisible y la inadmisible. De todas formas, como el debate es muy complejo, en lugar de entrar en complicados razonamientos científicos, podemos establecer un símil para abordarlo.

Seguir leyendo »

Abanicos de papel contra el cambio climático

Estos días pasados han creado polémica las declaraciones del consejero de Salud de la Comunidad de Madrid que recomendaba hacer abanicos de papel a los escolares para soportar las asfixiantes temperaturas de este caluroso e inusual mes de junio. Las redes sociales hicieron mofa de la torpeza del consejero, mientras sindicatos y oposición clamaban por que se instalen con urgencia sistemas de climatización en los centros escolares. Sin embargo, con la miopía que caracteriza nuestra política y nuestra sociedad, ni unos ni otras han querido escarbar mucho en el asunto ni ver todos los graves problemas de fondo que esta anécdota pone en evidencia.

Al menos, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, ha relacionado tímidamente la inusual ola de calor con el cambio climático. Pero a renglón seguido se limitaba a exigir igualmente aire acondicionado en las escuelas, sin querer darse cuenta de algo muy obvio: esto supone aumentar el consumo de energía y las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero); es decir, acelerar todavía más el cambio climático.

Seguir leyendo »

Robots inteligentes, humanos bobos

Hace unas semanas escuché una charla sobre automatización y robótica colaborativa que impartía un ingeniero con amplia experiencia industrial a los alumnos de una Escuela de Ingenierías. En su ponencia, afirmaba que la Automatización 4.0 es una tendencia que se va a imponer en pocos años y va a resultar revolucionaria para la industria y la sociedad.

Los últimos prototipos de robots que se están sacando al mercado son mucho más inteligentes y capaces de interactuar con los humanos de forma segura que los robots industriales al uso, lo que les permite salir del restringido ámbito industrial donde hasta ahora estaban recluidos. Estas capacidades se deben, en gran parte, a las estrategias cooperativas y sensitivas que utilizan; quizá la inteligencia artificial se ha dado cuenta de que la cooperación es la mejor estrategia para evolucionar, dando la razón a  Lynn Margulis y contradiciendo a Darwin y su evolución mediante la competencia.

Seguir leyendo »

Podemos, pero sólo si sabemos cómo

Es descorazonador comprobar hasta qué punto la energía colectiva desarrollada en España entre 2011 y 2014 ha ido consumiéndose sin apenas ser capaz de mover nada; dando lugar a esta depresión actual que ha seguido a la ira que, a su vez, siguió a la esperanza de los primeros momentos. Últimamente estamos metidos cada uno bajo nuestro caparazón, algunos queriendo creer que todo está bien y la crisis ha pasado, otros simplemente comiéndonos la ira e invirtiendo las energías escasas en sobrevivir a los problemas cotidianos.

Sin embargo, hay algo que llama poderosamente la atención: ¿somos realmente tan impotentes? ¿Es tan imposible cambiar el abuso de ese conglomerado financiero, empresarial, político y mediático? Me inclino a pensar que no es cierto y lo que realmente sucede es que no sabemos, o no queremos saber, cómo cambiar. El problema es que no somos capaces de ver el panorama global del mecanismo que nos ata, bien porque nuestra cultura no está acostumbrada a pensar así, o bien porque, inconscientemente, no queremos verlo.

Seguir leyendo »

Crisis: oportunidad perdida

Dicen que toda crisis trae consigo una oportunidad, pero las oportunidades no llegan por sí mismas a ejercer sus posibles efectos beneficiosos de manera automática. Para que una crisis se convierta en oportunidad hemos de ser capaces de realizar una difícil alquimia que consiste en convertir el dolor en lucidez; esa lucidez que –anudada con el coraje- permite cambiar comportamientos, actitudes y valores erróneos.

No da la impresión de que en España estemos sabiendo convertir la crisis en oportunidad. A siete años del estallido de la burbuja inmobiliaria vuelven a verse grúas y andamios en nuestras calles. Seguimos teniendo millones de casas vacías y un país envejecido que no necesita nuevas viviendas, pero la industria de la construcción no ha cambiado sus aspiraciones ni su forma de hacer negocios. El capital español sigue aferrado a sus esquemas empresariales rígidos, sin adaptarse a la nueva realidad; más bien intentando que sean la sociedad y la política las que se sigan adaptando a su destructivo negocio.

Seguir leyendo »

El David de la ciencia ecologista frente al Goliat transgénico

Hace unos días, 109 premios nobel firmaron una carta en la cual acusaban a la organización ecologista Greenpeace de “crímenes contra la humanidad” por oponerse a los transgénicos y ser, supuestamente, responsable de que el arroz dorado rico en vitamina A no pueda salvar a millones de niños de África y Asia de las enfermedades derivadas de su carencia.

Esta carta ha sido  contestada por Greenpeace en una extensa nota que contrasta con la escueta declaración de los premios Nobel. Así como los científicos básicamente usan el argumento –simplista- del arroz dorado y la necesidad de producir más alimentos, Greenpeace hace un repaso a todos los aspectos del problema: argumenta que el arroz dorado no es más que un prototipo; que el problema del hambre es de origen socioeconómico y está muy lejos de solucionarse con tecnología; que los transgénicos no han conseguido en veinte años aumentar sus rendimiento, lo que hace difícil que sean útiles para luchar contra la desnutrición; que los mismos resultados o mejores se obtienen con técnicas convencionales de mejora y variedades tradicionales; que no se sabe si son o no peligrosos porque no existen estudios independientes pero, en el caso que lo fueran, su control sería imposible porque el polen viaja cientos de kilómetros; que su principal ventaja es la facilidad que dan a las compañías para patentar las semillas; que sus logros en reducción del uso de herbicidas son ridículos comparadas con los de las técnicas ecológicas que lo reducen a cero y consiguen productividades similares; que los transgénicos son la punta de lanza de un modelo agrícola que es acusado por numerosas ONG, sindicatos agrarios y organizaciones internacionales como la propia causa de la desnutrición, etc.

Seguir leyendo »

Sólo habrá plan B para Europa si encontramos plan B para el petróleo

Hace pocos días movimientos sociales y políticos de la izquierda europea con figuras como Yanis Varoufakis, Ada Colau  o Marina Albiol a la cabeza, se reunieron en Madrid para buscar la manera de "construir un espacio de convergencia europeo contra la austeridad y para la construcción de una verdadera democracia en Europa".

Es una iniciativa imprescindible en estos momentos, y muy interesante por su carácter transnacional y por esas alianzas entre movimientos sociales y partidos políticos, pero me temo que pueda quedar en agua de borrajas si sus promotores no saben entender todo lo que hay detrás de esta crisis.

Seguir leyendo »