eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Roger Requena

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 14

La rebelión de un grupo de jugadoras del Terrassa FC deja en evidencia el machismo en los campos de fútbol

Cómo fenómeno aglutinador de masas, el fútbol no es ajeno a los problemas que vive la sociedad que lo integra. Además, en un momento en el que las redes sociales permiten que cualquier noticia dé la vuelta al mundo en cuestión de segundos, y en el que la sensibilidad con cuestiones como el racismo o el sexismo están a flor de piel, un incidente en un partido de fútbol local puede convertirse en un cóctel molotov de alcance global. Eso mismo sucedió el pasado sábado 2 de febrero, en el estadio municipal Olímpic de Terrassa, a pocos kilómetros de Barcelona. El partido en cuestión, un Terrassa B-Escuela de Fútbol de Viladecavalls, correspondiente a la decimoquinta jornada del grupo 2 de la segunda división nacional femenina. Un duelo del que nadie hubiera hablado de no ser por la protesta feminista que realizaron conjuntamente las jugadoras, entrenadoras y familiares de ambos equipos, que se sentaron en el centro del campo tras denunciar que habían recibido insultos machistas de algunos jugadores de uno de los equipos de veteranos del mismo club local.

El alcance de la polémica les ha dejado, a todos, perplejos. Ellos niegan las acusaciones y se plantean demandar un acta arbitral que recogió una cascada de insultos rescatados del manual del machista tabernario: "Iros a la cocina, iros a fregar, sois unas mierdas, sois unas guarras". La noticia logró un gran alcance en pocas horas y la decisión final del Terrassa FC fue la de retirar el equipo de veteranos de la competición. No fue una resolución sencilla, dada la falta de claridad del conflicto de testimonios, pero la entidad tuvo mano firme en un posible caso de sexismo ante el cual las jugadoras se rebelaron. Se trata, sin embargo, de un tema delicado que aún escuece en la ciudad 'egarense'.

Seguir leyendo »