eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Sara Carreño

Diputada de Unidos Podemos por La Rioja. Forma parte de las comisiones de Justicia y Seguimiento del Pacto de Estado en Violencia de Género del Congreso.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

Acabar con las manadas. Una deuda política

'Manadas' aquí y allá protagonizan titulares de prensa provocando diversas opiniones sobre si los delitos sexuales están experimentando un auge en nuestro país o bien si lo que ha aumentado es el porcentaje de agresiones denunciadas sobre el total. Lo cierto es que tanto el balance de criminalidad del Ministerio de Interior como la Memoria de la Fiscalía relativos al 2017 constatan un aumento de delitos sexuales investigados. Por su parte, el estudio de Geoviolencia sexual denuncia que las agresiones sexuales en grupo se dispararon a lo largo del pasado año, alcanzando la cifra de 58 casos conocidos frente a los 15 del año anterior.

La ausencia de estadísticas oficiales y la falta de denuncia de muchas víctimas hacen que las violencias sexuales pervivan como una realidad silenciada, olvidadas por las instituciones en la lucha contra la violencia de género. A pesar de que la violencia sexual constituye una clara manifestación de la discriminación a la mujer, sustentada por los roles sexuales de dominación y sumisión, la violencia sexual ha sido olvidada tanto por la Ley Integral contra la Violencia de Género como por el Pacto de Estado relativo a la misma.

Seguir leyendo »

El Código Penal también necesita feminismo

“No es abuso, es violación” es el grito que miles de personas han coreado frente a las puertas de la Audiencia Provincial de Navarra, frente al Ministerio de Justicia y en cientos de plazas a lo largo del Estado en los últimos días. La sentencia del caso 'la manada' ha devuelto a las mujeres a las calles, a mostrar la rabia y la indignación ante las violencias sexuales, en concreto al tratamiento judicial que estas reciben.

Parece necesario que las instituciones judiciales y políticas abran sus ventanas para que entre en ellas el feminismo que, empoderado, grita desde fuera que algo ha de cambiar, que no es posible que cinco hombres rodeen a una chica en un portal, la humillen y la penetren en diversas formas y que, mientras en la calle todas llamamos a este acto violación, la justicia nos diga que no lo es, que se trató de un “abuso”. Y es que el significante tiene una gran importancia. Sólo en una cultura de la violación es posible que a este hecho no se le llame como lo que es.

Seguir leyendo »