eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Víctor Sampedro

Víctor Sampedro es catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política en la Universidad Rey Juan Carlos y también activista en la Tabacalera de Lavapiés y en el colectivo Propolis.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 21

Desobediencia civil y el 1-O

Dos millones de desobedientes civiles acudieron al referéndum del 1 de octubre en Cataluña; incluidos los casi 200.000 votantes del NO, los 50.000 en blanco y los 20.000 nulos. Las cifras han sido redondeadas sin favorecer ninguna opción. Lo importante en democracia no es el porcentaje, sino lo que los votos expresan. Y el significado de haber ido a votar el 1-O, cualquiera que fuese la papeleta, resulta inequívoco.

Casi la mitad del censo electoral catalán desobedeció a las instancias máximas del Estado Español: pusieron urnas, papeletas y cuerpos para hacerse oír. Rebasaron a las fuerzas de orden público, desafiando el miedo a los tribunales y a los antidisturbios. Lo hicieron de forma pacífica, pública y manifiesta, sin máscaras. Aguantaron las porras y no huyeron de los tribunales. Hablamos de los votantes insumisos, no de quienes se arrogan representarles. Y decimos se lo arrogan, porque la desobediencia civil la practican los gobernados y no los gobernantes, estos últimos hacen y reforman leyes: tiempo han tenido (y tienen) de aprobar un marco legal que además sean considerado legítimo y justo por la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Ayunos, dietas y otras rebeldías digitales

En 2018 constatamos que los amos de nuestras comunicaciones (y nuestros datos) piden perdón, pero nunca permiso. Marc Zuckerberg dijo mucho "sorry" cuando compareció ante el Congreso de EEUU y el Parlamento de la UE. Parecía un adolescente al que le habíamos dado las llaves de casa.

Entró hasta el dormitorio, llevándose todo lo que quiso: a discreción y sin permiso. Y luego lo vendió al mejor postor. A pesar de sus 33 años y el destrozo provocado, solo pidió perdón. Hizo vagas promesas y no aceptó ningún compromiso. Se fue sin rendir cuentas. Sin aceptar hacerlo en el futuro.

Seguir leyendo »

Másters que los Cifus* nunca harán

Los y las cifus no se matriculan allí donde los certificados académicos siguen procesos reglados y transparentes; es decir, con exigencias y baremos idénticos para todo el alumnado. Alumnado que rinde cuenta de su trabajo, exponiéndolo en público. Porque públicos son los recursos, los funcionarios y las instalaciones que le han ayudado a realizarlo.

La inmensa mayoría de los posgrados de la universidad pública sigue este modelo. Y garantiza que funciona como escalera de ascensión social para las clases populares. Esta función resume la razón de ser de la universidad y de todo el sistema educativo público.

Seguir leyendo »

M de Marea

En Galicia la M (con mayúsculas) ya no pertenece a Don Manuel Fraga. Cuando el dinosaurio se fue a dormir el sueño eterno, surgieron las Mareas Municipalistas. Le han ganado la batalla en la evolución del ecosistema político. Galicia, que fue el laboratorio electoral de Podemos, lo es también de las plataformas de unión popular. Éstas se gestaron en tres fases, que proporcionan otros tantos elementos con los que debieran contar quienes apuestan por esta fórmula desde la izquierda social y transformadora.

Una lectura desapasionada y en detalle de los resultados electorales del 24 de marzo da la razón a los dos modelos en liza. O más, en concreto, a una lista de confluencia que no renuncie al nombre de Podemos, pero con algún añadido o expresión que reconozca la existencia e importancia de sus compañeros de viaje. El partido de P. Iglesias catalizó voto allá donde no había suficiente tejido social movilizado, ni representantes de la sociedad civil capaces de catalizar el voto indignado con la fuerza de los líderes de Podemos. Quienes defienden de “confluencia y desbordamiento de Podemos”, según el modelo de A. Colau o M. Carmena, debieran considerar si cuentan con, al menos, tres factores que han propiciado su éxito.

Seguir leyendo »