El Tenerife no puede con el arbitraje en Alcorcón y se despide de la promoción

Álex Muñoz, durante el Alcorcón-Tenerife

El CD Tenerife se tropezó con el Alcorcón, el árbitro y el VAR no pudo sacar más que un empate (0-0) que le deja virtualmente sin posibilidad de promocionar por el ascenso. Un derribo de Dani Gomez (47’) y una mano de Elgezabal que cortó la trayectoria (60’) quedaron sin castigo. Ni Ocón Arraiz entendió que eran penalti, ni Areces Franco en el VAR corrigió la decisión. La victoria del Elche (2-0) sobre el Albacete deja un hueco de tres puntos sobre los ilicitanos —con seis por jugar y Rayo y Fuenlabrada por medio—casi imposible de remontar.

El equipo de Baraja encontró hoy en las decisiones del colegiado un obstáculo inédito después de 39 partidos en los que recibió las ayudas y perjuicios de la media de cualquier temporada. Lo de este lunes en Santo Domingo fue una sucesión de errores de calibre máximo que fueron salvando al Alcorcón puntualmente. En el minuto 26, Boateng se quedó sin la segunda amarilla tras derribar por detrás a Milla, en el 47, amaneciendo el segundo acto, Castro desequilibró dos veces la carrera dentro del área de Dani Gómez hasta hacerle rematar en semifallo para la parada de Dani Jiménez. Y, de postre, en el 60, una mano grosera de Elgezabal desvió un balón al área.

El lenguaje gestual de Ocón Arraiz indica que vio las tres acciones y pareció contrariado porque los blanquiazules protestaran las tres acciones. Del VAR no se supo nada hasta que, en el 95, confirmó —solo para los televidentes— que hubo fuera de juego en la línea de Alberto, invalidando el remate con gol de Bermejo. Areces Franco, a lo que se ve, no entendió punible todo lo anterior. Lo que se dice una noche plácida.

El arbitraje no disculpa por entero al Tenerife, ni quita méritos a un Alcorcón que también buscó hasta el hastío la puerta de Ortolá. Como a su rival, el empate anticipaba las vacaciones, así que el grupo de Fran Fernández se aplicó antes que el Tenerife a la tarea, con un primer cuarto de hora más intenso. Sacó dos tarjetas tempranas a Aitor Sanz y Lasure y tiró de la movilidad de Stoichkov para sacar de sitio —y de quicio—a los centrales, bien buscando en su flanco a Ernesto, bien asociándose con Boateng por el medio.

El Tenerife avisó, cómo no, con la primera caída buena en el área de Dani Gómez, que superó a Dani Jiménez con el balón, pero no con el cuerpo. El portero derribó al delantero, pero cuando cayó, ni el balón —salvado por Castro bajo palos— iba ya a puerta, ni había segunda jugada posible. El aviso entonó a un Tenerife que casi nunca jugó a gusto, como tampoco halló la forma de romper el 3-4-3 local. Perdido el medio juego, recurrió sin suerte al pase largo.

Cuando peor estuvo, al Tenerife lo rescató otra vez Ortolá. Resolviendo primero un mano a mano con Arribas (39’) con Alberto vencido en la carrera con el extremo. Luego, parando a Pomares (70’), Elgezabal (71’) y Sandaza (79’), cuando la entrada de Álex Mula —y el 4-4-2 con Dorca y Sandaza— dio más llegada a los alfareros

Con un sexto y el alargue por jugarse, el partido —más espeso que fluido, más trabajado por ambos que brillante— se puso en modo de ida y vuelta. La entrada del otro Jorge vino a compensar el agotamiento de un Dani Gómez al que le sobró el último cuarto de hora, así que los de Baraja tuvieron un último triunfo con su delantero juvenil, que cazó en el 84 una volea salvada por Bellvis con el portero vencido.

El combate a los puntos siguió de puerta en puerta. Álex Muñoz desvió en el 91 un tiro envenenado de Arribas y el Tenerife se encontró tres después con el no gol de Álex Bermejo bajo palos por el fuera de juego previo de Alberto. Conceder ese 0-1 también hubiera sido un error, otro error, de Ocón Arraiz, pero justo vino a redimirse el árbitro cuando más dolía. Al cabo, el Tenerife regresa a su realidad con casi nada que echarse en cara. Acabará el curso, gracias a la mano de Baraja, sin agobios, con su mejor versión en la postpandemia y esperando rearmarse con los futuros que ya maneja—Lasso, Bermejo, Álex Muñoz, Moore…— y los que estén por venir.

(0) AD ALCORCÓN: Dani Jiménez; Castro (Adrián Dieguez, 64’), David Fernández, Bellvis; Laure (Paris, 78’), Boateng (Dorca, 57’), Elgezabal, Pomares (Sandaza, 78’); Ernesto (Álex Mula, 57’), Stoichkov y Arribas.

(0) CD TENERIFE: Ortolá; Moore, Alberto, Lluis López, Álex Muñoz; Javi Muñoz (Suso, 85’), Aitor Sanz (Undabarrena, 72’), Milla, Lasure (Álex Bermejo, 58’); Joselu (Jorge, 72’) y Dani Gómez.

ÁRBITRO: Daniel Ocón Arraiz (Comité Riojano). Amonestó a Boateng (22’), Bellvis (59’), Elgezabal (89’), Diéguez (90+2) y Arribas (90+4); y a los visitantes Aitor Sanz (6’) y Lasure (8’).

GOLES: no hubo.

INCIDENCIAS: Partido de la 40ª jornada de Liga, noveno desde la suspensión de la Liga por la COVID-19, jugado a puerta cerrada en el estadio de Santo Domingo.

Etiquetas
Publicado el
13 de julio de 2020 - 23:47 h

Descubre nuestras apps

stats