La portada de mañana
Acceder
España afronta la paradoja de tener el récord europeo de vacunación y el de contagios
El sector ultra que quiere reactivar el recurso contra el aborto en el Constitucional
Análisis - El trabalenguas de Casado, por Neus Tomàs

Feminismo para tontos

Asesinatos de Anna y Olivia (y Beatriz): predecir vs. prevenir

0

¿Se podían predecir?, se han hartado de preguntar en los medios, y los expertos psiquiatras lo están diciendo muy claro: no. El asesino tendría que haberlo manifestado explícitamente, que no es el caso, o habría que haber interpretado sus pasos, palabras y gestos de ese día y eso, aún para los expertos, hubiese sido prácticamente imposible. Pero detrás de este “es que no se podía predecir” detecto un cierto alivio de conciencia como eximente de la responsabilidad social que nos corresponde a cada uno. No se podía predecir, pero se podía prevenir.

¿Se puede prevenir el próximo asesinato de una mujer o de sus hijos por violencia de género? SÍ, definitivamente, conociendo las señales de maltrato desde el inicio. Afiancemos conceptos: asesinatos de hombres a sus parejas o exparejas: violencia de género. Asesinatos por parte de hombres a hijo/s de sus parejas o exparejas: violencia de género. ¿Qué es la violencia de género?: machismo. ¿Se detecta el machismo? SÍ. 

Al grano: las señales. Los maltratadores repiten una serie de comportamientos que van aprendiendo entre ellos y los van mejorando y perfeccionando. Son un patrón, un perfil, un manual. En algún momento empiezan, y desde ahí se puede detectar el comportamiento de maltrato. Tienes dos maneras de detectarlo: o porque te lo dice la mujer directamente o porque tú lo ves y lo escuchas. Son repetidos, esto es, si hay una falta de respeto y la mujer expresa que le molesta y no cesan, entonces es maltrato. He aquí algunas señales de inicio de maltrato:

1) Molestarla: con insultos, vejaciones leves o humillaciones. Quiere ver cómo reacciona ella. Si ve o presiente que le molesta, o ella dice que le molesta, lo repetirá una y otra vez con la excusa al principio de que es broma y ella no aguanta las bromas. La mujer deberá tener “sentido del humor” y aguantar. 2) Provoca celos: la compara con otras mujeres, si puede ser cercanas (amigas y familiares) haciéndole percibir que ella es/está peor: en la fase de enamoramiento genera en la mujer mucha inseguridad y miedo a perderle, por lo que se aviene a los cambios que él desea en el nombre del amor. El doble efecto malvado de este maltrato es que la mujer tenderá a alejarse de estas mujeres para no tener que aguantar comparaciones y le provoquen baja autoestima. Es el principio del aislamiento. 3) Críticas a todo su entorno: es la continuación del aislamiento.

Todo esto aderezado con todos los elementos de la fase del enamoramiento porque claro, no todo va a ser malo todo el rato porque si no me pillan. Tengo que compensarlo con mucho encanto, con muchos halagos y piropos. Y si cometen “un error” o ella se aleja, acto seguido viene el arrepentimiento con disculpas y lloros y “va, venga, que era broma y te amo”. Estos dos comportamientos, el “bueno”, y el “malo”, se van compaginando constantemente. Esto destroza mentalmente a la víctima y la anula desde el principio porque no piensa con claridad. La tendencia de la mujer es a pensar “ha cometido un error porque...(inserte excusa)” “me quiere” y “lo puedo cambiar”. Ninguna de las tres es cierta, claro. NINGUNA. JAMÁS.

Cuando se tiene educación y formación en violencia machista se empieza a detectar el maltrato de una manera meridianamente clara. Hay otro factor para detectarlo que tenemos pero que no le damos valor: la intuición. Damos a la intuición un significado esotérico o de ciencia oculta. Nones. La intuición es una percepción que se tiene y procede del inconsciente, del bagaje en valores que poseemos, y cuando algo choca con estos valores, tratarlos con la razón de cara a un ser querido es muy complicado, con lo que le damos el significado negativo con la intuición. Así que si intuyes que una palabra, un gesto hacia una mujer no es correcto, hazle caso. 

Dejar de hablarte, desaparecer por horas/días, control de tu teléfono y relaciones, celos, infidelidades...esto es sólo el principio. Lo que viene después es el infierno. Estos inicios ya son una tortura que no va a acabar a no ser que la mujer, con ayuda, le ponga fin. El maltratador hace todo esto de forma consciente, sin enfermedad ni nada, por sí solito, porque es un machista posesivo. Si vamos conociendo y reconociendo que estos comportamientos ya es maltrato y que irá a más, y si hacemos algo por pararlo cuando lo detectamos (en esta fase son muy, muy cobardes), podemos prevenir el asesinato, los asesinatos de la violencia de género y de la violencia vicaria dentro de la violencia de género. Además, podemos parar que la vida de la mitad de la población, más la de sus hijos, sea potencialmente destrozada hasta el fin de sus días. Para entonces igual podrás decir eso de “cómo voy a ser machista si tengo hermanas” y que sea verdad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps