Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Una Canarias con certezas y no sorpresas

Canarias es la región ultraperiférica española de la Unión Europea. Una tierra alejada del territorio peninsular. Una tierra fragmentada en ocho islas. Con serios problemas económicos, políticos y sociales. Pero, a pesar de la lejanía y de estos problemas, los canarios nos sentimos tan orgullosos como el resto de los españoles de haber contribuido con nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo e, incluso, con nuestro sacrificio, al fortalecimiento, al crecimiento y también a la unidad de España durante los cuarenta años de vigencia de la Constitución. Una España que, naturalmente, es la patria común e indivisible de todos los españoles.

La situación de nuestro país requiere de claridad de ideas en aquellos que aspiramos a dirigir las diferentes Comunidades Autónomas. Es verdad que el 26 de mayo celebraremos – por el momento – elecciones a los Ayuntamientos, Cabildos, al Parlamento Europeo y al Parlamento de Canarias. Pero no es menos cierto que los presidentes de los gobiernos autonómicos que resulten elegidos, deben ser claros en sus planteamientos sobre política nacional dada la terrible inestabilidad del actual Gobierno de España.

Vivimos en los últimos tiempos un periodo de aparente transformación del sistema de partidos políticos existente en España. Un periodo en el que los extremismos han accedido a determinadas instituciones públicas. También en Canarias, como lo ha demostrado durante todo el mandato el pacto en el Cabildo de Gran Canaria y en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de la izquierda nacionalista de Nueva Canarias con la extrema izquierda de Podemos y unos socialistas sin rumbo. Pero en esta vida casi nada sucede por casualidad y a las cosas hay que llamarle por su nombre: no hay nada que favorezca más los extremismos que este contubernio de socialistas, populistas e independentistas que gobierna España.

Cuando al actual presidente del Gobierno de España le acompleja defender la unidad de la nación, le acompleja defender la Constitución y le acompleja defender a la Corona, es que España está en serio peligro. Un riesgo aún mayor para los canarios, porque nuestras características geográficas nos sitúan como el territorio nacional más alejado de la Península. Con su política radical, el PSOE alimenta cada día a los extremismos tanto de izquierdas, como de derechas. Y que nadie tenga duda alguna: los perjudicados no son los socialistas, sino que la primera víctima de Pedro Sánchez se llama España

Una nación como España, tan grande y con tanta historia, no puede estar al servicio de una ambición personal de poder. Porque es la primera vez en la historia que en España tenemos un presidente y un gobierno que no hemos elegido los españoles: tenemos un gobierno que no queremos los españoles. Ni siquiera le hemos votado. Pedro Sánchez es una anomalía histórica, en el PSOE, en España y en los Estados europeos contemporáneos. 

Los canarios asistimos asombrados a esta irresponsabilidad histórica de unos socialistas que reivindican la España guerracivilista, fomentando los enfrentamientos y tratando de identificar nuestro país con la etapa más negra de nuestro pasado. La complicidad del PSOE con los golpistas de Cataluña es la mayor traición a España que se recuerda en nuestra historia reciente. Y nadie entiende cómo no se les cae la cara de vergüenza a los socialistas canarios, que miran hacia otro lado frente a la radicalidad del todavía presidente del Gobierno de España.

Pedro Sánchez perjudica seriamente la salud de los españoles, la salud de la sociedad, de la economía y de la convivencia en paz. Y, desde luego, perjudica seriamente el bienestar de los canarios, que asistimos indignados a cómo el todavía presidente decide quitarnos el dinero aprobado por el anterior gobierno del Partido Popular, para destinarlo a amansar a sus socios radicales.

El PSOE es el mejor amigo de los enemigos de España. Y Canarias y España no están para sorpresas, sino para certezas. No hay nada más retrógrado, en términos democráticos, que negarse a que los españoles expresemos en las urnas lo que queremos para nuestro país. Tengan la seguridad de que a Pedro Sánchez volverán a echarle del PSOE; pero antes le tenemos que echar nosotros del Gobierno, con la fuerza democrática de las urnas.

Y para ello, necesitamos más Partido Popular, más centro-derecha: con todo el centro y también con toda la derecha. Porque sólo desde los principios liberales que han permitido los mayores periodos de crecimiento sostenido en España y en Europa, podremos afrontar un futuro con optimismo para nuestra gran nación. Y sólo con los valores que comparten la mayoría de los canarios, podremos afrontar el doble reto que tenemos en mayo: acabar con treinta años de un dominio nacionalista que sitúa el Estado de Bienestar del Archipiélago a la cola de España en sanidad, educación, empleo y dependencia; y evitar, así, que en este país la izquierda vuelva a parar el reloj de Canarias.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2019 - 09:47 h

Descubre nuestras apps

stats