Clavijo cree que todo el mundo es como él (y como Doreste)

Fernando Clavijo, senador y expresidente de Canarias.

1

La prensa del movimiento clavijista nos obsequió el pasado domingo con una magna entrevista al expresidente de Canarias y hoy senador (aforado) por la Comunidad Autónoma de Canarias con el objetivo principal de frustrar la carrera de la fiscal anticorrupción de Santa Cruz de Tenerife, María Farnés Martínez, una de las candidatas a dirigir el Ministerio Fiscal en esa provincia. El argumento utilizado no puede ser más infame: por culpa de esa fiscal, viene a decir Clavijo con su lenguaje navajero habitual, Coalición Canaria perdió el Gobierno de Canarias, es decir, le quitaron la presidencia del Gobierno. Más técnicamente habría que añadir que por la imputación de Fernando Clavijo en el llamado caso Grúas, ese partido perdió las elecciones el pasado 25 de mayo de 2019.

Maneja buena información Fernando Clavijo cuando asegura que María Farnés Martínez es una de las más firmes candidatas a ser la fiscal jefa en Santa Cruz de Tenerife. Y es más que probable que sea una de las favoritas, quizás por haber demostrado que, a pesar de los años que lleva ejerciendo en esa provincia, y más concretamente en la isla de Tenerife, no se ha dejado contagiar por el virus de Coalición Canaria. Ella dirige la acusación pública en el caso Willy García, la gestión de la Radio Televisión Canaria en tiempos del penúltimo presidente de ese partido, Paulino Rivero, y ella se mantuvo firme al frente de la investigación del caso Las Teresitas, a pesar de las muchas presiones al poder judicial que provinieron incluso del Partido Popular a través de aquel dechado de honradez política llamado José Manuel Soria López.

La actual fiscal jefa de la provincia, Carmen Almendral, pese a ser de la minoritaria Unión Progresistas de Fiscales (UPF), a la que pertenecen la fiscal general del Estado y el fiscal jefe de Canarias, Dolores Delgado y Luis Del Río, respectivamente, no goza de los mismos apoyos. Algunos episodios bastante llamativos, como el papel del primer fiscal destinado al juzgado que instruye el caso Grúas, o la desafortunada aparición estelar de Javier Velasco Almendral, su hijo, como abogado del bufete Choclán asistiendo a Clavijo en una de sus comparecencias como imputado, han desembocado en la pérdida de fuerza de su candidatura.

Dice el expresidente y hoy senador, en una clara intromisión en la elección de próxima jefa de los fiscales, que va a dar igual el resultado de la votación en el Consejo Fiscal porque, por lo que él sabe, la fiscal general eligirá a María Farnés Martínez. Efectivamente, la propuesta del Consejo Fiscal no es vinculante y será la decisión de Dolores Delgado la definitiva.

Lo que no quiere Clavijo, y por ende la vieja Coalición Canaria de la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI), es que el Ministerio Público sea dirigido por una profesional que no les tiene miedo ni les debe ningún favor. Que cumple con su trabajo y no se deja amedrentar por la prensa del viejo régimen, Y menos ahora que ese partido ha perdido significativas áreas de poder autonómico y local y no puede ejercer las presiones que siempre ha ejercido ni tiene la influencia de antaño.

Como cuando consiguió a través del PP hacer presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) a Antonio Doreste, al que promocionó precisamente en la creencia de que agradecería el nombramiento con generosos gestos. Como, por ejemplo, emitir dos votos particulares para quedarse con el caso Grúas y arrebatarlo de las garras de una Audiencia Provincial que siempre apreció indicios de delito en el asunto en plena coincidencia con esa fiscal ahora tan denostada, hasta el punto de ordenar en dos ocasiones la práctica de diligencias.

Fernando Clavijo y sus huestes creen que todo el mundo es como ellos. 

Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2020 - 22:48 h

Descubre nuestras apps

stats