eldiario.es

Menú

MUCHO: 'Triunfan los grupos que hacen lo que quieren'

MADRID

Tras la disolución de The Sunday Drivers, tres de sus miembros originales y el teclista de su última gira se miraron los bolsillos y vieron que había dinero en ellos. Juntaron 11 canciones, entraron 15 días en un estudio, dedicaron dos semanas a la mezcla y el resultado fue MUCHO.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 11 (EUROPA PRESS - Miguel Martorell)

La Banda MUCHO En Una Foto Promocional

La Banda MUCHO En Una Foto Promocional

Tras la disolución de The Sunday Drivers, tres de sus miembros originales y el teclista de su última gira se miraron los bolsillos y vieron que había dinero en ellos. Juntaron 11 canciones, entraron 15 días en un estudio, dedicaron dos semanas a la mezcla y el resultado fue MUCHO.

'Mucho' es el disco de presentación de esta nueva banda formada por músicos conocidos. Tres de ellos -Miguel (bajista) Fausto (guitarra) y Carlos (batería)- tocaron durante diez años en The Sunday Drivers hasta su extinción el año pasado. El cuarto en discordia es Martí (voz y guitarra) teclista durante la última gira de la banda toledana y antiguo miembro de Underwater Tea Party.

Tras formar MUCHO, se llevaron once canciones a los estudios Blind Records de Barcelona -"un lugar que teníamos enfilado desde hace muchos años"-, donde Santos Berrocal y Florent Ferrer pusieron su granito de arena al disco debut del grupo. Quince días de grabación y otras dos semanas de mezcla, y listo.

Con referencias musicales "muy guiris", explican en una entrevista con Europa Press, los MUCHO han hecho lo que más les gustaba. La primera diferencia, la más evidente, que se encontrará el que ya los conociera en sus anteriores bandas es el idioma: por primera vez se han atrevido a cantar en español.

"Empezando de cero a componer con el español, resulta fácil hacerlo", explica Martí, responsable de las letras de MUCHO, que considera que la dificultad del cambio de idioma es "una barrera autoimpuesta". Autoimpuesta, pero existente, reconocen Miguel y Fausto, que recuerda cómo "había sonrisas en el local" cuando ensayaban los temas en castellano.

Letras, en cualquier caso, también "muy guiris", sin una intención narrativa clara, un mosaico de frases que evocan imágenes más que una historia concreta. "He intentado ser críptico porque me gusta que haya misterio y poesía, que cada uno saque su propia interpretación", añade Martí.

La siguiente diferencia: la música. Las canciones de MUCHO son concisas, directas, con un espíritu muy rock. "Esa era la intención, volver a la esencia de las canciones y de la armonía", señala el cantante. Fausto, aún así, dice que algunos le han dicho: "os reconozco perfectamente en vuestros papeles".

Con los Black Kiss, Phoenix o The Racounters como referencias, Martí considera que MUCHO hace una música que "ningún otro grupo español" hace. "Suena de chulo, pero lo creo, no tenemos nada que ver con la música que hace gente de nuestra quinta", señala, al tiempo que considera que "falta un poco de riesgo" en el panorama musical actual.

'AHORA NOSOTROS LE ROBAMOS A LOS SELLOS'

"Vetusta Morla, Love of Lesbian, Sidonie, son músicos que hacen su música personal, por eso les va bien. En otros grupos no escucho eso, escucho corsés o que intentan sonar como otros grupos", dice el vocalista, mientras el resto matiza que, a pesar de sus referencias musicales, ningún grupo debe ceñirse a ellas exclusivamente.

Parte de ese riesgo es también lanzarse con un nuevo proyecto con la que está cayendo, "pero es que es lo bonito de todo esto", dice Miguel. "Además, en épocas de crisis es cuando hay que ser emprendedores. Esto es como montar una empresa de distribución de comida, solo que nosotros hacemos canciones", añade Martí.

Tras optar por la autoedición, los MUCHO tienen claro que "hay una nueva forma de hacer negocio en la música" fruto de la "evolución del mercado". "Puedes llamarlo crisis, pero básicamente es que hay un formato obsoleto y que durante años ha sido sobrevalorado".

"Yo nunca he ganado dinero con los discos porque me lo robaban los sellos" -apunta Martí- "ahora se lo robamos nosotros a ellos", culmina Carlos, mientras Fausto reflexiona: "Es muy llamativo que las bandas que han triunfado en los últimos años lo han hecho por su cuenta".

Recordando su experiencia en un sello indie, el guitarrista señala: "Si estás en una multinacional que te roba, el consuelo es que tiene presupuesto y puedes grabar un buen disco, pero estar en una indie, que te robe y que encima no tenga presupuesto. Además de que los contratos discográficos son para siempre; las hipotecas son solo a 40 años".

"Te sientes idiota, es como ir y darles tu hijo y no recibir nada a cambio", apunta Martí. De ahí que se busquen nuevas formas de promoción y negocio. Un ejemplo es su antiguo compañero Jero Romero, que gracias a una iniciativa a través de Verkami ha conseguido en un solo día los 10.500 euros que necesitaba para grabar su primer álbum en solitario.

MUCHO se "quita el sombrero" ante Jero, antiguo vocalista de The Sunday Drivers, con el que todavía guardan muy buena relación. La disolución, al fin y al cabo, fue más por necesidades creativas que por disputas entre ellos.

"Los grupos son como las novias, los dos primeros años el romance es espectacular y pasional, luego todo se asienta y es rutina", señala Martí. Así, con la segunda o la tercera novia "ya sabes cómo tocarla", bromean.

El caso es que aquella energía que buscaban al salir de The Sunday Drivers, aquel 'respirar creativo' del que hablaba Jero para justificar la disolución de la banda, les ha llegado a todos: a Jero con su proyecto en solitario; a Lyndon Parish con No Band for Lluvia; y al resto con MUCHO: "Es una especie de segunda juventud, de repente encuentras otro lugar en la música; seguimos haciendo lo mismo, pero tenemos otro gusano dentro distinto".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha