Decenas de ciudadanos se vuelcan con los migrantes abandonados en Las Palmas de Gran Canaria

Vecinos y vecinas de Gran Canaria se trasladan a la Plaza de la Feria, donde 227 migrantes quedaron en desamparo tras ser expulsados de Arguineguín

La población de Gran Canaria ofreció este martes una lección de solidaridad frente al caos institucional que abocó a 227 migrantes a pasar seis horas en desamparo en la Plaza de la Feria, en la capital de la Isla. Vecinos de distintos municipios se acercaron a la zona a mostrar su apoyo a los magrebíes y a llevarles agua y alimentos, haciendo más llevadera la incertidumbre de no saber si esa noche iban a dormir bajo un techo o a la intemperie. Entre ellos estaba Rosi, que "ante una situación tan injusta", no pudo resistirse a acudir junto a su hermana a buscar algunos bocadillos y otros alimentos para estas personas.

A las 16.00 horas, la Policía Nacional los sacó del muelle de Arguineguín, donde permanecen hacinadas hasta este momento 2.301 personas. A partir de entonces quedaron en situación de calle, y en tres guaguas fletadas por el Ayuntamiento de Mogán fueron enviados a Las Palmas de Gran Canaria. Allí, entre el Consulado de Marruecos y la Delegación del Gobierno, migrantes, periodistas, vecinos y miembros de entidades como Cruz Roja o CEAR, pasaron seis horas. Después, el Ministerio de Migraciones, que se enteró esa misma tarde de lo que había sucedido al sur de la Isla, ordenó su traslado a plazas de acogida habilitadas en algunos complejos hoteleros.

Cuando llegaron las guaguas que volverían a transportarlos a un lugar diferente, la población de Gran Canaria los despidió con aplausos y gestos de cariño. A lo que los migrantes respondieron de la misma manera, aplaudiendo a los vecinos y vecinas que pusieron cordura en una tarde de caos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats