Cinco marcas se disputan el espacio del centroderecha en Canarias

Sesión plenaria en el Parlamento de Canarias.

Unidos por Gran Canaria, el partido nacido como escisión del Partido Popular después de que en 2015 expulsara al histórico José Miguel Bravo de Laguna, puede ser la mayor sorpresa en las próximas elecciones del 28 de mayo en el espacio de centroderecha. Su hijo Lucas preside la formación desde junio de 2021 y ha incluido en el proyecto rostros conocidos en la política como Enrique Hernández Bento (ex Delegado del Gobierno en Canarias con el PP), para la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria, o el piloto automovilístico y exalcalde de Arucas y diputado José María Ponce, cuya presentación al Cabildo de Gran Canaria desbordó Infecar. A pesar de su inclinación hacia la derecha, donde disputa el espacio a otras cuatro formaciones (PP, CC, Vox y Ciudadanos) se define como una formación “insular” que busca el equilibrio entre islas, donde “hay gente de derecha, de centro y de izquierdas”, según Cristian Cerpa, secretario de Comunicación del partido, y que mantiene una clara línea roja: el veto a Vox, “que es un partido que tiene un programa de ámbito nacional y extremo”.

El puzzle de la izquierda en Canarias y el reto de llegar a acuerdos en 2023

El puzzle de la izquierda en Canarias y el reto de llegar a acuerdos en 2023

El partido ya se presentó a las elecciones de 2019, pero lo hizo de la mano de Coalición Canaria, formación que ahora “es el que está más distanciado de Unidos por Gran Canaria”, según Cerpa. La alianza se formalizó en 2018 porque “en su momento, José Miguel Bravo de Laguna entendió que Coalición Canaria se podría grancanarizar, pero eso es imposible, ellos tiran para Tenerife y las cuestiones que se proponían para Gran Canaria nunca tenían cabida”.

Sobre el PP, Cerpa indica que “siempre se consideró, erróneamente, que el partido insular de Gran Canaria era el PP, por eso no caló el mensaje de un partido grancanario, ahora el PP está claramente escorado hacia Tenerife, por eso Unidos por Gran Canaria es más necesario que nunca”.

UxGC reconoce que es más beligerante con el PP y CC porque sus votantes “pueden ser del espectro de centroderecha”, pero esta vez irá a las elecciones “absolutamente en solitario”, llegando a algunos acuerdos con formaciones de ámbito municipal.

Cerpa reivindica que por primera vez Gran Canaria cuenta con un partido insular, como ya tienen todas las demás islas en el Archipiélago. “Insular, que no insularistas”, remarca Cerpa, “porque nos sentimos canarios y españoles”. Y añade que ve las elecciones “con ilusión” porque cree que UxGC será “el partido sorpresa”. Ya han presentado candidatura en la mayoría de los municipios de la Isla. Aún les falta construir una lista en Tejeda, Valleseco y La Aldea de San Nicolás, pero su aspiración en presentarse en los 21 municipios, el Cabildo de Gran Canaria y, también las autonómicas.

Reconoce que la máxima aspiración del partido es obtener representación en el Parlamento “y jugar el papel que ahora mismo juega Curbelo con ASG”, pero “sin pasarnos tanto de frenada”, porque, insiste, lo que reivindica es “equilibrio y lo que corresponde a Gran Canaria”, a la que considera “maltratada” en inversiones. Sin embargo, la formación aún no ha presentado candidatura a la Cámara, aunque lo obvio es que sea Lucas Bravo de Laguna.

CC y PP, en disputa por ser segunda fuerza, según el Sociobarómetro

En ese espacio, el tablero político de centroderecha en las Islas está en disputa entre Coalición Canaria (CC) y el Partido Popular (PP), principalmente, además de Vox y Ciudadanos. Al menos así lo refleja el Sociobarómetro de la UNED elaborado en base a más de 3.200 encuentras entre octubre y noviembre, que los sitúa luchando por ser la segunda fuerza en los siguientes comicios, lejos del PSOE, que volvería a reeditar la victoria en los comicios autonómicos. De celebrarse hoy las elecciones autonómicas, el partido que ha gobernado Canarias desde 1993 hasta 2019 podría perder entre cinco y dos escaños, es decir, de los 20 diputados que obtuvo en los anteriores comicios a entre 15-18 asientos. Y el PP mejoraría sus resultados: de los 11 sillones que ocupa en el Parlamento, pasaría a una horquilla entre 15 y 18. Ambas obtendrían un porcentaje de voto aproximado al 18,5%.

Para el portavoz del Grupo Nacionalista Canario-Coalición Canaria (GNP-CC) en el Parlamento, José Miguel Barragán, la encuesta que elabora la UNED por encargo del Gobierno de Canarias no tiene validez. Recuerda que incluso los propios responsables del Sociobarómetro matizaban que las estimaciones deben tratarse con cautela ante la lejanía electoral y la progresiva presentación de candidaturas. Bajo esta consideración, Barragán vaticina que ningún partido obtendrá mayoría absoluta (36 de los 70 escaños del Parlamento) “y se necesitará pactar”. 

Tiene claro que solo mantiene una línea roja: Vox. Sobre Podemos, partido que la formación también ha incluido en ese veto para formar alianza, Barragán rebaja el discurso: “Ellos han tenido más problemas contra nosotros, que nosotros contra ellos; de hecho hay instituciones en las que hemos votado de forma conjunta”. El partido aspira a toda costa a recuperar el objetivo para el que fue creado: gobernar, sin revelar sus preferencias, bien con el PSOE o con el PP.

En 2019, CC intentó a la desesperada evitar quedar relegada a la oposición, ofreciendo incluso al PP la Presidencia a pesar de que había sido la tercera fuerza más votada en las Islas, con 11 diputados, y sumando a Ciudadanos y la Agrupación Socialista Gomera. Pero Casimiro Curbelo se decantó por sumar sus tres diputados al PSOE, Nueva Canarias y Podemos para formar el denominado Pacto de Las Flores

Barragán reconoce “el error como secretario de Organización” en las negociaciones frustradas. Que luego trajeron lo que denomina “un ataque a la línea de flotación en varias instituciones de CC, con mociones de censura para echarnos”. La formación quedó apeada de los siete cabildos insulares y de plazas históricas como San Cristóbal de La Laguna o Santa Cruz de Tenerife, aunque esta última la acabaría recuperando. 

CC no espera forjar nuevas alianzas más allá de sus tradicionales acuerdos con partidos insulares y locales. Sí trata de renovarse en algunas plazas presentando caras relativamente nuevas, con María Fernandez como candidata en el Cabildo de Gran Canaria. Sin embargo, su acto de presentación apenas contó con 200 asistentes mientras UxGC hizo lo propio el mismo día con José María Ponce, congregando a unas 1.000 personas.

El secretario general del PP en Canarias, Poli Suárez, reconoce que en la formación ha vivido “momentos de mucha incertidumbre”, en los que lo han pasado “realmente mal” tras los comicios de 2019, cuando el partido vivió un periodo convulso que confluyó en el liderazgo de Alberto Núñez-Feijoo en el ámbito nacional y con Manuel Domínguez, en el regional desde enero de este año. “Nos marcó a todas las direcciones insulares un camino que debemos recorrer para recuperar la confianza de quienes alguna vez apostaron por nosotros”.

El PP no forma parte de un gobierno regional desde la primera legislatura de Paulino Rivero, cuando lideraba la formación José Manuel Soria, aunque tras las elecciones de 2019 sí ganó algunas plazas importantes, como el Cabildo de La Palma. Sobre las expectativas de cara a los comicios del año que viene, Suárez se muestra “realista”, pues aunque “hay encuestas que nos convierten en segunda fuerza y otras nos sitúan como tercera fuerza”, se trata de “una foto del momento” que sirve para “enfocar el trabajo que tenemos que hacer para llegar a la ciudadanía”.

Suárez define al PP como “la alternativa real” al gobierno actual y se marca como objetivo “recuperar la confianza o ilusión en el electorado que hemos tenido y obtener los mejores resultados posibles para poder estar en las instituciones”. Para ello, ya han presentado candidatura en ayuntamientos como Telde, con el senador Sergio Ramos, o Mogán, en Gran Canaria y Güimar o Los Realejos, en Tenerife. “ Tenemos unos plazos que nos ha marcado la dirección nacional y todo indica que antes de final de año, las candidaturas se harán públicas”, explica Suárez.

La única línea roja que tiene el PP es Podemos, porque ambos partidos tienen “programas contrarios”. Sobre Vox, Suárez recuerda que no tienen representación en las islas y tampoco conoce a ningún dirigente de dicho partido. “Lo que tenemos que hacer es trabajar, convencer a los canarios para que apuesten por el PP y no por esa formación política”, añade.

Ciudadanos y Vox

A Ciudadanos, con representación en varias instituciones como el Cabildo de Tenerife y el Parlamento regional, se le da por muerto en los siguientes comicios: el Sociobarómetro le otorga un 2% de apoyos, muy lejos del 7,5% que en mayo de 2019. “Entendemos los resultados porque en Canarias hemos sufrido el episodio de transfuguismo de nuestra portavoz autonómica [Vidina Espino, ahora en CC]. A esto se suma todas las dificultades que atraviesa el partido en el ámbito nacional. La imagen que se ha dado no ha sido buena”, reconoce Isabel Bello, secretaria de organización del partido en Canarias, que niega que la formación vaya a desaparecer del mapa. 

De momento, Bello dice que en las Islas están a la expectativa del resultado de la refundación del partido en la Asamblea Nacional, que se celebrará en enero, después del Día de Reyes. Hasta esa fecha, Ciudadanos en Canarias no presentará ninguna candidatura, a pesar de que ya cuentan con algunos nombres cerrados. “Estamos trabajando en las distintas candidaturas y ya hay algunas definidas, cuando llegue el momento, esperamos desterrar ese bulo recurrente de que Ciudadanos está muerto o desaparece, porque en absoluto”, remarca Bello.

Lo que sí adelanta, es que el partido no se presentará en todos los municipios ni en todos los cabildos de Canarias, porque carecen de la implantación suficiente en plazas como La Gomera o El Hierro. “Pero en todos los municipios en los que obtuvimos representación institucional y alguno otros, sí estaremos”, anuncia Bello, que reconoce que el partido está en dificultades y, por ende, no está en situación de expandirse sino de mantenerse y tratar de consolidar los cargos obtenidos. “Trabajaremos por trabajar en recuperar la confianza de la ciudadanía en Canarias porque creemos que hay posibilidades. Y aunque no se obtuviera representación, no importa. ya hubo una época en la que no tuvimos representación en el Parlamento. Intentaremos mantener alguna y en eso trabajamos”, concluye.

Como indica el Sociobarómetro de la UNED, Vox obtendría un 3,7% de los votos, por lo cual, se quedaría de nuevo sin representación en el Parlamento regional, pues es necesario obtener al menos el 4% de las papeletas regionales o el 15% de las de una isla para entrar en la Cámara autonómica.

El pasado 28 de noviembre, el partido fracasó en su intento de manifestarse en Las Palmas de Gran Canaria en protesta contra el Gobierno central, tal y como había planeado el partido en diversas ciudades españolas para pedir la dimisión del Ejecutivo central y la convocatoria de elecciones anticipadas. En la zona escogida para celebrar su concentración, la Plaza de Santa Ana, tenía lugar una carrera infantil organizada por el propio Ayuntamiento capitalino. Y la Policía Nacional les comunicó que no era posible compartir el espacio por la gran afluencia de público que había congregado la carrera, que también incluía actuaciones musicales. Sí consiguió concentrarse frente al Cabildo de Tenerife para protestar contra el Gobierno de España, al igual que sucedió en otros lugares del territorio nacional.

En Canarias, Vox no tiene representación en ninguna administración: ni en el Parlamento autonómico, ni en los siete cabildos insulares y tampoco en ninguno de los ayuntamientos. Tan solo logró dos diputados en el Congreso, uno por cada provincia. Y, sobre todo en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, su estructura ha estado marcada por el vacío y la falta de militancia. Aún se desconocen candidaturas del partido en las Islas.

Etiquetas
stats