La táctica de Fernando Clavijo en el Senado: mociones destinadas al fracaso luego difundidas como desprecio a Canarias

Fernando Clavijo, en el Senado

Carlos Sosa


2

Una sucesión de mentiras pronunciadas en un minuto y medio llevaron este martes a Fernando Clavijo al rincón de los políticos “trileros” del Senado español. El senador por la Comunidad Autónoma de Canarias y secretario general de Coalición Canaria defendía en la comisión Constitucional de la Cámara Alta una moción propia en la que instaba al Gobierno a “recuperar la Comisión Delegada para Asuntos Migratorios para garantizar la coordinación entre los diferentes departamentos en relación con la crisis migratoria de Canarias y los futuros procesos migratorios”. 

Como es norma desde que el expresidente de Canarias abandonó la política regional y se refugió en el Senado para aforarse ante el Tribunal Supremo, donde ya ha conseguido librarse de una de las dos imputaciones penales que pesaban sobre él, el debate de la moción fue precedido de un comunicado de prensa de Coalición Canaria anunciándolo, con el ofrecimiento de declaraciones al término de la comisión para comentar lo que se preveía que ocurriría: que las fuerzas mayoritarias en la Cámara la rechazarían. Es la táctica habitual, presentar mociones imposibles para que sean rechazadas por los partidos que apoyan al Gobierno y luego trasladar a la ciudadanía a través de sus medios afines que el Ejecutivo de Pedro Sánchez desprecia o abandona a Canarias a su suerte.

Pero Clavijo en esta ocasión cometió un error que ha provocado que el resto de fuerzas le afeara su actitud: inventarse que la moción había sido trabajada por él con las instituciones canarias, gobernadas ahora mayoritariamente por el PSOE.

“He podido trabajar esta moción con el alcalde de La Laguna, alcalde del municipio del que fui alcalde también, del Partido Socialista, gobernando con Podemos (...); he podido hablarlo con el presidente del Gobierno de Canarias, he podido hablarlo incluso con los compañeros del Cabildo de Tenerife, que tampoco gobernamos nosotros”.

Al alcalde de La Laguna esa afirmación le parece “una mentira repugnante”. Luis Yeray Gutiérrez, del PSOE, ha desmentido rotundamente en conversación con este periódico haber trabajado nada con Fernando Clavijo. A lo más que llega es a reconocer que se encontró con él en el Senado el día que tomaba posesión una de las bestias negras de Coalición Canaria (CC), Santiago Pérez, del PSOE. El alcalde se muestra indignado con la utilización a su juicio partidista que está haciendo CC y Fernando Clavijo más concretamente del fenómeno de la inmigración, que tiene precisamente en la ciudad de La Laguna uno de los focos de conflicto más importante por situarse en ese municipio el polémico centro de acogida de Las Raíces.

Un pasquín firmado por el último alcalde de CC en esa ciudad, José Alberto Díaz, corrió de mano en mano este martes en el debate de la moción de Clavijo. El PSOE lo mostraba para evidenciar la utilización que el partido nacionalista hace del repunte migratorio, “con frases cercanas al discurso de Vox, de fomento del odio: primero nosotros y luego los que vengan de fuera, sin tener en cuenta las condiciones humanas del que viene de fuera”, manifiesta a este periódico la senadora socialista Estefanía Martín Palop, que actuó en ese debate en nombre de su partido. 

Martín Palop intentó sin éxito que Clavijo aceptara una enmienda a su moción, pero a él “lo que le interesa es construir un relato que no se sustenta en verdades: habla de inacción o descoordinación. No se crean 7.000 plazas si hubiera descoordinación, aunque siempre se puede hacer mejor. Pero el señor Clavijo miente cuando dice que el Gobierno de España no se preocupa por Canarias (...) hace trilerismo político porque no ha podido recoger muchos frutos electoralistas”.

Además del alcalde de La Laguna, también han desmentido a Clavijo el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, y el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ambos del PSOE. “No es cierto”, contestó a este periódico el primero. “El presidente hace mucho tiempo que no ha hablado con Fernando Clavijo”, dijeron desde Presidencia del Gobierno a requerimiento de este diario.

La senadora socialista Estefanía Martín Palop confiesa que lo está conociendo ahora pero que le sorprende de él que esquive “el consenso y el diálogo” para solucionar los problemas de Canarias. “No le interesa porque serían otros los que pueden mejorar las cosas, y él lo que quiere es salir en los informativos diciendo que todo está fatal. Se olvida de que su partido ha estado 25 años gobernando y jamás asumieron la responsabilidad de dar respuesta a la política migratoria, sobre todo cuando gobernaba el PP. Busca un discurso de odio: un enemigo, le achaco todos los problemas del mundo, y a los aliados los hago culpables”.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats