La portada de mañana
Acceder
Madrid retuerce datos para no tomar medidas y el Gobierno evita intervenir
Villarejo advirtió de que el exnúmero dos de Interior "tiraría" hasta llegar a Rajoy
Opinión - Las mentiras de Casado y Ayuso sobre Madrid, por Ignacio Escolar

Las redes “insociales” de la restauración en Canarias

Logotipo de Instagram, Facebook y Twitter

Javier Suárez

Las Palmas de Gran Canaria —

0

Llega septiembre y tras unos pequeños días de descanso toca volver a contarles lo que veamos y sintamos de la gastronomía en Canarias. Será un otoño muy movido y con mucha incertidumbre para una sociedad golpeada, pero desde estas páginas intentaremos mantener contra viento y marea fuerzas, ganas, voluntad y profesionalidad a la hora de sumar sinergias y apoyo al sector. Pero eso no es óbice para que no todo sea de color de rosa, hay una amplia gama de colores y sobre eso les vengo a hablar hoy en un pequeño artículo de opinión, porque es sólo eso, opinión personal e intransferible.

El siglo XXI ha llegado para quedarse y esta pandemia ha cambiado por completo nuestra manera de vivir. Si por un lado el dinero en efectivo cada vez está más desaparecido de las carteras de los comensales, la influencia de las redes sociales a la hora de elegir qué restaurante visitar o dónde quedar para tomar algo cobra mayor fuerza. Y esto sí que ha venido para quedarse de manera irrefutable.

Pero aquí en Canarias me parece que una gran parte por no decir la inmensa mayoría del sector hostelero aún no se han dado cuenta, o no se la quiere dar, de la importancia de las redes y sobre todo del buen manejo/uso de cada una de ellas. Y aunque se podría dividir por sectores como son bares/cafeterías, restaurantes, bar de copas, terrazas o discotecas, voy a englobarlo todo en uno. Los que más y mejor comunican porque son conscientes de la importancia para su clientela son los locales de noche, sin duda alguna, ya que ver a la gente arreglada y disfrutando, target joven y muy dinámico en las redes sociales hace que cada una de ellas, a su estilo, lleven una comunicación fundamentadas en Instagram y Facebook principalmente, pocas interactúan en Twitter.

Y en el polo opuesto tendríamos la dupla restaurantes y bares/cafeterías, donde si exceptuamos a una exquisita minoría, la comunicación online brilla por su ausencia, y en algunos casos sus publicaciones podrían catalogarse como poco afortunadas. En este último caso, sin mencionar al restaurante para salvaguardar su identidad, sí voy a poner un ejemplo en primera persona que me ha llevado a escribir este artículo. El lunes pasado en mi TL de Facebook me salió esta publicación del restaurante en cuestión, a lo que mi respuesta literal en forma de comentario fue la siguiente: “Con todos mis respetos, porque ante todo no he probado el plato, eso me parece todo menos un cachopo y no por el pescado en sí, sino por absolutamente toda la ejecución que se ve en la foto. Sinceramente no creo que esté a la altura de la cocina que hacían en el (nombre local) y hay que guardar un respeto a según que platos antes de interpretarlo. Y lo digo desde el máximo respeto y cariño por la casa, pero como persona vinculada a la gastronomía no puedo ver esta foto y dejar de comentar mi modesta opinión”. Pues lo sucedido a continuación sí que me ha dejado sin palabras porque en lugar de coger ese comentario, duro pero educado y contestar de una manera afable, simplemente lo han eliminado de la página, es decir, censura pura y dura. Que cada uno tome sus propias conclusiones, pero a mí me costará mucho volver a visitar esa casa.

Pero esto que no pasaría de ser una anécdota no para de ser una triste realidad en las redes sociales de hoy en día, restaurantes que suben fotos poco apropiadas si hablamos de las medidas de seguridad que tendrían que tener aplicadas hoy, a la vez que muchos de ellos ni existen en las mismas porque se creen que su público no pasa por ahí. Y en eso se equivocan profundamente porque, admirado y estimado hostelero, tu público sí pasa por las redes sociales. Muchos se guían de las redes a la hora de visitar un restaurante o bar y no por los comentarios que puedan publicar otros al estilo TripAdvisor, que también, sino por lo que tú cuentas como establecimiento a nivel general o como cocinero, camarero, profesional de manera particular. Y ya, como usuario avanzado en redes sociales te aconsejo que no descartes ninguna de ellas, Facebook, Instagram y Twitter. Se sorprenderían de la potencia y calidad que un buen uso de las mismas puede generar en tu negocio. Si creen que la saben usar, háganlo, pero si no, pónganse en manos de profesionales que en las islas los hay y muy buenos. Pero por favor, que la hostelería y restauración canaria no siga viviendo en el siglo XX, porque esos tiempos se fueron y no volverán.

Si les apetece pueden seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram bajo los nicks @porfogones y @alahoradecomer.

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2020 - 14:17 h

Descubre nuestras apps

stats