Datos para la reflexión

Esta semana el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial posiciona a Canarias como la comunidad autónoma más castigada por la violencia de género, estamos fallando como sociedad porque en pleno 2019 se siguen asesinando mujeres por el hecho de ser mujeres. Sabemos que no es un problema regional sino de Estado, pero, aún así, los datos que ofrece el CGPJ son preocupantes.

Vivimos en una sociedad que cada vez es más capaz de tolerar altos índices de violencia. Vemos el machismo en cada esquina, lo vemos, incluso, por televisión. En España somos capaces de tolerar tales niveles de violencia que le proporcionamos altos índices de audiencia a programas como Gran Hermano. Lo hacemos incluso después de que la víctima de una agresión denuncie públicamente que no se sintió apoyada por el programa tras sufrir una agresión, no se sintió protegida a pesar de estar vigilada 24 horas al día.

Esto me hace reflexionar sobre cómo vamos a tener capacidad de autocrítica con los datos que nos proporciona el Consejo General del Poder Judicial si la respuesta de muchos cuando se cuentan noticias como la de la agresión de Carlota es el “No todos”. Sobre ese “no todos” pone el foco, también, el Consejo General del Poder Judicial. De las 2.471 denuncias por violencia de género en las islas, entendiendo que dentro de violencia de género no se incluye exclusivamente el maltrato físico, el 92,4% de los hombres juzgados tienen sentencias condenatorias. Aquí te dejo un dato que no le escucharás a Santiago Abascal en El Hormiguero (guiño, guiño, guiño).

El CGPJ señala que Canarias se encuentra 6,4 puntos por encima de la media nacional. Aunque uno de los datos positivos es que cada vez se denuncia más, ha aumentado un 23,1% respecto al año anterior, no sabemos qué lleva a que Canarias se siga encontrando 6 puntos por encima de la media nacional. En ese camino deben ir los tiros, en explicar las razones de fondo.

No debemos dejar de realizar esfuerzos para que el conjunto de la sociedad comprenda que la violencia de género, los asesinatos machistas y el patriarcado conforman un problema que nos afecta a todas y a todos. Solo así seremos capaces de entender que el machismo no es una forma de pensar, ni una forma válida de vivir. De la misma forma que no aceptamos socialmente comportamientos homófobos o racistas debemos asumir que el machismo no es una opción aceptable. No podemos seguir excusando el machismo bajo el “no todos”. Recordemos que no se puede ser tolerante con los intolerantes.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Tenerife Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2019 - 18:36 h

Descubre nuestras apps

stats