Los azarosos días de Evelyn Alonso: concejala, tránsfuga y 'amenazada' política en Santa Cruz

Evelyn Alonso, en su toma de posesión como concejala en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife

Evelyn Alonso tomó posesión oficial como concejala del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife desde las filas de Ciudadanos el pasado viernes 26 de junio, pero el cargo in pectore ya lo ostentaba desde el 17 de abril, cuando el reemplazado Juan Ramón Lazcano tiró la toalla desde Cantabria y le daba entrada al Pleno, del que ya formó parte con otras caras en el mandato anterior.  

Han sido dos meses y medio, entre confinamiento y pandemia, para gestarse lo que ya entonces era vaticinio: Alonso era la pieza que le faltaba al nacionalista José Manuel Bermúdez para la moción de censura que lo devuelva al puesto de mando de la Alcaldía de Santa Cruz, sancta sanctorum del poder nacionalista.

Ha sido un tiempo en la sombra el de la concejala, en un silencio especulador, escondida a las llamadas desde la Alcaldía, de los medios y de su propio partido. Sola o en comanda, Alonso medía pasos y organizaba el salto al ruedo del pleno como puesta en escena, en suma, echando cuentas de su valor como eslabón fundamental, el 14, para una nueva mayoría -que ha sido la de siempre- en el gobierno municipal, y sin salir muy trasquilada en la jugada. Un objetivo bien cotizado.

Y estando así previsto, todo fue rápido: viernes por la mañana como nueva concejala y a la tarde sella una moción de censura, confirma sus próximas áreas de gobierno (Sociedad de Desarrollo, Medio Ambiente y Policía Local) y arranca una gira por televisiones locales y otros medios dando su versión de los acontecimientos en la que aparece víctima de una persecución. Toca asumir desde ya, además, su expulsión -esperada y recurrida- de las filas de Ciudadanos, que la convierte en tránsfuga.

En lo económico, la posición de Alonso es muy discreta y de hecho continúa trabajando como auxiliar administrativo del partido (Ciudadanos) del que ha sido expulsada, en el grupo parlamentario Mixto con los dos diputados, Vidina Espino y Ricardo Fernández de la Puente. Alonso percibe en torno a 30.000 euros, la cantidad así dispuesta por el propio grupo de la partida de 53.688 euros anuales que destina el Parlamento a cada formación para asesoría económica y presupuestaria. No hay más detalle en el Portal de Transparencia del Parlamento de Canarias, en línea con la pesquisa seguida también por el medio eleconomista.es. 

En el Ayuntamiento Evelyn Alonso pasará a ser concejala miembro del grupo de no adscritos, donde su retribución económica se limitará a la asistencia a plenos y comisiones, según recoge el Estatuto del Concejal y de los Grupos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Las dietas por asistencia oscilan entre 221 y 248 euros, en función de si se trata de pleno o comisión. En apariencia no sale a cuenta el trato, pero el trato no parece que esté en esa cuenta.

En apariencia, Evelyn Alonso transitará ahora durante tres años una tenencia de alcaldía golosa en competencias para darse tiempo de demostrar capacidad de gestión y mostrar su valía para nuevos proyectos. En el interin, como concejala in pectore Alonso ya sondeaba opciones de futuro, hay varias y una de ellas incluiría, según diversas fuentes, una presencia destacada en puestos de salida para próximas citas electorales en la plancha de Coalición Canaria.

La otra difícil tarea que se le presenta a Alonso es cómo argumentar su respaldo al regreso de Bermúdez a la alcaldía, por mucho que lo intente esquivar. En las postrimerías de la pasada legislatura Evelyn Alonso se significó en sus críticas a la gestión de Bermúdez y no aparecen motivos -más en las últimas semanas- que expliquen un cambio de parecer.

También debería justificar el tiempo y forma de esa moción de censura, negociada y pactada hace un mes -revelación de ella misma- durante la declaración del estado de alarma, y qué razón impulsa la celeridad en su celebración (está prevista para el 13 de julio) que no fuera evitar nuevas sacudidas de alfombras de la Casa de los Dragos de los tiempos de CC.

En cualquier caso, y quizá previsto desde los tiempos de concejala in pectore, Alonso ha optado, a mejor consideración, una posición de víctima que se agudiza con los días, perseguida por quienes buscan evitar que ejerza como concejala de Santa Cruz, bando que personaliza en Patricia Hernández, la alcaldesa, de quien asegura que la ha amenazado en estos días de tensión en el Palacio Municipal.

Es en esa línea de reality político en el que Evelyn Alonso ha difundido unas   grabaciones con supuestas amenazas de la alcaldesa sobre la concejala, aireadas en los medios, y que en realidad desenfoca la cuestión de la disputa por la alcaldía hacia otros derroteros más del estilo de un farragoso serial televisivo que apenas deja espacio a lo político, siendo tal vez lo pretendido.

 

Etiquetas
Publicado el
1 de julio de 2020 - 22:15 h

Descubre nuestras apps

stats