Quejas por las reformas en un edificio del Estado en la capital tinerfeña sin trasladar a los trabajadores

Edificio de Sanidad Exterior y el Servicio Provincial de Costas en la Rambla de Santa Cruz de Tenerife.

La Federación de Atención Ciudadana de la Unión Sindical Obrera (USO) denuncia la ejecución de obras de rehabilitación en en el edificio que aloja las dependencias de Sanidad Exterior y Servicio Provincial de Costas, en la Rambla de Santa Cruz de Tenerife, mientras siguen trabajando y atendiendo al público los empleados.

Las obras, promovidas por la Subdirección General de Administración Financiera y Patrimonio de la Administración Periférica del Estado, están siendo ejecutadas por la empresa Ferrovial Servicios SA, y contienen modificaciones significativas, como el derribo de una parte del techo del edificio, el desmontaje de una antena de grandes dimensiones, la excavación de zanjas y catas alrededor del edificio, la reforma total de cuartos de baño o la modificación de conductos eléctricos y de fontanería.

El sindicato denuncia que la Delegación del Gobierno no haya admitido el traslado de las oficinas de forma provisional a otros locales vacíos existentes en Santa Cruz de Tenerife aunque reconozca la existencia de riesgos y molestias a lo largo de los 10 meses que supuestamente dicen que durará la obra programada, y a pesar de las peticiones de representantes sindicales de la Junta de Personal y del Comité de Salud Laboral.

Para la USO esto supone "un desprecio" hacia los empleados públicos y las personas que acudan a las dependencias a diario. "No se trata sólo de las molestias de ruidos que superan el umbral permitido por la legislación laboral en el interior de oficinas, sino de vibraciones, de la presencia de polvo en suspensión que impide la ventilación necesaria de las estancias, y sobre todo, del riesgo de desprendimientos o hundimientos de parte de la estructura, ya que se realizarán trabajos que afectan a columnas y techos", añade.

La Federación de Atención a la Ciudadanía del sindicato USO, si bien reconoce la necesidad de las obras por el mal estado de conservación del edificio, exige a la Delegación del Gobierno que las obras se realicen garantizando la seguridad, salud y calidad de las condiciones de trabajo del personal y usuarios del edificio, tal y como exige la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Para ello, asegura que existen dos opciones: realizar las actividades molestas fuera del horario habitual de oficina, o evitar las molestias mediante el traslado del personal y público a otras dependencias temporalmente.

Por esta razón, exigen la paralización de las tareas generadoras de ruido, vibraciones o emisión de polvo durante el horario habitual del trabajo de oficina, solicitan al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales que realice mediciones inmediatas que garanticen las condiciones de seguridad, o en su defecto, se traslade al personal a otras dependencias de la Administración General del Estado en Santa Cruz de Tenerife.

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2020 - 14:41 h

Descubre nuestras apps

stats