¿Comer aguacate es tóxico para los perros? Un nuevo estudio lo matiza

Eva San Martín

0

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

El aguacate se ha convertido en una superestrella de los alimentos, una de las frutas que más de moda se ha puesto en los últimos tiempos. Protagonista de desayunos cuquis, y usado en masa para crear todo tipo de platos, desde hamburguesas vegetales hasta smoothies y omnipresentes guacamoles.

Con tanto revuelo comestible, resulta sensato pensar si el aguacate tiene tantos beneficios para humanos (se le atribuye la capacidad de proteger nuestro corazón) como para nuestros amigos peludos, perros y gatos. Y la respuesta tiene truco, y no es tan rápida como parece. 

Aguacate: ¿bueno o malo para los perros?

Cuando compartimos la vida (y hasta la cama) con un perro, nos sale natural mimarlo y repartir ciertas comidas con él o ella. Y hay alimentos que podemos compartir con nuestro camarada perruno con total tranquilidad: muchos perretes enloquecen con las zanahorias, la calabaza e incluso con un puñado de judías verdes. 

Pero también ocurre lo contrario, y con más frecuencia de lo que solemos pensar: existen alimentos comunes y recurrentes en nuestros platos humanos que, sin embargo, resultan peligrosos o tóxicos para los perros. Y no solo nuestros amigos perrunos: ya te contamos 17 alimentos humanos que nuestros gatos jamás deberían comer, entre ellos, el ajo o la cebolla. 

En esta lista de alimentos peligrosos para perros y gatos existe uno que tal vez nos sorprenda de forma especial, por estar tan de moda: el aguacate. Y es que, mientras que comer aguacate reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en humanos, según un estudio publicado en marzo por la revista de la Asociación Estadounidense del Corazón, esta fruta resulta potencialmente peligrosa para perros y gatos. 

El motivo, lo explica el veterinario Pedro Mayo: “Por un lado, el aguacate contiene mucha grasa y produce trastornos digestivos tanto en perros como en gatos”. Hay algo más preocupante: el aguacate contiene persin, una sustancia tóxica que se origina en un hongo, “y que resulta venenosa para muchos animales, entre ellos, nuestros perros, gatos y aves, ya que puede causarles problemas gástricos, como vómitos o diarrea, incluso pancreatitis o un fallo cardiaco”, añade el veterinario. 

La toxina persin se encuentra en mayor concentración en las hojas, en el hueso, (que, además, puede bloquear el aparato digestivo de nuestro perro, si lo ingiere) y la cáscara del aguacate. Es decir: darle un aguacate a nuestro perro para que lo mordisqueen no es buena idea.

¿Y por qué hay comida o premios para perros con aguacate? ¿Tiene beneficios?

Ahora bien, según una investigación de la Universidad de Illinois, publicada en febrero, la cosa cambia cuando procesamos esta fruta; por ejemplo, para producir aceite de aguacate. Es decir, cuando sometemos a la pulpa de este alimento a cierta presión, luz o temperatura.

Según estos científicos, cuando procesamos el aguacate, el persin, que es una molécula bastante inestable, se descomponerse con facilidad, y deja de resultar nociva para nuestros amigos perrunos.  

De hecho, los científicos no encontraron restos de persin en el orujo de aguacate, es decir, en el subproducto deshidratado y machado de pulpa, hueso y piel que queda tras elaborar el aceite de aguacate. 

“La molécula de persin posee una estructura similar a la de otras grasas poliinsaturadas, como los ácidos grasos omega-3, con un gran número de enlaces moleculares dobles; lo que significa que no son muy estables y que tanto el calor como la luz pueden descomponerlas con bastante facilidad”, explica Maria Cattai de Godoy, una de las científicas autoras del estudio.

Así, el procesado del aguacate para extraer su aceite parece descomponer la toxina, “y explica por qué no encontramos persin en el orujo de aguacate (carne, piel y hueso), deshidratado y procesado tras extraer su aceite”, añade Godoy. 

Es más: según estos científicos, incorporar aguacate procesado o deshidratado, lo que queda tras elaborar el aceite, a la comida de nuestros perros podría añadir algunos beneficios a su dieta. Y concluyen que, siempre que el aguacate esté deshidratado y procesado, “sí puede formar parte de los alimentos seguros para perros”, y podría añadirse en las recetas para aportar, por ejemplo, algo tan importante como fibra a la dieta de nuestros amigos peludos.

Misterio resuelto: no le demos aguacate fresco o crudo a nuestro perro. Pero una vez procesado y como parte de alimentos perrunos comerciales, el aguacate pierde la toxina, y puede aportar beneficios nutricionales a la dieta de nuestros amigos peludos. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

El aguacate se ha convertido en una superestrella de los alimentos, una de las frutas que más de moda se ha puesto en los últimos tiempos. Protagonista de desayunos cuquis, y usado en masa para crear todo tipo de platos, desde hamburguesas vegetales hasta smoothies y omnipresentes guacamoles.

Con tanto revuelo comestible, resulta sensato pensar si el aguacate tiene tantos beneficios para humanos (se le atribuye la capacidad de proteger nuestro corazón) como para nuestros amigos peludos, perros y gatos. Y la respuesta tiene truco, y no es tan rápida como parece. 

Aguacate: ¿bueno o malo para los perros?

Cuando compartimos la vida (y hasta la cama) con un perro, nos sale natural mimarlo y repartir ciertas comidas con él o ella. Y hay alimentos que podemos compartir con nuestro camarada perruno con total tranquilidad: muchos perretes enloquecen con las zanahorias, la calabaza e incluso con un puñado de judías verdes. 

Pero también ocurre lo contrario, y con más frecuencia de lo que solemos pensar: existen alimentos comunes y recurrentes en nuestros platos humanos que, sin embargo, resultan peligrosos o tóxicos para los perros. Y no solo nuestros amigos perrunos: ya te contamos 17 alimentos humanos que nuestros gatos jamás deberían comer, entre ellos, el ajo o la cebolla. 

En esta lista de alimentos peligrosos para perros y gatos existe uno que tal vez nos sorprenda de forma especial, por estar tan de moda: el aguacate. Y es que, mientras que comer aguacate reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en humanos, según un estudio publicado en marzo por la revista de la Asociación Estadounidense del Corazón, esta fruta resulta potencialmente peligrosa para perros y gatos. 

El motivo, lo explica el veterinario Pedro Mayo: “Por un lado, el aguacate contiene mucha grasa y produce trastornos digestivos tanto en perros como en gatos”. Hay algo más preocupante: el aguacate contiene persin, una sustancia tóxica que se origina en un hongo, “y que resulta venenosa para muchos animales, entre ellos, nuestros perros, gatos y aves, ya que puede causarles problemas gástricos, como vómitos o diarrea, incluso pancreatitis o un fallo cardiaco”, añade el veterinario. 

La toxina persin se encuentra en mayor concentración en las hojas, en el hueso, (que, además, puede bloquear el aparato digestivo de nuestro perro, si lo ingiere) y la cáscara del aguacate. Es decir: darle un aguacate a nuestro perro para que lo mordisqueen no es buena idea.

¿Y por qué hay comida o premios para perros con aguacate? ¿Tiene beneficios?

Ahora bien, según una investigación de la Universidad de Illinois, publicada en febrero, la cosa cambia cuando procesamos esta fruta; por ejemplo, para producir aceite de aguacate. Es decir, cuando sometemos a la pulpa de este alimento a cierta presión, luz o temperatura.

Según estos científicos, cuando procesamos el aguacate, el persin, que es una molécula bastante inestable, se descomponerse con facilidad, y deja de resultar nociva para nuestros amigos perrunos.  

De hecho, los científicos no encontraron restos de persin en el orujo de aguacate, es decir, en el subproducto deshidratado y machado de pulpa, hueso y piel que queda tras elaborar el aceite de aguacate. 

“La molécula de persin posee una estructura similar a la de otras grasas poliinsaturadas, como los ácidos grasos omega-3, con un gran número de enlaces moleculares dobles; lo que significa que no son muy estables y que tanto el calor como la luz pueden descomponerlas con bastante facilidad”, explica Maria Cattai de Godoy, una de las científicas autoras del estudio.

Así, el procesado del aguacate para extraer su aceite parece descomponer la toxina, “y explica por qué no encontramos persin en el orujo de aguacate (carne, piel y hueso), deshidratado y procesado tras extraer su aceite”, añade Godoy. 

Es más: según estos científicos, incorporar aguacate procesado o deshidratado, lo que queda tras elaborar el aceite, a la comida de nuestros perros podría añadir algunos beneficios a su dieta. Y concluyen que, siempre que el aguacate esté deshidratado y procesado, “sí puede formar parte de los alimentos seguros para perros”, y podría añadirse en las recetas para aportar, por ejemplo, algo tan importante como fibra a la dieta de nuestros amigos peludos.

Misterio resuelto: no le demos aguacate fresco o crudo a nuestro perro. Pero una vez procesado y como parte de alimentos perrunos comerciales, el aguacate pierde la toxina, y puede aportar beneficios nutricionales a la dieta de nuestros amigos peludos. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

El aguacate se ha convertido en una superestrella de los alimentos, una de las frutas que más de moda se ha puesto en los últimos tiempos. Protagonista de desayunos cuquis, y usado en masa para crear todo tipo de platos, desde hamburguesas vegetales hasta smoothies y omnipresentes guacamoles.

Con tanto revuelo comestible, resulta sensato pensar si el aguacate tiene tantos beneficios para humanos (se le atribuye la capacidad de proteger nuestro corazón) como para nuestros amigos peludos, perros y gatos. Y la respuesta tiene truco, y no es tan rápida como parece.