Devoluciones en caliente y agresiones de la policía marroquí: lo que no se ha visto del salto de Melilla en el que han muerto 37 personas

[vídeo Javier G. Angosto]

Decenas de migrantes sentados en fila en territorio español para ser devueltos en caliente a Marruecos, donde acababan de sobrevivir al salto de la valla, de entre seis y 10 metros de altura, y a una avalancha desencadenada en el lado marroquí de la frontera en la que fallecieron al menos 37 personas. Un joven, aferrado al límite más alto de la alambrada de forma inestable, sortea las pedradas lanzadas por policías marroquíes desde el tejado de un puesto de control español. Otros hombres caminan cabizbajos entre las dos verjas que componen la frontera melillense [localizada en suelo melillense] mientras reciben golpes y empujones de los agentes alauíes, mientras unos pocos jóvenes esquivan el control policial y corren despavoridos para evitar su retorno.

Son algunas de las imágenes inéditas captadas este viernes por elDiario.es que muestran una parte de lo ocurrido en el trágico intento de entrada a Melilla en el lado español de la frontera, en esos momentos cerrado al acceso de la prensa.

Durante la mañana de este viernes, de las “2.000 personas” que conformaban el grupo que intentó aproximarse a Melilla para saltar la alambrada, 500 hombres lograron “iniciar la entrada a Melilla”, siempre según las cifras oficiales calculadas a bulto. De esas 500, según la Delegación del Gobierno, 133 consiguieron permanecer en la ciudad autónoma. ¿Qué pasó con el resto? “El resto ha sido contenido tanto por fuerzas de seguridad marroquíes como por las fuerzas y cuerpos de seguridad marroquíes”, respondían las mismas fuentes.

A la pregunta de si habían sido “rechazados en frontera” (el término con el que el Ejecutivo denomina a las devoluciones en caliente), la Delegación del Gobierno evitó responder a lo largo de toda la jornada, pero las imágenes a las que ha accedido elDiario.es demuestran que decenas de personas fueron expulsadas sin ningún procedimiento a Marruecos. Al menos dos de ellas recibieron golpes y empujones por parte de las autoridades marroquíes en la zona ubicada ente las dos alambradas, levantadas sobre suelo español.

Finalmente, fuentes del Ministerio del Interior ha confirmado a este medio que el despliegue policial incluyó devoluciones en caliente, aunque no detallan la cifra: “Se han producido rechazos en frontera en aplicación de la legalidad vigente”. Desde el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska también han recordado la sentencia del Tribunal del Europeo de Derechos Humanos, que tras haber condenado a España en primera instancia por uno de estos casos documentados de retornos inmediatos fue finalmente exculpada por la Gran Sala. Sin embargo, organismos internacionales continúan condenando la aplicación de los retornos sin procedimiento dado que, entre los migrantes retornados, puede haber personas que necesitan pedir protección. Según las ONG locales, una buena parte de quienes intentaron entrar en Melilla este viernes procedían de Sudán, un país emisor de refugiados.

Piedras desde el control

Las imágenes, grabadas por elDiario.es entre las 11 y las 12 de la mañana, muestran también a dos gendarmes marroquíes desplegados en la frontera, sobre el tejado de un puesto de control español, turnándose para intentar bajar a pedradas a un migrante que resistía en lo alto de la valla. Abajo, a pie de valla, se produjeron decenas de devoluciones sumarias en un operativo en el que participó la Guardia Civil y Policía española en coordinación con las fuerzas de seguridad alauíes. En la zona ubicada entre las dos alambradas fronterizas, los agentes marroquíes recogían a los migrantes devueltos y golpearon con sus porras y patearon a algunos migrantes que se encontraban estaban bajo su custodia.

En torno a las ocho y media de la mañana, unos 400 migrantes lograron llegar al perímetro por el puesto fronterizo de Barrio Chino. Una vez allí, rompieron con una cizalla la puerta de acceso y treparon por el tejado para acceder a Melilla. Algunos lograron cruzar y rebasar el cordón policial español. Otros se quedaron en lo alto de la valla y un nutrido grupo, el del vídeo, logró pasar el perímetro y pisar suelo español, pero no superó a la Guardia Civil.

Poco a poco, durante más de cuatro horas, este medio presenció cómo los migrantes fueron devueltos a Marruecos a través del puesto fronterizo de Barrio Chino. Pasadas las once de la mañana, todavía quedaba un numeroso grupo junto a la valla, en territorio español, justo en la entrada del puesto fronterizo. Seguían custodiados por agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional. “¡Mira!, los están devolviendo en caliente. Esa gente estaba aquí dentro (en España)”, señalaba un testigo de lo ocurrido. El vídeo también documenta el momento en que un joven subsahariano comienza a correr tras sortear el control policial. Poco después, a pesar de haberse alejado de la línea de agentes, es retenido por un agente que lo dirige de vuelta a la frontera.

En el lado marroquí de la frontera, la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Nador ha publicado numerosos vídeos que muestran a decenas de hombres subsaharianos tirados y apilados en el suelo, heridos o muy cansados, rodeados por agentes alauíes antidisturbios. En otras imágenes, los gendarmes golpean a algunas de estas personas que trataron de entrar en Melilla, a pesar de no mostrar resistencia y encontrarse en un estado muy débil.

La AMDH ha pedido que no se lleve a cabo “el entierro rápido de los migrantes” fallecidos sin la apertura de una investigación “global, rápida y seria para determinar responsabilidades y deficiencias”. Desde Caminando Fronteras han alertado de los retrasos en la atención sanitaria prestada a las personas heridas en el lado alauí. “Las víctimas de la tragedia de Melilla agonizaron durante horas bajo la cruel mirada de aquellos que debían socorrerles y no lo hicieron”, ha denunciado Helena Maleno, fundadora de la red.

Varias de estas ONG han publicado un comunicado en el que exigen una investigación de lo ocurrido y señalan que “este drama estaba escrito”.

Amnistía Internacional denuncia las devoluciones

Amnistía Internacional ha denunciado las devoluciones en caliente “prohibidas bajo el derecho internacional”. También, ha recriminado el uso excesivo de la fuerza contra los migrantes por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

“Aunque los migrantes hayan podido actuar con violencia en su intento de entrada a Melilla, en el control de fronteras no todo vale. Los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas deben ser respetados, y situaciones como la vivida no pueden repetirse más. Pedimos a las autoridades españolas y marroquíes que investiguen de forma pronta y exhaustiva las graves violaciones a los derechos humanos que se han producido a un lado y otro de la frontera”, aseguró Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

En el caso de las fuerzas marroquíes, 140 agentes sufrieron lesiones. Según Caminando Fronteras y la Asociación Marroquí pro Derechos Humanos, la cifra de migrantes fallecidos ya alcanza los 37 y dos gendarmes alauíes han perdido la vida en el operativo. Del lado español, la Delegación del Gobierno cifra en 57 personas migrantes heridas “de diversa consideración” y en 49 agentes heridos “leves”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de “asalto violento” el salto a la valla de Melilla ocurrido este viernes y responsabiliza de las muertes a las “mafias que trafican con seres humanos”. “Ayer me solidaricé y reivindique el extraordinario trabajo que están haciendo las fuerzas y cuerpos de seguridad de nuestro país. Algunos guardias civiles resultaron heridos como resultado de este asalto violento organizado por mafias que trafican con seres humanos. Fue un ataque a la integridad territorial de nuestro país de una manera violenta”, ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario.

“La gendarmería marroquí trabajó con las fuerzas de seguridad del estado para repeler este asalto violento. Si hay un responsable de todo lo que parece ha sucedido en esa frontera son las mafias que trafican con seres humanos”, ha dicho.

[vídeo Javier G. Angosto]

Decenas de migrantes sentados en fila en territorio español para ser devueltos en caliente a Marruecos, donde acababan de sobrevivir al salto de la valla, de entre seis y 10 metros de altura, y a una avalancha desencadenada en el lado marroquí de la frontera en la que fallecieron al menos 37 personas. Un joven, aferrado al límite más alto de la alambrada de forma inestable, sortea las pedradas lanzadas por policías marroquíes desde el tejado de un puesto de control español. Otros hombres caminan cabizbajos entre las dos verjas que componen la frontera melillense [localizada en suelo melillense] mientras reciben golpes y empujones de los agentes alauíes, mientras unos pocos jóvenes esquivan el control policial y corren despavoridos para evitar su retorno.

Son algunas de las imágenes inéditas captadas este viernes por elDiario.es que muestran una parte de lo ocurrido en el trágico intento de entrada a Melilla en el lado español de la frontera, en esos momentos cerrado al acceso de la prensa.

Durante la mañana de este viernes, de las “2.000 personas” que conformaban el grupo que intentó aproximarse a Melilla para saltar la alambrada, 500 hombres lograron “iniciar la entrada a Melilla”, siempre según las cifras oficiales calculadas a bulto. De esas 500, según la Delegación del Gobierno, 133 consiguieron permanecer en la ciudad autónoma. ¿Qué pasó con el resto? “El resto ha sido contenido tanto por fuerzas de seguridad marroquíes como por las fuerzas y cuerpos de seguridad marroquíes”, respondían las mismas fuentes.

A la pregunta de si habían sido “rechazados en frontera” (el término con el que el Ejecutivo denomina a las devoluciones en caliente), la Delegación del Gobierno evitó responder a lo largo de toda la jornada, pero las imágenes a las que ha accedido elDiario.es demuestran que decenas de personas fueron expulsadas sin ningún procedimiento a Marruecos. Al menos dos de ellas recibieron golpes y empujones por parte de las autoridades marroquíes en la zona ubicada ente las dos alambradas, levantadas sobre suelo español.

Finalmente, fuentes del Ministerio del Interior ha confirmado a este medio que el despliegue policial incluyó devoluciones en caliente, aunque no detallan la cifra: “Se han producido rechazos en frontera en aplicación de la legalidad vigente”. Desde el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska también han recordado la sentencia del Tribunal del Europeo de Derechos Humanos, que tras haber condenado a España en primera instancia por uno de estos casos documentados de retornos inmediatos fue finalmente exculpada por la Gran Sala. Sin embargo, organismos internacionales continúan condenando la aplicación de los retornos sin procedimiento dado que, entre los migrantes retornados, puede haber personas que necesitan pedir protección. Según las ONG locales, una buena parte de quienes intentaron entrar en Melilla este viernes procedían de Sudán, un país emisor de refugiados.

Piedras desde el control

Las imágenes, grabadas por elDiario.es entre las 11 y las 12 de la mañana, muestran también a dos gendarmes marroquíes desplegados en la frontera, sobre el tejado de un puesto de control español, turnándose para intentar bajar a pedradas a un migrante que resistía en lo alto de la valla. Abajo, a pie de valla, se produjeron decenas de devoluciones sumarias en un operativo en el que participó la Guardia Civil y Policía española en coordinación con las fuerzas de seguridad alauíes. En la zona ubicada entre las dos alambradas fronterizas, los agentes marroquíes recogían a los migrantes devueltos y golpearon con sus porras y patearon a algunos migrantes que se encontraban estaban bajo su custodia.

En torno a las ocho y media de la mañana, unos 400 migrantes lograron llegar al perímetro por el puesto fronterizo de Barrio Chino. Una vez allí, rompieron con una cizalla la puerta de acceso y treparon por el tejado para acceder a Melilla. Algunos lograron cruzar y rebasar el cordón policial español. Otros se quedaron en lo alto de la valla y un nutrido grupo, el del vídeo, logró pasar el perímetro y pisar suelo español, pero no superó a la Guardia Civil.

Poco a poco, durante más de cuatro horas, este medio presenció cómo los migrantes fueron devueltos a Marruecos a través del puesto fronterizo de Barrio Chino. Pasadas las once de la mañana, todavía quedaba un numeroso grupo junto a la valla, en territorio español, justo en la entrada del puesto fronterizo. Seguían custodiados por agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional. “¡Mira!, los están devolviendo en caliente. Esa gente estaba aquí dentro (en España)”, señalaba un testigo de lo ocurrido. El vídeo también documenta el momento en que un joven subsahariano comienza a correr tras sortear el control policial. Poco después, a pesar de haberse alejado de la línea de agentes, es retenido por un agente que lo dirige de vuelta a la frontera.

En el lado marroquí de la frontera, la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Nador ha publicado numerosos vídeos que muestran a decenas de hombres subsaharianos tirados y apilados en el suelo, heridos o muy cansados, rodeados por agentes alauíes antidisturbios. En otras imágenes, los gendarmes golpean a algunas de estas personas que trataron de entrar en Melilla, a pesar de no mostrar resistencia y encontrarse en un estado muy débil.

La AMDH ha pedido que no se lleve a cabo “el entierro rápido de los migrantes” fallecidos sin la apertura de una investigación “global, rápida y seria para determinar responsabilidades y deficiencias”. Desde Caminando Fronteras han alertado de los retrasos en la atención sanitaria prestada a las personas heridas en el lado alauí. “Las víctimas de la tragedia de Melilla agonizaron durante horas bajo la cruel mirada de aquellos que debían socorrerles y no lo hicieron”, ha denunciado Helena Maleno, fundadora de la red.

Varias de estas ONG han publicado un comunicado en el que exigen una investigación de lo ocurrido y señalan que “este drama estaba escrito”.

Amnistía Internacional denuncia las devoluciones

Amnistía Internacional ha denunciado las devoluciones en caliente “prohibidas bajo el derecho internacional”. También, ha recriminado el uso excesivo de la fuerza contra los migrantes por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

“Aunque los migrantes hayan podido actuar con violencia en su intento de entrada a Melilla, en el control de fronteras no todo vale. Los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas deben ser respetados, y situaciones como la vivida no pueden repetirse más. Pedimos a las autoridades españolas y marroquíes que investiguen de forma pronta y exhaustiva las graves violaciones a los derechos humanos que se han producido a un lado y otro de la frontera”, aseguró Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

En el caso de las fuerzas marroquíes, 140 agentes sufrieron lesiones. Según Caminando Fronteras y la Asociación Marroquí pro Derechos Humanos, la cifra de migrantes fallecidos ya alcanza los 37 y dos gendarmes alauíes han perdido la vida en el operativo. Del lado español, la Delegación del Gobierno cifra en 57 personas migrantes heridas “de diversa consideración” y en 49 agentes heridos “leves”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de “asalto violento” el salto a la valla de Melilla ocurrido este viernes y responsabiliza de las muertes a las “mafias que trafican con seres humanos”. “Ayer me solidaricé y reivindique el extraordinario trabajo que están haciendo las fuerzas y cuerpos de seguridad de nuestro país. Algunos guardias civiles resultaron heridos como resultado de este asalto violento organizado por mafias que trafican con seres humanos. Fue un ataque a la integridad territorial de nuestro país de una manera violenta”, ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario.

“La gendarmería marroquí trabajó con las fuerzas de seguridad del estado para repeler este asalto violento. Si hay un responsable de todo lo que parece ha sucedido en esa frontera son las mafias que trafican con seres humanos”, ha dicho.

[vídeo Javier G. Angosto]

Decenas de migrantes sentados en fila en territorio español para ser devueltos en caliente a Marruecos, donde acababan de sobrevivir al salto de la valla, de entre seis y 10 metros de altura, y a una avalancha desencadenada en el lado marroquí de la frontera en la que fallecieron al menos 37 personas. Un joven, aferrado al límite más alto de la alambrada de forma inestable, sortea las pedradas lanzadas por policías marroquíes desde el tejado de un puesto de control español. Otros hombres caminan cabizbajos entre las dos verjas que componen la frontera melillense [localizada en suelo melillense] mientras reciben golpes y empujones de los agentes alauíes, mientras unos pocos jóvenes esquivan el control policial y corren despavoridos para evitar su retorno.

Queremos seguir investigando

Desde hace más de nueve años elDiario.es está en la vanguardia de la información sobre Derechos Humanos. En Desalambre hemos investigado las actuaciones policiales en la frontera sur, la exclusión sanitaria y las crisis migratorias globales. Si crees que nuestro trabajo importa, ayúdanos.

Hazte socio, hazte socia, de elDiario.es para que sigamos investigando