eldiario.es

9

Voy a presentar una demanda en los tribunales

El arranque del juicio contra Ana Julia Quezada, homicida confesa y acusada del asesinato de un niño, ha reavivado un viejo bulo en redes sociales que padecí cuando sucedió este crimen, hace más de un año

189 Comentarios

Titular de 'La Tribuna de España'

El arranque del juicio contra Ana Julia Quezada, homicida confesa y acusada del asesinato de un niño, ha reavivado un viejo bulo en redes sociales que padecí cuando sucedió este crimen, hace más de un año. Ya lo expliqué en su momento: varios medios de extrema derecha sacaron de contexto mis palabras, omitieron parte de ellas y me atribuyeron algo que no había dicho. Si alguien quiere saber qué dije (y qué no), aquí podéis leer mis palabras exactas y mis explicaciones al respecto.

La novedad, sin embargo, no está en que este bulo renazca con ocasión del juicio y que algunos medios se vuelvan a hacer eco de esa manipulación sin el más mínimo contraste. Sino en una nueva versión de la misma falsedad, difundida en esta ocasión por un medio conocido por haber hecho negocio de la mentira y el odio.

El medio se llama La Tribuna de España y es el sucesor de La Tribuna de Cartagena, la misma web que –entre otras ilegalidades– difundió datos personales y fotos de la víctima de 'la manada'

Entre otras mentiras, en el artículo que me dedican aseguran que he dicho que "Ana Julia se defendió de un niño xenófobo y machista", que "se está juzgando a una persona por ser negra, inmigrante y mujer, que ha tenido que soportar insultos y agresiones de un niño xenófobo que le decía que se fuese a su puto país", que he calificado este crimen de "accidente" o que "la pobre inmigrante de color se habría defendido de un niño machista". 

Todas estas frases son falsas. Jamás he dicho nada así, ni en público ni en privado. Tampoco pienso algo ni lejanamente parecido.

En el texto, entre otros insultos, también se me califica como "bastardo", "despreciable roedor", "portavoz del mal", "esbirro" y "pseudoperiodista". Si queréis leer el artículo sin regalarle audiencia a este libelo, aquí lo podéis ver íntegro. Es tan zafio que sorprende que haya gente que pueda tomarlo en serio.

El artículo busca dos objetivos: los habituales en este tipo de páginas de noticias falsas. El primero, el lucro. La web está llena de anuncios: cuanto más grande sea la polémica, mayor es el beneficio.

El segundo objetivo es generar un discurso de odio contra mí, basado en las mentiras. Lamentablemente funciona. Basta con ver los insultos e incluso amenazas que he recibido por quienes se han creído esta manipulación. "Bastardo", "miserable", "hijo de puta", "eres peor que la asesina"... Desde que se publicó este artículo, el pasado viernes, me han llegado cientos de mensajes de este tipo por la redes sociales.

Hilo de Twitter Tribuna de España

En los próximos días voy a presentar una demanda en los tribunales contra este libelo y sus responsables. Dudo que sirva de mucho porque este medio y sus predecesores llevan años incumpliendo la ley sin que nadie consiga frenarlos. Ya les han cerrado varias páginas, desde que empezaron con La Tribuna de Cartagena, y aquí siguen.

Os pido, eso sí, que me ayudéis a difundir la verdad sobre lo ocurrido. Aunque me temo que será solo un paliativo, incapaz de compensar la mentira. 

Mi experiencia con estas noticias falsas es que da igual lo que digas. Siempre habrá quien prefiera creer la falsedad inventada o manipulada, si esta coincide con sus prejuicios o con su ideología. Por eso las mentiras siempre corren más que la verdad por las redes sociales. 

Las fake news funcionan por una razón: porque muchos prefieren creer la falsedad si esta coincide con sus ideas o emociones. Y es evidente que la posición editorial de eldiario.es y nuestras investigaciones periodísticas nos hacen ser odiados por mucha gente. Gente que se agarra a estas mentiras para reforzar sus ideas y prejuicios.

Pero estas mentiras no solo se propagan por culpa de quienes las producen y por el sesgo de quienes las distribuyen. También en esto colaboran los algoritmos de las redes sociales, que multiplican estas falsas noticias sin control. Para estas plataformas, es más importate la 'viralidad' del contenido –que la gente lo difunda– que la veracidad.

Quienes crean estos bulos saben perfectamente lo que hacen y cuál es su objetivo: destruir mi imagen como periodista, ya que no pueden desmentir las investigaciones que eldiario.es publica. Se aprovechan de la gente, también de quienes difunden estos bulos, que son víctimas de un ejercicio de manipulación bastante burdo pero tremendamente eficaz.

No es agradable pasear por la calle cuando hay miles de personas que sinceramente me creen capaz de decir lo que dice ese artículo. O cuando hay indeseables que me advierten de que tengo suerte si no me cruzo con ellos de cara. O que me desean todo tipo de desgracias. Pero por mucho que estas calumnias continúen, por muchas campañas que nos fabriquen, en eldiario.es no vamos a agachar la cabeza. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha