La portada de mañana
Acceder
PP y Vox alientan la batalla contra el aborto tras la sentencia en EEUU
La hora de los jóvenes que quiebran las fronteras del género binario
Opinión – Los porno libros del PP, por Elisa Beni
Sobre este blog

(Bilbao, 1959). Ha sido guionista de radionovelas de humor, cómic (El Víbora, Cimoc...) y numerosas series de televisión (Farmacia de guardia, Turno de oficio...). Ha publicado los libros de relatos, novelas históricas juveniles. Su novela Voracidad fue Premio Euskadi de Literatura 2007. Ha sido traducido al francés, alemán, italiano, ruso, búlgaro, noruego y euskera. Es columnista de opinión en el diario El Correo y otros periódicos de Vocento. Dirige el festival La Risa de Bilbao, Semana Internacional de Literatura y Artes con Humor.

Esponja Bob y la araña del Guggenheim

Sobre este blog

(Bilbao, 1959). Ha sido guionista de radionovelas de humor, cómic (El Víbora, Cimoc...) y numerosas series de televisión (Farmacia de guardia, Turno de oficio...). Ha publicado los libros de relatos, novelas históricas juveniles. Su novela Voracidad fue Premio Euskadi de Literatura 2007. Ha sido traducido al francés, alemán, italiano, ruso, búlgaro, noruego y euskera. Es columnista de opinión en el diario El Correo y otros periódicos de Vocento. Dirige el festival La Risa de Bilbao, Semana Internacional de Literatura y Artes con Humor.

Un inglés vino a Bilbao ─fue en 2002, 2003 o por ahí─, pero no para ver la ría y el mar, como dice la canción popular, sino para comprar tabaco y alcohol, que aquí está bastante más barato que en la pérfida Albión. Y sí se quedó para los restos, acorde con la letra de la sencilla bilbainada, pero no por la salacidad de las bilbainitas, sino por la araña de acero de diez metros de alto que hay junto al museo Guggenheim. Mas no adelantemos acontecimientos.

El inglés de marras se llamaba Robert Anthony Dunghill, más conocido como The Sponge o directamente Esponja Bob. Natural y vecino de Liverpool; chatarrero de profesión y algo buhonero; de treinta años de edad física y quince en la mental; escuchimizado: un desperdicio de maternidad salvado in extremis del agujero del retrete porque no tiraron de la bomba; pelirrojo como una alucinación; feo desde que era feto, más feo que una vomitona de fish and chips with ketchup su alimento base; gran amante de la ginebra; ajeno a la palabra escrita más allá de lemas de camiseta; resto más que cociente intelectual; soltero sin compromiso posible ni imaginable y de inclinación sexual difusa expresada vía onanismo.

El caso es que el bueno de Bob, que se había visto con unas cuantas pounds extra en el bolsillo a cuenta de un oscuro business con una compraventa de hojalata robada y una partida de condones caducados, había decidido

Descubre nuestras apps