La portada de mañana
Acceder
El sueldo de los profesores de Religión que paga el Estado bate su récord
Dos años de la causa que empezó con “rumorología” y terminó buscando niñeras
OPINIÓN | 'Echar leña al fuego', por Marco Schwarzt

ENTREVISTA

Igor Guevara, presidente del comité de Mercedes-Benz tras tres días de huelga: “Hablan de nosotros como si no trabajáramos”

Belén Ferreras

0

La plantilla de Mercedes-Benz en Vitoria ha secundado este jueves de forma mayoritaria una nueva jornada de huelga unitaria por la negociación del convenio y contra la pretensión de la compañía aumentar la flexibilidad laboral introduciendo una “sexta noche” en los turnos de trabajo. La negociación del convenio, paralizada desde que se convocaron las huelgas, pero que llevaba mas de año y medio sin avances, está además fuertemente mediatizada por el anuncio de la dirección de que está en juego una inversión de 1.200 millones de euros que la multinacional puede llevarse a otra planta si no hay un acuerdo sobre el convenio. A partir de ahí, se ha iniciado desde la Administración vasca una serie de movimientos para tratar de “amarrar” la inversión, que sería muy importante para todo el sector de la automoción vasca. Hay que tener en cuenta que Mercedes-Benz es la empresa más grande de Euskadi, y supone el 5% del PIB vasco. El propio lehendakari Iñigo Urkullu viajará a Alemania para entrevistarse con dirigentes de la multinacional. Este jueves Urkullu mostraba su “preocupación” por la situación de la empresa. El presidente del comité, Igor Guevara (ELA), cree que hay mucho de presión en esta implicación política para forzar a los trabajadores a aceptar las rebajas que propone la empresa. Critica que se tache a los trabajadores de “privilegiados”, aunque reconoce que sus condiciones son mejores que las de otras empresas del Metal, que este jueves también han parado en Álava y en Bizkaia. Pero recuerda que “Mercedes marca tendencia. Si nosotros nos rebajamos las condiciones, ¿qué será de las empresas que vienen detrás?”.

Tubos Reunidos aumenta sus ventas un 125% y espera resultados positivos en 2023 tras rentabilizar los 112 millones de la Sepi

Saber más

¿La dirección está chantajeando a los trabajadores condicionando las inversiones de 1.200 millones a la flexibilidad?

Sí, esa es una de las herramientas que tienen. En todas las negociaciones que hemos tenido en los últimos años, han incluido más criterios de flexibilidad y ahora pretende ampliarla, bajar los salarios y hasta quitarnos los fondos sociales y sacarnos de la Fundación San Prudencio. No creo que todo eso tenga que ver con la inversión de 1.200 millones, sino que están aprovechando la coyuntura de que desde Alemania se quiera hacer una inversión en Vitoria para querer recortar nuestras condiciones.

La empresa acusa a los sindicatos de boicotear la inversión con la huelga. ¿Qué pasará si finalmente no se materializa por la falta de acuerdo con la parte social?

Yo es que no me puedo creer que en la dirección en Alemania se hayan fijado en Vitoria y que se pretenda hacer una inversión aquí, donde llevamos muchos años con récord de producción, y que la condicione a que se lleve a cabo si se bajan las condiciones laborales de la plantilla. Se me hace complicado que la dirección de la multinacional piense en una inversión de 1.200 millones y que esté apoyándola toda sobre las condiciones de los trabajadores. No creo que sea eso. Creo que estamos en una comunidad autónoma en la que el avance tecnológico es muy grande, el apoyo que pueda tener y que, de hecho, tiene por parte de las instituciones también es muy grande, toda la red de empresas que hay alrededor…. No creo que tengan nada que ver las condiciones laborales de la plantilla. No sería nada lógico ni coherente.

¿Es entonces una cuestión de la dirección de Vitoria?

Sí, está claro. Emilio Titos -presidente de la planta de Vitoria- está claramente detrás de la negociación del convenio, cuando otras veces se dejaba más en manos de recursos humanos, y quiere aprovechar la oportunidad para rebajarnos las condiciones, no es más que una disculpa. La empresa lo que pretende con todo esto es llevar la negociación fuera de la mesa con los sindicatos. Emilio Titos nos dijo que no estaba dispuesto a negociar nada si había huelgas, y nosotros le dijimos que no estábamos dispuestos a negociar con esos planteamientos, bajo amenazas y con condicionamientos políticos. Quiere llevar la negociación fuera de la mesa y eso no me parece correcto. Él verá lo que hace.

Los políticos han salido a la palestra a decirnos que teníamos que rebajar nuestras condiciones en cuanto el señor Titos ha querido

Está convocada otra jornada de paro el día 6 y en principio se puede extender al 7 y 8. Coincidirán los paros con el viaje de Iñigo Urkullu a Alemania para entrevistarse con directivos de la multinacional. ¿Qué le parece este viaje y el convenio firmado por la empresa con el Gobierno y Diputación de Álava?

Los políticos que hagan lo que tengan que hacer, pero lo que no pueden es meterse con las condiciones que tenemos que aceptar los trabajadores. Y siempre se posicionan hacia el mismo lado. Llevamos más de año y medio intentando negociar el convenio y hasta hace bien poco, cuando ya se ha empezado saber por dónde iban las ayudas europeas, no se ha querido reactivar la negociación. Y una vez que se ha activado, los políticos han salido a la palestra a decirnos que teníamos que rebajar nuestras condiciones desde el minuto uno, en cuanto el señor Titos ha querido. Ha sido una línea muy clara, saber qué iban a llegar las ayudas, anunciar la inversión, y al día siguiente estaban los políticos diciéndonos que teníamos aceptar lo que quiere la empresa. Nadie en el ámbito político se refiere a lo que quiere la plantilla.

¿Se sienten abandonados por la clase política? ¿Han mantenido alguna reunión con el lehedakari Urkullu o con la consejera Arantxa Tapia?

No, no hemos tenido ninguna reunión y abandonados no nos sentimos porque, si se reunieran con nosotros, sería solo para hacerse la foto.

Ahora ya tiene criterios de flexibilidad en la plantilla, ¿por qué no pueden admitir la nueva propuesta?

Por un lado ya tenemos la flexibilidad y por otro la disponibilidad para trabajar cuando ellos quieran. Podemos trabajar hasta 14 días más de jornada anual por año, cualquier sábado o jornadas de vacaciones. Ahora se  pretende extender esa posibilidad 24 horas al día y los 7 días de la semana con la sexta noche. El jueves los trabajadores no saben si van a trabajar un sábado o no. Ahora pretende activar también la sexta noche con la misma disponibilidad de esa noche durante todo el año para que la empresa lo active o no. Esto es insostenible desde el punto de vista personal y familiar.

La sexta noche y la disponibilidad total es insostenible desde el punto de vista personal y familiar

 

Pues desde muchos ámbitos se les presenta como unos privilegiados...

Sabemos que en Mercedes tenemos unas condiciones que son buenas dentro del sector y de la industria, pero no podemos olvidar que nosotros marcamos tendencia. Cuando hace años empezamos con la flexibilidad, empezaron otras empresas con flexibilidad. Como en Mercedes empecemos a aumentar la flexibilidad ahora y a aceptar todo lo quiere la empresa, ¿qué pasará con las que vienen detrás con el resto de los convenios? Puedo llegar a entender que digan que somos privilegiados desde la parte social. Este jueves hay huelga en todo el sector del Metal y nuestras condiciones pueden ser mejores que las del resto, lo tenemos muy claro. Pero Mercedes es una referencia y obliga a otras empresas a mejorar las condiciones para que la gente no se les vaya. Pero que desde sectores de la política digan que tenemos condiciones envidiables, pues no lo admito. Yo no les digo a los políticos lo que tienen que hacer, pero hablan de nosotros como si no fuéramos a la empresa y no trabajáramos. Hacemos un trabajo duro y creo que tiene que ser reconocido y por parte de un sector político parece que no trabajáramos.

Mercedes marca tendencia para el resto de empresas, si nosotros aceptamos una rebaja de las condiciones, ¿qué pasará en el resto de empresas?

Han conseguido realizar una serie de huelgas unitarias pero hay discrepancias con UGT y CCOO sobre como abordar el conflicto. ¿Puede ocurrir que se llegue a un acuerdo con solo una parte del comité?

No lo sé. La división no la hemos propiciado nosotros. Hay sindicatos que se posicionaban de acuerdo con la sexta noche poniéndola un precio, pero la asamblea de trabajadores ha dicho claro que no la quiere. Hemos acordado unos mínimos para intentar seguir adelante en unidad y esperemos que siga. No queremos más que un convenio digno.

La plantilla de Mercedes-Benz en Vitoria ha secundado este jueves de forma mayoritaria una nueva jornada de huelga unitaria por la negociación del convenio y contra la pretensión de la compañía aumentar la flexibilidad laboral introduciendo una “sexta noche” en los turnos de trabajo. La negociación del convenio, paralizada desde que se convocaron las huelgas, pero que llevaba mas de año y medio sin avances, está además fuertemente mediatizada por el anuncio de la dirección de que está en juego una inversión de 1.200 millones de euros que la multinacional puede llevarse a otra planta si no hay un acuerdo sobre el convenio. A partir de ahí, se ha iniciado desde la Administración vasca una serie de movimientos para tratar de “amarrar” la inversión, que sería muy importante para todo el sector de la automoción vasca. Hay que tener en cuenta que Mercedes-Benz es la empresa más grande de Euskadi, y supone el 5% del PIB vasco. El propio lehendakari Iñigo Urkullu viajará a Alemania para entrevistarse con dirigentes de la multinacional. Este jueves Urkullu mostraba su “preocupación” por la situación de la empresa. El presidente del comité, Igor Guevara (ELA), cree que hay mucho de presión en esta implicación política para forzar a los trabajadores a aceptar las rebajas que propone la empresa. Critica que se tache a los trabajadores de “privilegiados”, aunque reconoce que sus condiciones son mejores que las de otras empresas del Metal, que este jueves también han parado en Álava y en Bizkaia. Pero recuerda que “Mercedes marca tendencia. Si nosotros nos rebajamos las condiciones, ¿qué será de las empresas que vienen detrás?”.

Tubos Reunidos aumenta sus ventas un 125% y espera resultados positivos en 2023 tras rentabilizar los 112 millones de la Sepi

Saber más

¿La dirección está chantajeando a los trabajadores condicionando las inversiones de 1.200 millones a la flexibilidad?

Sí, esa es una de las herramientas que tienen. En todas las negociaciones que hemos tenido en los últimos años, han incluido más criterios de flexibilidad y ahora pretende ampliarla, bajar los salarios y hasta quitarnos los fondos sociales y sacarnos de la Fundación San Prudencio. No creo que todo eso tenga que ver con la inversión de 1.200 millones, sino que están aprovechando la coyuntura de que desde Alemania se quiera hacer una inversión en Vitoria para querer recortar nuestras condiciones.

La empresa acusa a los sindicatos de boicotear la inversión con la huelga. ¿Qué pasará si finalmente no se materializa por la falta de acuerdo con la parte social?

Yo es que no me puedo creer que en la dirección en Alemania se hayan fijado en Vitoria y que se pretenda hacer una inversión aquí, donde llevamos muchos años con récord de producción, y que la condicione a que se lleve a cabo si se bajan las condiciones laborales de la plantilla. Se me hace complicado que la dirección de la multinacional piense en una inversión de 1.200 millones y que esté apoyándola toda sobre las condiciones de los trabajadores. No creo que sea eso. Creo que estamos en una comunidad autónoma en la que el avance tecnológico es muy grande, el apoyo que pueda tener y que, de hecho, tiene por parte de las instituciones también es muy grande, toda la red de empresas que hay alrededor…. No creo que tengan nada que ver las condiciones laborales de la plantilla. No sería nada lógico ni coherente.

¿Es entonces una cuestión de la dirección de Vitoria?

Sí, está claro. Emilio Titos -presidente de la planta de Vitoria- está claramente detrás de la negociación del convenio, cuando otras veces se dejaba más en manos de recursos humanos, y quiere aprovechar la oportunidad para rebajarnos las condiciones, no es más que una disculpa. La empresa lo que pretende con todo esto es llevar la negociación fuera de la mesa con los sindicatos. Emilio Titos nos dijo que no estaba dispuesto a negociar nada si había huelgas, y nosotros le dijimos que no estábamos dispuestos a negociar con esos planteamientos, bajo amenazas y con condicionamientos políticos. Quiere llevar la negociación fuera de la mesa y eso no me parece correcto. Él verá lo que hace.

Los políticos han salido a la palestra a decirnos que teníamos que rebajar nuestras condiciones en cuanto el señor Titos ha querido

Está convocada otra jornada de paro el día 6 y en principio se puede extender al 7 y 8. Coincidirán los paros con el viaje de Iñigo Urkullu a Alemania para entrevistarse con directivos de la multinacional. ¿Qué le parece este viaje y el convenio firmado por la empresa con el Gobierno y Diputación de Álava?

Los políticos que hagan lo que tengan que hacer, pero lo que no pueden es meterse con las condiciones que tenemos que aceptar los trabajadores. Y siempre se posicionan hacia el mismo lado. Llevamos más de año y medio intentando negociar el convenio y hasta hace bien poco, cuando ya se ha empezado saber por dónde iban las ayudas europeas, no se ha querido reactivar la negociación. Y una vez que se ha activado, los políticos han salido a la palestra a decirnos que teníamos que rebajar nuestras condiciones desde el minuto uno, en cuanto el señor Titos ha querido. Ha sido una línea muy clara, saber qué iban a llegar las ayudas, anunciar la inversión, y al día siguiente estaban los políticos diciéndonos que teníamos aceptar lo que quiere la empresa. Nadie en el ámbito político se refiere a lo que quiere la plantilla.

¿Se sienten abandonados por la clase política? ¿Han mantenido alguna reunión con el lehedakari Urkullu o con la consejera Arantxa Tapia?

No, no hemos tenido ninguna reunión y abandonados no nos sentimos porque, si se reunieran con nosotros, sería solo para hacerse la foto.

Ahora ya tiene criterios de flexibilidad en la plantilla, ¿por qué no pueden admitir la nueva propuesta?

Por un lado ya tenemos la flexibilidad y por otro la disponibilidad para trabajar cuando ellos quieran. Podemos trabajar hasta 14 días más de jornada anual por año, cualquier sábado o jornadas de vacaciones. Ahora se  pretende extender esa posibilidad 24 horas al día y los 7 días de la semana con la sexta noche. El jueves los trabajadores no saben si van a trabajar un sábado o no. Ahora pretende activar también la sexta noche con la misma disponibilidad de esa noche durante todo el año para que la empresa lo active o no. Esto es insostenible desde el punto de vista personal y familiar.

La sexta noche y la disponibilidad total es insostenible desde el punto de vista personal y familiar

 

Pues desde muchos ámbitos se les presenta como unos privilegiados...

Sabemos que en Mercedes tenemos unas condiciones que son buenas dentro del sector y de la industria, pero no podemos olvidar que nosotros marcamos tendencia. Cuando hace años empezamos con la flexibilidad, empezaron otras empresas con flexibilidad. Como en Mercedes empecemos a aumentar la flexibilidad ahora y a aceptar todo lo quiere la empresa, ¿qué pasará con las que vienen detrás con el resto de los convenios? Puedo llegar a entender que digan que somos privilegiados desde la parte social. Este jueves hay huelga en todo el sector del Metal y nuestras condiciones pueden ser mejores que las del resto, lo tenemos muy claro. Pero Mercedes es una referencia y obliga a otras empresas a mejorar las condiciones para que la gente no se les vaya. Pero que desde sectores de la política digan que tenemos condiciones envidiables, pues no lo admito. Yo no les digo a los políticos lo que tienen que hacer, pero hablan de nosotros como si no fuéramos a la empresa y no trabajáramos. Hacemos un trabajo duro y creo que tiene que ser reconocido y por parte de un sector político parece que no trabajáramos.

Mercedes marca tendencia para el resto de empresas, si nosotros aceptamos una rebaja de las condiciones, ¿qué pasará en el resto de empresas?

Han conseguido realizar una serie de huelgas unitarias pero hay discrepancias con UGT y CCOO sobre como abordar el conflicto. ¿Puede ocurrir que se llegue a un acuerdo con solo una parte del comité?

No lo sé. La división no la hemos propiciado nosotros. Hay sindicatos que se posicionaban de acuerdo con la sexta noche poniéndola un precio, pero la asamblea de trabajadores ha dicho claro que no la quiere. Hemos acordado unos mínimos para intentar seguir adelante en unidad y esperemos que siga. No queremos más que un convenio digno.

La plantilla de Mercedes-Benz en Vitoria ha secundado este jueves de forma mayoritaria una nueva jornada de huelga unitaria por la negociación del convenio y contra la pretensión de la compañía aumentar la flexibilidad laboral introduciendo una “sexta noche” en los turnos de trabajo. La negociación del convenio, paralizada desde que se convocaron las huelgas, pero que llevaba mas de año y medio sin avances, está además fuertemente mediatizada por el anuncio de la dirección de que está en juego una inversión de 1.200 millones de euros que la multinacional puede llevarse a otra planta si no hay un acuerdo sobre el convenio. A partir de ahí, se ha iniciado desde la Administración vasca una serie de movimientos para tratar de “amarrar” la inversión, que sería muy importante para todo el sector de la automoción vasca. Hay que tener en cuenta que Mercedes-Benz es la empresa más grande de Euskadi, y supone el 5% del PIB vasco. El propio lehendakari Iñigo Urkullu viajará a Alemania para entrevistarse con dirigentes de la multinacional. Este jueves Urkullu mostraba su “preocupación” por la situación de la empresa. El presidente del comité, Igor Guevara (ELA), cree que hay mucho de presión en esta implicación política para forzar a los trabajadores a aceptar las rebajas que propone la empresa. Critica que se tache a los trabajadores de “privilegiados”, aunque reconoce que sus condiciones son mejores que las de otras empresas del Metal, que este jueves también han parado en Álava y en Bizkaia. Pero recuerda que “Mercedes marca tendencia. Si nosotros nos rebajamos las condiciones, ¿qué será de las empresas que vienen detrás?”.

Tubos Reunidos aumenta sus ventas un 125% y espera resultados positivos en 2023 tras rentabilizar los 112 millones de la Sepi

Saber más

¿La dirección está chantajeando a los trabajadores condicionando las inversiones de 1.200 millones a la flexibilidad?

elDiario.es/Euskadi depende de ti

¡Te necesitamos!

Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada martes. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.