La portada de mañana
Acceder
Uno de cada cuatro trabajadores quiere cambiar de empleo en el próximo año
Ayuso arrastra a Feijóo a una guerra contra el Gobierno por el ahorro energético
Opinión – Felipe VI se refugia en el colonialismo del siglo XIX, por Iñigo S. de Ugarte

Los trabajadores de Mercedes-Benz, en pie de guerra: “Mañana piquetes de nuevo. No va a entrar ni Cristo”

La Mercedes-Benz de Vitoria es la mayor empresa de la ciudad, de Álava y de Euskadi. Con arrope institucional, se ha anunciado una inversión de 1.200 millones que garantiza su viabilidad a largo plazo, pero ha quedado condicionada a lograr más “flexibilidad” laboral. Y la plantilla está en pie de guerra. Tras semanas de movilizaciones, este miércoles los sindicatos ELA, LAB y ESK han convocado huelga -aunque se ha hablado de un seguimiento del 95% en el turno matinal-, por la tarde cientos de trabajadores han llenado la plaza de la Virgen Blanca para protestar por la situación y este jueves está prevista una nueva huelga unitaria de todas las centrales -el resto son UGT, CCOO, Ekintza y PIM- que coincide con paros en la metalurgia de Álava y de Bizkaia. “Mañana piquetes de nuevo. No va a entrar ni Cristo”, han clamado. El calendario de protestas sigue la semana próxima.

Los sindicatos celebran una huelga “histórica” en Mercedes-Benz, la mayor empresa de Euskadi

Saber más

La manifestación ha llegado a su punto final pasadas las 19.00 horas. Estaba presidida por dos pancartas con los lemas '¡Sexta noche no!' e 'IPC sí o sí', dejando claras cuáles son las dos condiciones más claras en las negociaciones con la empresa. “No queremos más flexibilidad”, han cantado los presentes, hombres en su abrumadora mayoría. No han faltado críticas “al señor Ramiro”, por el diputado general de Álava, Ramiro González, y al lehendakari, Iñigo Urkullu, que tiene previsto la semana próxima un viaje a Alemania para conocer de primera mano con los máximos responsables de la automovilística sus planes para la factoría de Vitoria, que produce furgonetas desde hace décadas. También han sido abundantes los carteles de “Emilio Titos etxera” pidiendo la marcha del primer ejecutivo de la compañía e imitando el estilo de las clásicas reivindicaciones a favor del acercamiento de los presos de ETA. La marcha ha estado custodiada por varias furgonetas de la Ertzaintza -de la marca Mercedes-Benz- y la organización ha pedido a los presentes que evitase el uso de petardos y bengalas.

La Mercedes-Benz de Vitoria es la mayor empresa de la ciudad, de Álava y de Euskadi. Con arrope institucional, se ha anunciado una inversión de 1.200 millones que garantiza su viabilidad a largo plazo, pero ha quedado condicionada a lograr más “flexibilidad” laboral. Y la plantilla está en pie de guerra. Tras semanas de movilizaciones, este miércoles los sindicatos ELA, LAB y ESK han convocado huelga -aunque se ha hablado de un seguimiento del 95% en el turno matinal-, por la tarde cientos de trabajadores han llenado la plaza de la Virgen Blanca para protestar por la situación y este jueves está prevista una nueva huelga unitaria de todas las centrales -el resto son UGT, CCOO, Ekintza y PIM- que coincide con paros en la metalurgia de Álava y de Bizkaia. “Mañana piquetes de nuevo. No va a entrar ni Cristo”, han clamado. El calendario de protestas sigue la semana próxima.

Los sindicatos celebran una huelga “histórica” en Mercedes-Benz, la mayor empresa de Euskadi

Saber más

La manifestación ha llegado a su punto final pasadas las 19.00 horas. Estaba presidida por dos pancartas con los lemas '¡Sexta noche no!' e 'IPC sí o sí', dejando claras cuáles son las dos condiciones más claras en las negociaciones con la empresa. “No queremos más flexibilidad”, han cantado los presentes, hombres en su abrumadora mayoría. No han faltado críticas “al señor Ramiro”, por el diputado general de Álava, Ramiro González, y al lehendakari, Iñigo Urkullu, que tiene previsto la semana próxima un viaje a Alemania para conocer de primera mano con los máximos responsables de la automovilística sus planes para la factoría de Vitoria, que produce furgonetas desde hace décadas. También han sido abundantes los carteles de “Emilio Titos etxera” pidiendo la marcha del primer ejecutivo de la compañía e imitando el estilo de las clásicas reivindicaciones a favor del acercamiento de los presos de ETA. La marcha ha estado custodiada por varias furgonetas de la Ertzaintza -de la marca Mercedes-Benz- y la organización ha pedido a los presentes que evitase el uso de petardos y bengalas.

La Mercedes-Benz de Vitoria es la mayor empresa de la ciudad, de Álava y de Euskadi. Con arrope institucional, se ha anunciado una inversión de 1.200 millones que garantiza su viabilidad a largo plazo, pero ha quedado condicionada a lograr más “flexibilidad” laboral. Y la plantilla está en pie de guerra. Tras semanas de movilizaciones, este miércoles los sindicatos ELA, LAB y ESK han convocado huelga -aunque se ha hablado de un seguimiento del 95% en el turno matinal-, por la tarde cientos de trabajadores han llenado la plaza de la Virgen Blanca para protestar por la situación y este jueves está prevista una nueva huelga unitaria de todas las centrales -el resto son UGT, CCOO, Ekintza y PIM- que coincide con paros en la metalurgia de Álava y de Bizkaia. “Mañana piquetes de nuevo. No va a entrar ni Cristo”, han clamado. El calendario de protestas sigue la semana próxima.

Los sindicatos celebran una huelga “histórica” en Mercedes-Benz, la mayor empresa de Euskadi

Saber más

La manifestación ha llegado a su punto final pasadas las 19.00 horas. Estaba presidida por dos pancartas con los lemas '¡Sexta noche no!' e 'IPC sí o sí', dejando claras cuáles son las dos condiciones más claras en las negociaciones con la empresa. “No queremos más flexibilidad”, han cantado los presentes, hombres en su abrumadora mayoría. No han faltado críticas “al señor Ramiro”, por el diputado general de Álava, Ramiro González, y al lehendakari, Iñigo Urkullu, que tiene previsto la semana próxima un viaje a Alemania para conocer de primera mano con los máximos responsables de la automovilística sus planes para la factoría de Vitoria, que produce furgonetas desde hace décadas. También han sido abundantes los carteles de “Emilio Titos etxera” pidiendo la marcha del primer ejecutivo de la compañía e imitando el estilo de las clásicas reivindicaciones a favor del acercamiento de los presos de ETA. La marcha ha estado custodiada por varias furgonetas de la Ertzaintza -de la marca Mercedes-Benz- y la organización ha pedido a los presentes que evitase el uso de petardos y bengalas.

elDiario.es/Euskadi depende de ti

¡Te necesitamos!

Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada martes. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.