La Justicia da la razón al Gobierno de Urkullu y Euskadi salva 'in extremis' las medidas para Nochevieja

'In extremis'. El Gobierno de Iñigo Urkullu ha salvado finalmente su paquete de restricciones para contener en la medida de lo posible la gran ola de contagios de la COVID-19 a horas de la Nochevieja. De este modo, los bares tendrán que cerrar esta noche y hasta el 28 de enero a la una de la madrugada, se retrasará la apertura de los locales hasta las 8.00 horas en Año Nuevo (y también el día de los Reyes Magos), se prohíbe el consumo de pie o en barra y los aforos interiores se quedan al 60%. No podrá haber cotillones en formato habitual. Así lo ha avalado este viernes la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ha desestimado las medidas cautelares solicitadas en un recurso por las asociaciones de hostelería de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa para 'salvar' una de las jornadas en las que hacen más caja.

La hostelería pide ayudas al Gobierno de Urkullu mientras acude a los tribunales a tumbarle las medidas contra la COVID-19

Saber más

El fallo entiende que todos los perjuicios son de tipo exclusivamente económico para el sector y que eso se puede solventar perfectamente con compensaciones posteriores. “Al respecto, la parte actora hace referencia a que los establecimientos, sobre todo el ocio, han hecho acopio de provisiones y formalizado contratos, debiendo asumir el gasto sin los correspondientes ingresos. Tal como puede apreciarse, esta argumentación no conlleva que los perjuicios derivados de la ejecución resulten ser irreparables, al tener un contenido económico y poder ser indemnizables”, razona el tribunal.

El Superior cuestiona las medidas -“está abierto a discusión” y no todas las autonomías las aplican- pero admite que el contexto es preocupante y que el Gobierno vasco tiene “competencias” para actuar sobre horarios y aforos. “Ciertamente, cabe disentir de la efectividad de las medidas. Pero lo cierto es que la decisión recurrida viene motivada por un innegable incremento de los casos de COVID-19 que comienza a tener reflejo en la atención hospitalaria y, sobre todo, primaria”, se lee en la resolución judicial, hecha pública a las 13.00 horas.

Estas restricciones fueron presentadas este martes después de semanas con la emergencia sanitaria reactivada en las que no se habían puesto en marcha medidas más allá del pasaporte COVID. Así ocurrió antes del puente de la Constitución y antes de Nochebuena y Navidad, aunque la incidencia era ya muy alta. Son similares a los planes de contención de la transmisión puestos en marcha en comunidades limítrofes como Navarra o Cantabria. Se puede consultar aquí la guía completa de la normativa en vigor, que se mantendrá activa hasta el 28 de enero.

La sala de lo contencioso-administrativo está presidida por el magistrado Luis Garrido, que en otras fases de la pandemia había tumbado propuestas del Ejecutivo de Urkullu. De hecho, a principios de 2021 dio la razón precisamente al sector de la hostelería y decretó la reapertura de bares y restaurantes, que fueron clausurados en los municipios con tasas de contagio más altas. En otros momentos, este mismo tribunal también ha cuestionado la capacidad del Gobierno autonómico de limitar aforos en el fútbol o en el baloncesto y ha denunciado que se hayan aprobado restricciones que, según su criterio, limitaban derechos fundamentales. Precisamente, la resolución de este viernes menciona el precedente de la hostelería en febrero para señalar que “la situación es claramente distinta” ya que “en aquel momento el cierre de la actividad fue total y resultaba notorio que había establecimientos en situación de cierre”.

Los hosteleros habían alegado que “las medidas se están centrando en la hostelería y no es la solución a la situación sanitaria”. También que en fin de año la gente sale “sí o sí” y que si no hay locales abiertos se producirán aglomeraciones en la calle o en domicilios particulares. Finalmente, entendían que había un perjuicio económico claro al haber reducido el horario para Nochevieja muy pocos días antes, cuando los pedidos de suministros ya estaban realizados. Se da la circunstancia de que estas asociaciones se reunieron con el Ejecutivo para pedirle más ayudas públicas al tiempo que acudían a los tribunales para tumbar las medidas sanitarias.

Es completamente excepcional que esta resolución se haya conocido hoy y solamente se explica por la urgencia que requería. Según fuentes judiciales, Nochebuena y Nochevieja son completamente inhábiles en los tribunales aunque sean días laborables. De hecho, en el Superior vasco solamente se han abierto las puertas para esta cuestión.

'In extremis'. El Gobierno de Iñigo Urkullu ha salvado finalmente su paquete de restricciones para contener en la medida de lo posible la gran ola de contagios de la COVID-19 a horas de la Nochevieja. De este modo, los bares tendrán que cerrar esta noche y hasta el 28 de enero a la una de la madrugada, se retrasará la apertura de los locales hasta las 8.00 horas en Año Nuevo (y también el día de los Reyes Magos), se prohíbe el consumo de pie o en barra y los aforos interiores se quedan al 60%. No podrá haber cotillones en formato habitual. Así lo ha avalado este viernes la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ha desestimado las medidas cautelares solicitadas en un recurso por las asociaciones de hostelería de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa para 'salvar' una de las jornadas en las que hacen más caja.

La hostelería pide ayudas al Gobierno de Urkullu mientras acude a los tribunales a tumbarle las medidas contra la COVID-19

Saber más

El fallo entiende que todos los perjuicios son de tipo exclusivamente económico para el sector y que eso se puede solventar perfectamente con compensaciones posteriores. “Al respecto, la parte actora hace referencia a que los establecimientos, sobre todo el ocio, han hecho acopio de provisiones y formalizado contratos, debiendo asumir el gasto sin los correspondientes ingresos. Tal como puede apreciarse, esta argumentación no conlleva que los perjuicios derivados de la ejecución resulten ser irreparables, al tener un contenido económico y poder ser indemnizables”, razona el tribunal.

El Superior cuestiona las medidas -“está abierto a discusión” y no todas las autonomías las aplican- pero admite que el contexto es preocupante y que el Gobierno vasco tiene “competencias” para actuar sobre horarios y aforos. “Ciertamente, cabe disentir de la efectividad de las medidas. Pero lo cierto es que la decisión recurrida viene motivada por un innegable incremento de los casos de COVID-19 que comienza a tener reflejo en la atención hospitalaria y, sobre todo, primaria”, se lee en la resolución judicial, hecha pública a las 13.00 horas.

Estas restricciones fueron presentadas este martes después de semanas con la emergencia sanitaria reactivada en las que no se habían puesto en marcha medidas más allá del pasaporte COVID. Así ocurrió antes del puente de la Constitución y antes de Nochebuena y Navidad, aunque la incidencia era ya muy alta. Son similares a los planes de contención de la transmisión puestos en marcha en comunidades limítrofes como Navarra o Cantabria. Se puede consultar aquí la guía completa de la normativa en vigor, que se mantendrá activa hasta el 28 de enero.

La sala de lo contencioso-administrativo está presidida por el magistrado Luis Garrido, que en otras fases de la pandemia había tumbado propuestas del Ejecutivo de Urkullu. De hecho, a principios de 2021 dio la razón precisamente al sector de la hostelería y decretó la reapertura de bares y restaurantes, que fueron clausurados en los municipios con tasas de contagio más altas. En otros momentos, este mismo tribunal también ha cuestionado la capacidad del Gobierno autonómico de limitar aforos en el fútbol o en el baloncesto y ha denunciado que se hayan aprobado restricciones que, según su criterio, limitaban derechos fundamentales. Precisamente, la resolución de este viernes menciona el precedente de la hostelería en febrero para señalar que “la situación es claramente distinta” ya que “en aquel momento el cierre de la actividad fue total y resultaba notorio que había establecimientos en situación de cierre”.

Los hosteleros habían alegado que “las medidas se están centrando en la hostelería y no es la solución a la situación sanitaria”. También que en fin de año la gente sale “sí o sí” y que si no hay locales abiertos se producirán aglomeraciones en la calle o en domicilios particulares. Finalmente, entendían que había un perjuicio económico claro al haber reducido el horario para Nochevieja muy pocos días antes, cuando los pedidos de suministros ya estaban realizados. Se da la circunstancia de que estas asociaciones se reunieron con el Ejecutivo para pedirle más ayudas públicas al tiempo que acudían a los tribunales para tumbar las medidas sanitarias.

Es completamente excepcional que esta resolución se haya conocido hoy y solamente se explica por la urgencia que requería. Según fuentes judiciales, Nochebuena y Nochevieja son completamente inhábiles en los tribunales aunque sean días laborables. De hecho, en el Superior vasco solamente se han abierto las puertas para esta cuestión.

'In extremis'. El Gobierno de Iñigo Urkullu ha salvado finalmente su paquete de restricciones para contener en la medida de lo posible la gran ola de contagios de la COVID-19 a horas de la Nochevieja. De este modo, los bares tendrán que cerrar esta noche y hasta el 28 de enero a la una de la madrugada, se retrasará la apertura de los locales hasta las 8.00 horas en Año Nuevo (y también el día de los Reyes Magos), se prohíbe el consumo de pie o en barra y los aforos interiores se quedan al 60%. No podrá haber cotillones en formato habitual. Así lo ha avalado este viernes la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ha desestimado las medidas cautelares solicitadas en un recurso por las asociaciones de hostelería de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa para 'salvar' una de las jornadas en las que hacen más caja.

La hostelería pide ayudas al Gobierno de Urkullu mientras acude a los tribunales a tumbarle las medidas contra la COVID-19

Saber más

El fallo entiende que todos los perjuicios son de tipo exclusivamente económico para el sector y que eso se puede solventar perfectamente con compensaciones posteriores. “Al respecto, la parte actora hace referencia a que los establecimientos, sobre todo el ocio, han hecho acopio de provisiones y formalizado contratos, debiendo asumir el gasto sin los correspondientes ingresos. Tal como puede apreciarse, esta argumentación no conlleva que los perjuicios derivados de la ejecución resulten ser irreparables, al tener un contenido económico y poder ser indemnizables”, razona el tribunal.

elDiario.es/Euskadi

La información es más necesaria que nunca

¿Te sumas al cambio de elDiario.es en Euskadi? Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada semana. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.