Vacaciones alteradas por la segunda dosis de la vacuna en Madrid

Un grupo de jóvenes esperan para recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer en el Hospital Zendal.

Alejandro recibió la primera dosis de la vacuna Pfizer el 8 de julio de madrugada en el estadio Wizink Center de Madrid. Pertenece al grupo de edad de los nacidos entre 1986 y 1991 y eligió ese día y esa hora –las tres de la mañana– en el sistema de autocita de la Comunidad de Madrid cuando se abrió la aplicación para esa franja de edad. Vacunarse a altas horas de la madrugada, una opción que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso puso a disposición de los ciudadanos para agilizar la vacunación tras quedarse a la cola respecto al resto de autonomías, le permitiría poder irse "tranquilo" de vacaciones este viernes, cuando empiezan sus tres semanas de descanso. Según lo previsto, la segunda dosis de la vacuna le tocaba este jueves día 29. Pero sus planes se vieron alterados al recibir el esperado mensaje por parte de la Consejería de Sanidad este martes: la cita que esperaba tras los 21 días de la primera pauta se retrasaba cinco días, para el domingo 1 de agosto. 

"Me han avisado con muy poca antelación y así es imposible organizarse", critica la gestión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. "Esa cita tuve que rechazarla y mi plan fue acercarme a mi hospital de referencia para probar suerte y allí tras explicar la situación me administraron la segunda dosis", añade. "Invito a todos los que estén en mi situación a que lo hagan porque cuando llegas te explican en el hospital que les acaban sobrando dosis".

Alejandro es solo un nombre más de los cientos de ciudadanos que estos días esperaban en Madrid recibir su segunda dosis de la vacuna Pfizer en plena época vacacional. Los problemas con la organización de la vacunación en la Comunidad de Madrid están poniendo en peligro que se cumplan los plazos óptimos para inyectar la segunda dosis de esta marca en la población joven: entre 21 y 28 días tras el pinchazo inicial. Es la única región que está demorando las citas más allá de esos 21 días establecidos.

Madrid es también la única autonomía que no ofrece la fecha de la segunda dosis cuando cita para la primera. En el resto de comunidades, en el mismo mensaje o cuando se ha administrado el primer suero, se informa al ciudadano qué día deberá repetir pinchazos para lograr la inmunidad que ofrecen –a no ser que ya hayas pasado previamente la enfermedad– dos dosis de las vacunas Pfizer, Moderna o AstraZeneca. En el caso de la Comunidad Valenciana, por ejemplo, hasta informan a los ciudadanos de qué marca de la vacuna van a administrar en ese mismo mensaje. 

Estos retrasos y la demora en la notificación por parte del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso está alterando los planes vacacionales de cientos de jóvenes madrileños en plena época estival. La Comunidad de Madrid ha pedido en numerosas ocasiones "paciencia" y recomienda esperar a que Salud Madrid informe por mensaje de la fecha de la segunda dosis "24 o 48 horas" antes de administrarla, unos plazos que los cientos de jóvenes con planes de viajes ya contratados consideran "intolerable". 

Al igual que Alejandro, a María la cita de la vacuna le ha llegado con cuatro días de retraso respecto a los 21 días que había calculado desde que recibió la primera inyección. En su caso, podrá ponérsela sin problemas porque no sale de viaje hasta un día después. Sin embargo, su pareja no ha tenido la misma suerte –se puso la primera dosis en el mismo lugar y la misma hora que María–, pero le han citado con seis días de demora. "Aún estamos decidiendo si retrasar todos dos días la salida de vacaciones o si yo salgo dos días antes con los niños y mi pareja espera a que le toque la suya", explica esta docente. 

María y Alejandro no son una excepción. Cientos de residentes en Madrid que recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer la segunda semana de julio asumen que sus vacaciones pueden verse alteradas a la espera de recibir la cita para la segunda inyección. Otros se plantean incluso renunciar a ella. Es el caso de Mireia, que sale de viaje el martes y le tocaba la vacuna el sábado, pero no ha recibido todavía ningún mensaje. "He llamado al número facilitado por la Consejería de Sanidad insistentemente, pero no logro que me den una solución, solo me dicen que debo esperar a ser citada, pero si me dan fecha con varios días de retraso no podré ponérmela", lamenta. 

En su caso, coge un avión a Italia y no lo puede "retrasar", asegura. Tampoco tiene la opción de optar por intentar que le administren la segunda dosis en otra comunidad autónoma –algo que tampoco queda claro que puedan otros madrileños– porque sale de España. Para evitar irse sin su dosis, esta administrativa de profesión hará un último intento: "Voy a presentarme el sábado con el documento de que recibí la primera dosis en el mismo lugar que me la pusieron e intentaré que se apiaden y me inyecten la segunda en el sitio", asegura. Elena, Rodrigo, Carolina y decenas de testimonios recabados por elDiario.es no han recibido el mensaje por parte de la Consejería de Sanidad ni sus quejas son atendidas por teléfono.

Esta cuestión contrasta con el hasta ahora discurso del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso y que ha defendido desde el principio, cuando se quedó rezagada en la vacunación respecto al resto de autonomías, que su estrategia pasaba por guardar segundas dosis a aquellos que han recibido la primera. De hecho, hace unas semanas, decidió paralizar las nuevas citas para primeras dosis argumentando "falta de stock" pese a disponer de más de medio millón de sueros de esta marca almacenados. La justificación fue que esas dosis "ya estaban comprometidas". Actualmente dispone de 275.000 vacunas de Pfizer en sus almacenes, aseguran fuentes de la Consejería de Sanidad. 

La Comunidad de Madrid esgrime sin embargo "escasez de dosis" para justificar estos retrasos que han alterado los planes vacacionales de numerosos madrileños en plena época estival. "Estamos poniendo la segunda dentro de su plazo técnico, a partir del día 21 y hasta el 28, siempre procurando que sea lo más cercano al 21", añaden estas mismas fuentes de la Consejería de Sanidad que dirige Enrique Ruiz Escudero, que no aclaran por qué se está avisando con tan poca antelación.

La Comunidad de Madrid abrió este lunes una página web para atender las múltiples quejas por la campaña de vacunación contra el coronavirus en la región. Incidencias con el certificado digital Covid y el acceso a la aplicación de la tarjeta sanitaria virtual son los principales problemas que están teniendo los madrileños durante esta etapa de la campaña de vacunación, y estos últimos días también estos retrasos en la segunda dosis. 

"En mi caso planifiqué las vacaciones para irme con las dos dosis desde Madrid y no tener que gestionar la segunda en otra comunidad autónoma, pero este retraso me ha trastocado los planes", afirma Mario, de 34 años, que no se había preocupado por gestionar una segunda dosis fuera de Madrid convencido de que recibiría la vacuna a tiempo. "Lo que no puede ser tampoco es que a dos días de que me toque la segunda dosis aún no sepa qué fecha me tiene guardada mi comunidad para eso", lamenta. 

Retraso de la segunda dosis

¿Se puede retrasar la administración de la segunda dosis? Se puede, aunque no es lo más aconsejable, según los expertos. Se ha demostrado que las dos dosis protegen contra la variante Delta, altamente contagiosa y que actualmente es la dominante en España. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) establece que en el caso de ser necesaria una demora, "sea la menor posible". Actualmente los intervalos para la segunda inyección, según el protocolo actual, son entre 21 y 28 días tras el pinchazo inicial para Pfizer; 28 días para Moderna –en el caso de Janssen es un fármaco monodosis–. Alterar esos plazos no es aconsejable y los madrileños sopesan qué hacer al haber sido avisados con tan poca antelación en plenos meses de julio y agosto.

Algunas comunidades autónomas se abrieron a administrar segundas dosis para los turistas que llegaban de otros puntos del país, sin embargo esta cuestión no llegó a concretarse en las reuniones semanales que mantienen las comunidades y el Ministerio de Sanidad. En el caso de Mario, trató de cerrar una cita en la Comunidad Valenciana pero finalmente decidió retrasar su salida de vacaciones unos días para ponerse la segunda dosis en Madrid. "Pensé que era menos lío y ahora me he encontrado con que aún no me han citado e igual tengo que irme sin que me la administren", lamenta. 

Los testimonios se repiten en el buzón de elDiario.es. Y los jóvenes, ante la falta de información, se personan en los centros de salud, en los hospitales o contactan con el teléfono de información 900 habilitado por la Consejería de Sanidad para gestionar asuntos médicos relacionados con el Covid-19. De momento solo les piden paciencia. Otros han conseguido su segunda dosis después de insistir mucho.

Etiquetas
Publicado el
31 de julio de 2021 - 21:27 h

Descubre nuestras apps