España Vaciada invita en sus estatutos a los “desencantados” con los partidos tradicionales a que se unan a sus filas

“España Vaciada necesita las manos y las cabezas de muchas personas dispuestas a trabajar contra la despoblación y por el reequilibrio territorial”. Esta es la primera frase de un documento al que ha tenido acceso elDiario.es donde se aclaran algunos puntos de los estatutos con los que se rige la nueva herramienta política, que concurrirá a las elecciones de Castilla y León el próximo 13 de febrero. En él se invita a los políticos del medio rural “desencantados” del resto de partidos a unirse a esta iniciativa, una frase con la que también se justifican los fichajes entre las filas de Ciudadanos que se han unido a las candidaturas para las elecciones de Castilla y León.

España Vaciada presenta a sus candidatos en Castilla y León: "sabemos de dónde venimos y a quiénes representamos"

Saber más

El pasado fin de semana, España Vaciada presentó sus candidaturas para los próximos comicios. En total, el movimiento ha logrado confeccionar listas en cinco provincias: en Soria lo hará en forma de agrupación de electores, a partir de la plataforma Soria ¡Ya!, mientras que en Valladolid, Burgos, Palencia y Salamanca lo hará bajo el paraguas del nuevo partido España Vaciada.

De las cinco candidaturas, la que causó mayor revuelo e incluso críticas fue la inscrita en último lugar, la de Valladolid. De los 18 nombres elegidos para la provincia, 14 habían formado parte en algún momento de las listas de Ciudadanos. Su cabeza de lista, Cristina Blanco Rojo, fue concejala del partido de Inés Arrimadas en Medina del Campo, un municipio vallisoletano de algo más de 20.500 habitantes.

Y la cosa no se quedó ahí. María Ángeles Rincón Bajo, exalcaldesa de Boecillo (4.100 habitantes) entre los años 2015 y 2019, también de Ciudadanos, tuvo que renunciar a ser suplente en la misma lista para no perjudicar a la candidatura puesto que está siendo investigada por prevaricación y malversación de fondos públicos.

Para responder a las críticas, España Vaciada envió un documento en el que, además de anunciar la renuncia de Rincón, se desgranaban algunas líneas maestras con las que se va a regir la herramienta política, que se estrenará en menos de un mes en unas autonómicas, pero que espera que su carrera sea mucho más larga.

“A lo mejor ahí es donde se demuestra nuestra falta de experiencia en las gestiones políticas”, ha reconocido Antonio Saz, coordinador y portavoz de España Vaciada, en referencia a lo sucedido con la exregidora de Boecillo. “Tenemos un código ético y es en base a ese código ético por lo que ha renunciado. Pero iba de tercera suplente de la lista. No tiene ninguna relevancia en la candidatura. Es más un error de principiante que otra cosa”, ha zanjado Saz. 

En el mismo documento, el movimiento argumenta que, en los territorios despoblados, de manera general, hay poca gente por lo que “es necesaria la implicación de todos los que quieren sumar para cambiar el futuro de los territorios”. Por ello, ahora están en sus filas algunas personas que antes “han intentado hacerlo desde pequeñas instituciones como los ayuntamientos, la mayoría sin cobrar por su trabajo y dedicando su tiempo a los territorios”.

Desde España Vaciada consideran que participar en sus listas “exige para muchas personas un esfuerzo de generosidad y de empuje”, añaden en el segundo punto del documento. Hasta ahora, defienden, para poder trabajar por una provincia o por un pueblo pequeño, la mayoría no tenía muchas más opciones “que entrar en los partidos políticos tradicionales”. “Por ello algunas de estas personas que han abandonado estas estructuras, desencantadas con la política de confrontación y las limitaciones que implican para trabajar de forma efectiva por sus territorios, han dado el paso de entrar a los movimientos de España Vaciada en algunas provincias de Castilla y León”.

Al ser preguntado sobre si van a aterrizar en futuras listas de España Vaciada políticos “desencantados” con los partidos tradicionales, como dice el documento, Saz prefiere hablar de gente que tenga ganas de trabajar por su territorio.

“Tenemos la puerta abierta a todas las personas que quieran trabajar por sus territorios y lo que no vamos a cuestionar es si hace dos, cuatro y ocho años tuvieron un vínculo político”, ha defendido. “Somos conscientes de que cuando trabajas en un pueblo pequeñito, quizás no tienes esos recursos de participar en una agrupación electoral o no tienes la posibilidad de crear un partido político, entonces te apoyas en aquellos partidos que te dan ese marco para poder trabajar por tu pueblo”, dice Saz, que añade que ellos van a dar ese marco “no a los políticos desencantados, sino todo lo contrario, a las personas comprometidas”.

Nosotros tenemos experiencia, venimos de un partido, sabemos cómo funcionan las instituciones

Vanessa Pérez, la número cuatro de la España Vaciada por Valladolid es una de estas desencantadas con los partidos tradicionales. En 2019 fue aspirante a liderar Ciudadanos en Castilla y León frente a Francisco Igea y Silvia Clemente. Abandonó el partido tras el pucherazo “desencantada” con la formación a la que pertenecía. “Había presiones, no nos dejaban actuar con libertad, ni se defendían los intereses de los pueblos”, señala.

Después de su aventura en Ciudadanos, Pérez se unió a las filas de Unión Regionalista, donde fue candidata a la alcaldía de Valladolid. Su nuevo partido no logró representación y decidió abandonar la política. Estos dos años asegura haber sido contactada “por muchos partidos” para unirse a sus filas, pero siempre dijo que no. “No nos pueden acusar de buscar sillones porque si hubiéramos querido algunos de nosotros ya los habríamos conseguido”, indica.

Pérez, de la candidatura vallisoletana, considera que haber estado en política puede ser un “extra” para la España Vaciada. “Nosotros tenemos experiencia, venimos de un partido, sabemos cómo funcionan las instituciones”, subraya.

A diferencia de otras plataformas de la España Vaciada, la de Valladolid se creó ad hoc para los comicios autonómicos del 13 de febrero. Contrasta con los 21 años de experiencia asociativa de Soria ¡Ya! o con los tres de Burgos Enraíza, el germen de la candidatura España Vaciada – Vía Burgalesa, plataforma formada en 2019 para la gran manifestación contra la despoblación que tuvo lugar en Madrid, aunque compuesta por unas cuarenta asociaciones locales con mayor recorrido.

“La ideología se va a quedar en la puerta”

Saz defiende que son un movimiento transversal y que la ideología “se va a quedar en la puerta”. Esto queda demostrado, según explica, precisamente por la variedad de personas y pasados que conforman las listas. “Para aquel que quiera hacer un análisis, verá que en la candidatura de Valladolid hay una tendencia de Ciudadanos e incluso alguien que tuvo vínculos con el PP y en la candidatura de Burgos hay gente que tiene vínculos con Podemos”, concluye. 

Juan José Asensio, presidente de Burgos Enraíza y suplente en la lista a las autonómicas, defiende que en la candidatura de Valladolid haya miembros venidos de otros partidos. “Hay quien considera que no se ha hecho de manera correcta. Allí no había una base asociativa tan potente como en otros sitios, pero los miembros han suscrito los principios de la España Vaciada para presentarse”. Tampoco cree que llevar a personas con experiencia en formaciones políticas les vaya a restar. “Mucha gente te anima a que des el paso, pero luego no se suman y falta gente. Es habitual”, mantiene.

“Nosotros llevamos de número tres a una alcaldesa, de Iniciativa Merindades. Eso nos aporta realidad, porque desde el mundo asociativo puedes pedir la luna. Pero desde los ayuntamientos, sobre todo desde los pequeños, vas a lo concreto. Está bien que haya candidatos que hayan bregado con la Junta de Castilla y León”, defiende.

Desde Soria ¡Ya!, su candidato a la presidencia de la Junta, Ángel Ceña, considera que las cinco candidaturas de Castilla y León van “todas a una”, porque han firmado los compromisos de la España Vaciada. Ceña, funcionario de la Junta sin experiencia en política, no cree que haya “excesivo problema” con que haya miembros con pasado en política.

Sin embargo, Soria ¡Ya! ha optado desde hace años por una fórmula muy diferente. Entre los requisitos para entrar están no haber estado afiliado a ningún partido en los últimos cinco años, ni haber ostentado un cargo público con sueldo en cinco años. “En nuestra candidatura todos cumplimos esos dos requisitos”. 

“Castilla y León es el primer escalón”, augura Saz. “Para nosotros es muy importante, pero debemos entender que esto es un proyecto de largo recorrido. Es nuestro primer paso, es un proceso de aprendizaje. En esta primera convocatoria hemos aprendido muchísimo. Pero no es definitivo”, concluye el coordinador nacional.

“España Vaciada necesita las manos y las cabezas de muchas personas dispuestas a trabajar contra la despoblación y por el reequilibrio territorial”. Esta es la primera frase de un documento al que ha tenido acceso elDiario.es donde se aclaran algunos puntos de los estatutos con los que se rige la nueva herramienta política, que concurrirá a las elecciones de Castilla y León el próximo 13 de febrero. En él se invita a los políticos del medio rural “desencantados” del resto de partidos a unirse a esta iniciativa, una frase con la que también se justifican los fichajes entre las filas de Ciudadanos que se han unido a las candidaturas para las elecciones de Castilla y León.

España Vaciada presenta a sus candidatos en Castilla y León: "sabemos de dónde venimos y a quiénes representamos"

Saber más

El pasado fin de semana, España Vaciada presentó sus candidaturas para los próximos comicios. En total, el movimiento ha logrado confeccionar listas en cinco provincias: en Soria lo hará en forma de agrupación de electores, a partir de la plataforma Soria ¡Ya!, mientras que en Valladolid, Burgos, Palencia y Salamanca lo hará bajo el paraguas del nuevo partido España Vaciada.

De las cinco candidaturas, la que causó mayor revuelo e incluso críticas fue la inscrita en último lugar, la de Valladolid. De los 18 nombres elegidos para la provincia, 14 habían formado parte en algún momento de las listas de Ciudadanos. Su cabeza de lista, Cristina Blanco Rojo, fue concejala del partido de Inés Arrimadas en Medina del Campo, un municipio vallisoletano de algo más de 20.500 habitantes.

Y la cosa no se quedó ahí. María Ángeles Rincón Bajo, exalcaldesa de Boecillo (4.100 habitantes) entre los años 2015 y 2019, también de Ciudadanos, tuvo que renunciar a ser suplente en la misma lista para no perjudicar a la candidatura puesto que está siendo investigada por prevaricación y malversación de fondos públicos.

Para responder a las críticas, España Vaciada envió un documento en el que, además de anunciar la renuncia de Rincón, se desgranaban algunas líneas maestras con las que se va a regir la herramienta política, que se estrenará en menos de un mes en unas autonómicas, pero que espera que su carrera sea mucho más larga.

“A lo mejor ahí es donde se demuestra nuestra falta de experiencia en las gestiones políticas”, ha reconocido Antonio Saz, coordinador y portavoz de España Vaciada, en referencia a lo sucedido con la exregidora de Boecillo. “Tenemos un código ético y es en base a ese código ético por lo que ha renunciado. Pero iba de tercera suplente de la lista. No tiene ninguna relevancia en la candidatura. Es más un error de principiante que otra cosa”, ha zanjado Saz. 

En el mismo documento, el movimiento argumenta que, en los territorios despoblados, de manera general, hay poca gente por lo que “es necesaria la implicación de todos los que quieren sumar para cambiar el futuro de los territorios”. Por ello, ahora están en sus filas algunas personas que antes “han intentado hacerlo desde pequeñas instituciones como los ayuntamientos, la mayoría sin cobrar por su trabajo y dedicando su tiempo a los territorios”.

Desde España Vaciada consideran que participar en sus listas “exige para muchas personas un esfuerzo de generosidad y de empuje”, añaden en el segundo punto del documento. Hasta ahora, defienden, para poder trabajar por una provincia o por un pueblo pequeño, la mayoría no tenía muchas más opciones “que entrar en los partidos políticos tradicionales”. “Por ello algunas de estas personas que han abandonado estas estructuras, desencantadas con la política de confrontación y las limitaciones que implican para trabajar de forma efectiva por sus territorios, han dado el paso de entrar a los movimientos de España Vaciada en algunas provincias de Castilla y León”.

Al ser preguntado sobre si van a aterrizar en futuras listas de España Vaciada políticos “desencantados” con los partidos tradicionales, como dice el documento, Saz prefiere hablar de gente que tenga ganas de trabajar por su territorio.

“Tenemos la puerta abierta a todas las personas que quieran trabajar por sus territorios y lo que no vamos a cuestionar es si hace dos, cuatro y ocho años tuvieron un vínculo político”, ha defendido. “Somos conscientes de que cuando trabajas en un pueblo pequeñito, quizás no tienes esos recursos de participar en una agrupación electoral o no tienes la posibilidad de crear un partido político, entonces te apoyas en aquellos partidos que te dan ese marco para poder trabajar por tu pueblo”, dice Saz, que añade que ellos van a dar ese marco “no a los políticos desencantados, sino todo lo contrario, a las personas comprometidas”.

Nosotros tenemos experiencia, venimos de un partido, sabemos cómo funcionan las instituciones

Vanessa Pérez, la número cuatro de la España Vaciada por Valladolid es una de estas desencantadas con los partidos tradicionales. En 2019 fue aspirante a liderar Ciudadanos en Castilla y León frente a Francisco Igea y Silvia Clemente. Abandonó el partido tras el pucherazo “desencantada” con la formación a la que pertenecía. “Había presiones, no nos dejaban actuar con libertad, ni se defendían los intereses de los pueblos”, señala.

Después de su aventura en Ciudadanos, Pérez se unió a las filas de Unión Regionalista, donde fue candidata a la alcaldía de Valladolid. Su nuevo partido no logró representación y decidió abandonar la política. Estos dos años asegura haber sido contactada “por muchos partidos” para unirse a sus filas, pero siempre dijo que no. “No nos pueden acusar de buscar sillones porque si hubiéramos querido algunos de nosotros ya los habríamos conseguido”, indica.

Pérez, de la candidatura vallisoletana, considera que haber estado en política puede ser un “extra” para la España Vaciada. “Nosotros tenemos experiencia, venimos de un partido, sabemos cómo funcionan las instituciones”, subraya.

A diferencia de otras plataformas de la España Vaciada, la de Valladolid se creó ad hoc para los comicios autonómicos del 13 de febrero. Contrasta con los 21 años de experiencia asociativa de Soria ¡Ya! o con los tres de Burgos Enraíza, el germen de la candidatura España Vaciada – Vía Burgalesa, plataforma formada en 2019 para la gran manifestación contra la despoblación que tuvo lugar en Madrid, aunque compuesta por unas cuarenta asociaciones locales con mayor recorrido.

“La ideología se va a quedar en la puerta”

Saz defiende que son un movimiento transversal y que la ideología “se va a quedar en la puerta”. Esto queda demostrado, según explica, precisamente por la variedad de personas y pasados que conforman las listas. “Para aquel que quiera hacer un análisis, verá que en la candidatura de Valladolid hay una tendencia de Ciudadanos e incluso alguien que tuvo vínculos con el PP y en la candidatura de Burgos hay gente que tiene vínculos con Podemos”, concluye. 

Juan José Asensio, presidente de Burgos Enraíza y suplente en la lista a las autonómicas, defiende que en la candidatura de Valladolid haya miembros venidos de otros partidos. “Hay quien considera que no se ha hecho de manera correcta. Allí no había una base asociativa tan potente como en otros sitios, pero los miembros han suscrito los principios de la España Vaciada para presentarse”. Tampoco cree que llevar a personas con experiencia en formaciones políticas les vaya a restar. “Mucha gente te anima a que des el paso, pero luego no se suman y falta gente. Es habitual”, mantiene.

“Nosotros llevamos de número tres a una alcaldesa, de Iniciativa Merindades. Eso nos aporta realidad, porque desde el mundo asociativo puedes pedir la luna. Pero desde los ayuntamientos, sobre todo desde los pequeños, vas a lo concreto. Está bien que haya candidatos que hayan bregado con la Junta de Castilla y León”, defiende.

Desde Soria ¡Ya!, su candidato a la presidencia de la Junta, Ángel Ceña, considera que las cinco candidaturas de Castilla y León van “todas a una”, porque han firmado los compromisos de la España Vaciada. Ceña, funcionario de la Junta sin experiencia en política, no cree que haya “excesivo problema” con que haya miembros con pasado en política.

Sin embargo, Soria ¡Ya! ha optado desde hace años por una fórmula muy diferente. Entre los requisitos para entrar están no haber estado afiliado a ningún partido en los últimos cinco años, ni haber ostentado un cargo público con sueldo en cinco años. “En nuestra candidatura todos cumplimos esos dos requisitos”. 

“Castilla y León es el primer escalón”, augura Saz. “Para nosotros es muy importante, pero debemos entender que esto es un proyecto de largo recorrido. Es nuestro primer paso, es un proceso de aprendizaje. En esta primera convocatoria hemos aprendido muchísimo. Pero no es definitivo”, concluye el coordinador nacional.

“España Vaciada necesita las manos y las cabezas de muchas personas dispuestas a trabajar contra la despoblación y por el reequilibrio territorial”. Esta es la primera frase de un documento al que ha tenido acceso elDiario.es donde se aclaran algunos puntos de los estatutos con los que se rige la nueva herramienta política, que concurrirá a las elecciones de Castilla y León el próximo 13 de febrero. En él se invita a los políticos del medio rural “desencantados” del resto de partidos a unirse a esta iniciativa, una frase con la que también se justifican los fichajes entre las filas de Ciudadanos que se han unido a las candidaturas para las elecciones de Castilla y León.

España Vaciada presenta a sus candidatos en Castilla y León: "sabemos de dónde venimos y a quiénes representamos"

Saber más

El pasado fin de semana, España Vaciada presentó sus candidaturas para los próximos comicios. En total, el movimiento ha logrado confeccionar listas en cinco provincias: en Soria lo hará en forma de agrupación de electores, a partir de la plataforma Soria ¡Ya!, mientras que en Valladolid, Burgos, Palencia y Salamanca lo hará bajo el paraguas del nuevo partido España Vaciada.