Sanidad elimina las últimas restricciones por la pandemia en los colegios

Es prácticamente decretar el final de la pandemia en los centros educativos. La Comisión de Salud Pública ha comunicado este viernes que actualiza el documento de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la COVID-19 en los centros educativos con una serie de medidas que suponen, de facto, el fin de las restricciones en colegios e institutos, especialmente las que atañen al comedor.

El organismo público que dirige el Ministerio de Sanidad explica que de cara a este curso que empieza se permitirá a los grupos de convivencia estable (esas clases estancas que no podían en teoría relacionarse con otras) interactuar “en cualquier situación y espacio físico”, la misma decisión que se adopta para los grupos de ESO, FP y Bachillerato, confirmando una decisión que se ya se había tomado en mayo.

Los cambios de la comisión afectan especialmente a los comedores, donde ya no habrá que mantener la distancia interpersonal de seguridad ni organizar los desayunos o meriendas en las actividades matinales o extraescolares por grupos de convivencia estables.

En cualquier caso se sigue recomendando la ventilación cruzada como “opción preferente”, aunque se retira la necesidad de que sea permanente: se acabaron, en teoría, las imágenes de alumnado y profesorado con abrigo, gorro y guantes durante las clases. Se ventilará, recomienda Sanidad, en los cambios de hora.

Por último, también se relajan las exigencias de limpieza. Ya no habrá que hacerla cada cambio de clase, sino que pasa a ser “en los términos habituales para el ámbito educativo”.

Es prácticamente decretar el final de la pandemia en los centros educativos. La Comisión de Salud Pública ha comunicado este viernes que actualiza el documento de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la COVID-19 en los centros educativos con una serie de medidas que suponen, de facto, el fin de las restricciones en colegios e institutos, especialmente las que atañen al comedor.

El organismo público que dirige el Ministerio de Sanidad explica que de cara a este curso que empieza se permitirá a los grupos de convivencia estable (esas clases estancas que no podían en teoría relacionarse con otras) interactuar “en cualquier situación y espacio físico”, la misma decisión que se adopta para los grupos de ESO, FP y Bachillerato, confirmando una decisión que se ya se había tomado en mayo.

Los cambios de la comisión afectan especialmente a los comedores, donde ya no habrá que mantener la distancia interpersonal de seguridad ni organizar los desayunos o meriendas en las actividades matinales o extraescolares por grupos de convivencia estables.

En cualquier caso se sigue recomendando la ventilación cruzada como “opción preferente”, aunque se retira la necesidad de que sea permanente: se acabaron, en teoría, las imágenes de alumnado y profesorado con abrigo, gorro y guantes durante las clases. Se ventilará, recomienda Sanidad, en los cambios de hora.

Por último, también se relajan las exigencias de limpieza. Ya no habrá que hacerla cada cambio de clase, sino que pasa a ser “en los términos habituales para el ámbito educativo”.

Es prácticamente decretar el final de la pandemia en los centros educativos. La Comisión de Salud Pública ha comunicado este viernes que actualiza el documento de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la COVID-19 en los centros educativos con una serie de medidas que suponen, de facto, el fin de las restricciones en colegios e institutos, especialmente las que atañen al comedor.

El organismo público que dirige el Ministerio de Sanidad explica que de cara a este curso que empieza se permitirá a los grupos de convivencia estable (esas clases estancas que no podían en teoría relacionarse con otras) interactuar “en cualquier situación y espacio físico”, la misma decisión que se adopta para los grupos de ESO, FP y Bachillerato, confirmando una decisión que se ya se había tomado en mayo.