Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

Irene Martínez, UNRWA España

0

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

Son muchos los que en los últimos meses y años han reiterado el papel esencial que juega UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina, no solo en las vidas de 5,6 millones de refugiados y refugiadas, sino también en una región tradicionalmente convulsa. Sin embargo, como ponían de manifiesto hace tan solo una semana un grupo de políticos y diplomáticos de alto nivel en una carta, este apoyo no es suficiente si no viene acompañado de los fondos que la Agencia necesita para seguir trabajando.  

En los últimos 5 años, con la excepción de 2018, cuando se produjo un incremento del apoyo tras el recorte de fondos de Estados Unidos, el presupuesto de UNRWA no ha recibido suficiente financiación para satisfacer las necesidades de las personas refugiadas de Palestina. Esto sucede a pesar de que UNRWA ha hecho grandes esfuerzos por mantener los gastos bajo control mediante la introducción de medidas de eficiencia y, a veces, de austeridad. Esas medidas han permitido lograr un ahorro de 500 millones de dólares desde 2015, es decir, 100 millones de dólares al año. 

Aun así, la Agencia consiguió mantener en funcionamiento todos sus servicios básicos. Pero incluso el ahorro tiene un coste. Un coste que no pagan sino las personas refugiadas de Palestina. Lo pagan con clases abarrotadas, falta de equipamiento o peores condiciones para los trabajadores de la Agencia que son, en un 99%, refugiados y refugiadas de Palestina. Cada año, cada mes, UNRWA está al borde de un colapso financiero y esta situación simplemente no puede continuar. 

29 de junio de 2020

14 de mayo de 2020

1 de mayo de 2020

30 de marzo de 2020

22 de enero de 2020

18 de diciembre de 2019

12 de diciembre de 2019

Descubre nuestras apps