Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

Sharaya, la voz de los 74 años del éxodo de la población de Palestina

Duha Hmedan

0

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

“No tuvimos opción de quedarnos”. Indefensos y a punta de pistola, así fueron expulsados de sus tierras los palestinos y palestinas tras la guerra Árabe-Israelí de 1948. Entre la población palestina a este éxodo se le conoce como la Nakba, la catástrofe en la que más de 700.000 personas fueron expulsadas de sus hogares y tierras. Esta semana hace 74 años de este horror. Les echaron a la fuerza y bajo el sonido de las balas.   

Con calma y delicadeza Ahmed Sharaya, refugiado de Palestina de 76 años, busca las palabras que expliquen cómo vivió la Nakba. Su voz, entrecortada por el paso de los años, nos traslada a otra época.  

Vive en el campamento de refugiados y refugiadas de Palestina de Balata, al sur de Nablus, Cisjordania, pero su pueblo originario se llama Kafr Aana. Cuando él y su familia fueron expulsados, buscaron refugio en la aldea de Birzeit. Allí dormían bajo los árboles: “Éramos 8 familias desplazadas de Kafr Aana y 5 del pueblo de al-Khairiya. Solíamos atar una manta entre las ramas de los árboles y extender otras en el suelo, de modo que pareciera una tienda de campaña para protegernos de los rayos del sol. Estuvimos así hasta 1950 cuando nos dirigimos a la aldea de al-Lubban al-Gharbi”. 

Descubre nuestras apps