eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La coordinación hace la fuerza

- PUBLICIDAD -
Captura de la web Red Municipalista

Captura de la web Red Municipalista

La Red Municipalista Contra la Deuda Ilegítima y los Recortes sigue dando pasos para plantar cara al hasta ahora todopoderoso ministro Montoro. Estos días, incluso, hemos visitado hasta Bruselas para visibilizar así cómo estamos creando un frente municipalista, que sea capaz de revertir la grave situación económica y social que atraviesan gran parte de los municipios de todo el Estado. Solo la coordinación hace la fuerza y nos hemos unido para revertir la grave situación económica y social que se vive en todos los Ayuntamientos.

Así explicado rápidamente puede sonar muy abstracto, pero ¿quién no ha escuchado en un bar cualquiera millones de conversaciones sobre el bochornoso despilfarro de dinero público que se produjo en los ayuntamientos de todo signo político a principios de este siglo? En cada municipio conocemos cual es esa locura megalómana de la alcaldesa o alcalde de turno que, espoleado por la burbuja financiera e inmobiliaria pre-crisis, construyó ese edificio enorme que no se usa o llenó la ciudad de rotondas con esculturas de dudoso gusto. En Sevilla, no nos podemos olvidar de Las Setas o La Factoría Cultural del polígono Sur y desde hace mucho tiempo la ciudadanía llevando denunciando y organizándose contra este despilfarro.

De aquellos derroches, estos recortes. En la época en la que éramos ricos el dinero fluía y el crédito era maná caído del cielo, por lo que esos alcaldes contrajeron innumerables préstamos y licitaron obras públicas sin control ni planificación alguna que seguimos pagando y que terminarán de pagar nuestras futuras generaciones. Además de la caótica, corrupta y especulativa actividad urbanística que conocemos bien, las regidoras y regidores municipales de la época ilustraron a la perfección aquello de "es muy fácil disparar con pólvora del Rey" y dispusieron de enormes cantidades de dinero público para gastos suntuarios, personales, de publicidad (autobombo político, esa curiosa y partidista forma de entender la publicidad institucional), asesoramiento, protocolo, dietas, subvenciones clientelistas, etc. que nada aportaban a la satisfacción de las necesidades generales de la sociedad.

De los bares, la charla y la protesta se trasladaron a la calle, y salimos indignadas a las plazas, acampamos y reivindicamos que sí que se podía hacer de otra forma. Nos organizamos para afrontar la táctica del "caballo de Troya" y hemos logrado que esa denuncia haya llegado a las (sus) instituciones, donde les rebatimos los dogmas del neoliberalismo económico que nos han traído a esta situación de crisis estructural, y exponemos otra forma de gestionar lo público: más justa, social y democrática.

Rodrigo Rato, el "mago de las finanzas", cerca de estar entre rejas es la mejor ejemplificación de esta crisis-trama-estafa, igual que el desastre de Bankia o el incremento del precio de la energía son muestras claras de la necesidad de apostar por la nacionalización de empresas estratégicas y crear una banca pública que comience a devolver lo robado.

Esas charlas que provocaban indignación empezaron también a darse en el interior de los Ayuntamientos del cambio y empezamos a sacar hacia fuera los datos y cifras que sustentaban y demostraban esos malos usos de los recursos colectivos, del dinero de la ciudadanía. Como nos habíamos organizados en las calles y plazas para defender la alegría, la unión ahora desde las candidaturas de unidad popular no ha sido complicada y la Red de municipios contra la deuda ilegítima y los recortes está consiguiendo adhesiones por toda la península y podamos, así, compartir recursos, conocimientos, estrategias y tácticas que nos permitan seguir avanzando hacia nuestro objetivo: municipios para la gente, verdes y sostenibles, feministas, justos, sociales y democráticos.

Hemos venido para quedarnos, queremos soñar juntas y que nuestros sueños se hagan realidad: no más austeridad, sino gasto social suficiente y adecuado para las necesidades colectivas, no más deuda ni gasto irresponsable, sino eficacia, eficiencia y solidaridad en la actuación pública. Nos unimos contra (su) deuda y los recortes, para revertir privatizaciones y aumentar el gasto en políticas sociales, feministas, sostenibles, verdes, justas y solidarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha