eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La economía andaluza necesita un cambio (real)

- PUBLICIDAD -
Las empresas del IBEX 35 ganan 8.272 millones hasta marzo, el 16,7 % menos

EFE

El impacto de la crisis en Andalucía ha sido mayor que en el resto de España en caída del PIB y empleo. Nuestra Comunidad ha perdido 3’5 puntos porcentuales de convergencia, desde que en 2006 llegó a estar al 77’5% del PIB per cápita de España.
La tasa de desempleo en Andalucía se mantiene en 2016 en los 8-9 puntos por encima de la media nacional, estando a en posiciones de cabeza dentro de las CCAA. En época de bonanza, en 2006, la tasa de paro andaluza estaba en su mínimo, el 12,68%, siendo la media nacional del 8’26%.

Existe por tanto un desempleo estructural y una falta de políticas económicas adecuadas que reduzcan el diferencial de convergencia. Las que se han puesto en práctica en Andalucía desde comienzo de su autonomía no han conseguido paliar las históricas diferencias entre los niveles de renta de los andaluces y el resto de españoles. Los datos son concluyentes.

Y ello a pesar de haber recibido de la UE más de 70.000 millones de euros en los últimos 20 años, el equivalente a más de 2 veces el presupuesto total de la Andalucía, por ser región desfavorecida. De esa cantidad, 14.500 millones se han recibido durante la crisis económica (2007-13).

Con esa cantidad de recursos públicos recibidos por Andalucía, se ha tenido la oportunidad de converger con la media europea, o al menos haber llegado a la media nacional. Pero no ha sido así, debido fundamentalmente a la falta de una adecuada decisión política que lleve a cabo reformas e inversiones destinadas a que el PIB y el empleo andaluz asciendan por sus propias capacidades productivas.

Los fondos europeos

Los fondos europeos no han tenido la incidencia deseada en el tejido productivo andaluz ya que la política económica andaluza no ha acompasado la disponibilidad de los fondos con reformas y acciones que faciliten el crecimiento de las pymes, el fortalecimiento del tejido productivo y por tanto la creación de empleo estable.

Es necesario por tanto pasar a la acción para propiciar cambios reales en la economía andaluza. Dejar la pasividad y llevar a cabo reformas concretas, que no se queden en buenas intenciones. Se habla mucho de un nuevo modelo productivo, de la calidad del empleo, de la necesidad de cambios estructurales. Pero hace falta concreción y decisión por parte de las administraciones. Hay cinco líneas de actuación fundamentales:

Es necesario priorizar inversiones públicas, centrándose en las que ayuden a generar producción y mejoren claramente la competitividad de nuestras empresas. Los presupuestos de la Junta de Andalucía de 2017 deben ir orientados en esta línea, llevando a cabo actuaciones que propicien una mejora de la competitividad del tejido productivo y una mayor actividad económica.

También es muy necesario propiciar el crecimiento de las pymes, llevando a cabo reformas legales, fiscales y administrativas para conseguir un mejor desarrollo de la actividad productiva de pequeños empresarios. Andalucía está a la cabeza en creación de pymes y autónomos pero también lo está en mortandad de empresas. Hay que llevar a cabo medidas concretas que animen a pymes a invertir para crecer y que ello genere empleo estable:

-    Cambios legales y fiscales para apoyar el crecimiento y consolidación de las pymes, que son el verdadero tejido productivo andaluz.

-    Reformas en la administración para que ésta no sea el principal problema de la pyme y el autónomo: ventanilla única, eliminación de trabas burocráticas, apoyo efectivo al emprendimiento desde el sector público, adaptándolo a las necesidades reales.

-    Poner la innovación al servicio del pequeño empresario y el autónomo para ayudarle a mejorar la productividad y a crecer.

Iniciativas y reformas

Mejoras en los sistemas de control de fondos europeos para que se empleen íntegramente con el objetivo con el que son diseñados. Los Fondos para la innovación y para la EDUSI hasta 2020 son una buenísima oportunidad para que su aprovechamiento redunde en la economía productiva.

Fortalecimiento de sectores básicos para la Economía Andaluza: Turismo, Agroalimentario, Aeronáutico y Tecnológico, explotando todas las posibilidades para apoyar a sus empresas para que creen empleo.

Plan de atracción de inversiones: por la situación geográfica, climatológica y por la capacidad profesional de los andaluces, Andalucía es un sitio de primera magnitud para invertir. El nivel de inversiones de fuera de la región es bajo. Se debe analizar las causas concretas, de tipo legal, administrativo, fiscal o de cualquier índole y actuar sobre ellas. Se trata de pasar a la acción para que se ponga a Andalucía en el lugar que le corresponde.

Andalucía tiene una inmensa potencialidad económica, cultural, estratégica, histórica y demográfica, y en los poderes públicos reside la responsabilidad de que se consiga una mejora en la calidad de vida de todos los andaluces y una convergencia real con la media nacional.

Es necesario llevar a cabo iniciativas y reformas dentro del ámbito competencial andaluz para realizar inversiones productivas, propiciar el crecimiento y consolidación de pymes y autónomos, controlar y fiscalizar los Fondos Europeos y atraer inversiones a Andalucía.

Si queremos que algo cambie, lo más sensato es empezar a hacer las cosas de forma diferente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha