eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Félix Taberna

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, fue profesor en la Universidad Pública de Navarra y en la UNED. Asimismo, impartió clases en la Escuela de Adaptación Social del Gobierno de Navarra. También trabajó en CCOO de Navarra dentro de su Gabinete de Estudios. En la actualidad desarrolla su labor profesional como consultor en el espacio colaborativo de InPactos. También es colaborador de la Fundación Primero de Mayo y miembro del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 26

¿Es eficaz y justo que tus ahorros te sobrevivan?

La mutabilidad de la sociedad es quizás el factor más atractivo con el que cuenta el oficio del sociólogo. Intentar atrapar las nuevas tendencias sociales tiene mucho de aventura exploradora. Hace unos meses, asistí complacido a un seminario sobre cambios demográficos y respuestas públicas. Lo organizaba el Gobierno de Navarra dentro del proceso de participación de la Estrategia de Envejecimiento Activo promovida por el Consejo Interdepartamental de Salud. De mucho interés. La principal conclusión es que ha aparecido, para quedarse, un nuevo actor social. El de las personas mayores, con un peso demográfico creciente que dispone de un importante tiempo libre y abre nuevas relaciones sociales.

Entre otras, me quedé con una reflexión de un ponente: “Que tus ahorros te sobrevivan no es muy eficiente porque el titular no disfruta de su esfuerzo”. Aunque claro, nunca sabe uno cuando va a morir por lo que des-acumular precipitadamente puede llevar a algún riesgo. Aquí se abre un debate de mucho interés que nos sitúa en la necesidad de reflexionar sobre la herencia como hecho cultural. En estos momentos donde avanza, de manera importante, la desigualdad social, es preciso reconsiderar el valor social de la herencia. La herencia es un hecho social y como tal, ha cambiado con los tiempos y culturas. Algunos autores como Piketty nos advierten de que para evitar que la fuerza del pasado condicione el presente se hace preciso disminuir la importancia de la herencia, limitarla.

Seguir leyendo »

Para hacérselo mirar

El Barómetro de Opinión Pública que realiza el Departamento de Sociología de la UPNA por encargo del Parlamento de Navarra  es un buen documento para contemplar diferentes tendencias sociopolíticas. Sin duda, una fuente para el análisis de muchos temas. Sin embargo, la atención de los medios de comunicación y de los partidos se centra exclusivamente en la estimación electoral. Que por cierto no la realiza la UPNA sino que la subroga a Metroscopia.

Dentro de las tendencias que muestra el barómetro se encuentra la referente al interés de la ciudadanía por la política. A mi modo de ver, es un eje clave dado que el desencanto, y luego la indignación,  fue lo que hizo transformar el sistema de partidos. Incluso hizo temblar a las instituciones. El ya famoso slogán 'No nos representan' fue uno de los reactivos más señeros de las últimas décadas en la política española y navarra.  Así, es importante que la ciudadanía legitime con su confianza el sistema político que le representa.

Seguir leyendo »

'Contra las elecciones'

Así se titula el libro de Van Reynrouck; merece la pena leerlo. Describe la fatiga de las democracias actuales y propone su regeneración a través de la implementación de procesos participativos de extracción aleatoria. Plantea, entre otras medidas, un sorteo para elegir a auditores sociales dedicados a proponer leyes y medidas prescriptivas. También propone una doble cámara representativa. La primera, compuesta por miembros electos provenientes del proceso electoral tradicional. Y la segunda cámara, con personas elegidas por sorteo. A más de uno, dejar a la suerte el destino de la democracia le puede parecer poco menos que apostar por una Democracia de Casino. Pero no es tan descabellado el tema; hay que detenerse a reflexionar sobre ello.

Mecanismos de extracción política a través de insaculación (sacar nombres de personas de un saco) no son nuevos. Ya se aplicaban en la Antigua Grecia. También en la Edad Media era usual. En la actualidad, en países como Canadá e Islandia existen experiencias de Asambleas Ciudadanas elegidas por sorteo para deliberar y proponer sobre temas de interés ciudadano. El proyecto 'Citizens First' del gobierno canadiense, desde 1998, realiza una encuesta a la ciudadanía para conocer cómo los ciudadanos experimentan y valoran los servicios del gobierno. Este conocimiento permite a los proveedores mejorar el servicio basado en una perspectiva ciudadana y evidencia empírica. La OCDE recomienda para proyectos con fuerte impacto medioambiental o social recurrir a la encuesta aleatoria como mecanismo de participación ciudadana. Dado que si lo sometemos a la consideración espontánea y abierta de la ciudadanía serán los más acérrimos (a favor o en contra) los que participen de forma más activa, distorsionando la representatividad del conjunto de la población.

Seguir leyendo »

La importancia de las proporciones

Cuando, siendo un chaval, acudí a estudiar Sociología y Ciencias Políticas a Madrid, una de las primeras cosas que aprendí fue que las leyes electorales eran neta y sustancialmente políticas. Afectaban al corazón del sistema del poder político.  Así, ante las primeras elecciones locales, el PCE propuso, y consiguió,  la barrera electoral del 5% para que no entrasen los partidos llamados de extrema izquierda con los que competía espacio. Posteriormente, a los años,  se arrepintieron de esa iniciativa porque no pudieron entrar ellos por esa misma barrera electoral. Allá por el  año 2005, en el marco del acuerdo presupuestario con IU, el Presidente Zapatero se comprometió a promover una reforma en orden a darle mayor proporcionalidad al sistema de régimen electoral. Me tocó, en razón de mi cargo de responsable de Política Institucional de IU, seguir y proponer medidas para llevar a buen puerto dicho acuerdo.  Sin embargo, nada se pudo hacer por aquel entonces. Rubalcaba, portavoz del grupo socialista, arguyó que dotar de más proporcionalidad al sistema dificultaba la consecución de mayorías absolutas y la estabilidad gubernativa.

Ahora, después de 12 años, son muchos los que se lamentan, y se sorprenden,  de que en Cataluña exista una mayoría social no independentista pero que el Parlamento, recientemente elegido,  cuente con mayoría de escaños independentistas. El polo independentista cuenta con 70 escaños y ha obtenido dos millones sesenta mil votos. El polo no independentista que cuenta con ciento cincuenta mil votos más ha obtenido cinco escaños menos.

Seguir leyendo »

Cuando llegar el primero no es signo de victoria

Mucho se habla estos días de Borgen. Reconozco que yo también caí seducido por esa serie danesa de televisión. En ella, se relataba la política de ese país a través de la ficción. Sobre todo, me gustó ese estilo luterano de ejercer la política, sin boato ni parafernalia. La representación política como ejercicio de ciudadanía. Nada que ver con  “House of de Cards” que desprende poder por los cuatro costados.  Parece ser que Miquel  Iceta también ha visto la serie y se ha apuntado al episodio donde el tercer partido llega a gobernar por vetos de los partidos mayoritarios entre sí. A partir del jueves veremos si esa opción tiene algún recorrido.

Pero dejando la ficción televisiva a un lado,  merece la pena una reflexión política sobre cómo no siempre consigue el premio el que llega  primero. Cabe recordar que en los sistemas de tradición parlamentaria gobierna quien más apoyos tenga en el parlamento;  no quién más votos saque en las urnas. Es decir, la meta no se encuentra al final de  las urnas sino en el proceso político derivado de las  mismas. Por ejemplo, en Navarra gobierna el segundo partido, a mucha distancia del primero.

Seguir leyendo »

Una sociedad intangible

El genial Antonio Gaudí fue atropellado por un tranvía que le causó la muerte. Fue tomado por un mendigo dado su aspecto y su vestimenta. Tras esos ropajes de pobreza se escondía una de las mentes más geniales del siglo pasado. Su talento no estaba revestido de adornos externos. Lo intangible, lo que no puede ser percibido físicamente, empieza a descollar en la nueva sociedad. Lo inmaterial despunta. El conocimiento, las patentes, las redes sociales, la marca, la reputación, la innovación...Todos ellos son conceptos en alza. La sociedad materialista va dejando paso a una sociedad menos tangible. Dos pueden ser las razones para ello. Por un lado, la nueva economía no se basa en la mano de obra sino en la cabeza para obrar. Por otro, la crisis nos ha hecho percibir que se puede vivir con menos; aunque el consumo es muy tentador.

En la actual economía, la clave ya no es producir sino aportar valor. La mercancía, el fetiche de la sociedad industrial, ya no es lo que era. Los productos son algo realmente fácil de crear; cada día son más asequibles si seguimos el criterio de utilidad. Un gran smartphone lo tienes por 100 euros; un coche con prestaciones adecuadas por 12.000 euros; cualquier ropa sin marcas la tienes por 50 euros... La clave de la competitividad ya no se aloja en producir más, sino en ser diferente. Por ello la publicidad, el sustrato ideológico del mercado, ya no nos trasmite el verbo poseer sino experimentar. Lo importante no es la compra sino la emoción. La robotización, la digitalización, el sistema de impresión 3D… está descubriéndonos una nueva economía. Vamos avanzando a una economía del talento. Que no quiere decir que sea más ecuánime que la anterior.

Seguir leyendo »

El nuevo sistema político, todavía sin fraguar

En los Grados en Ciencias Políticas posiblemente se incluya una materia llamada Segunda Transición Española. Entre otras cosas porque los politólogos fueron protagonistas y no analistas. Lo vivido políticamente en estos tres últimos años no es una mera anécdota. Es un verdadero capítulo que ha abierto una nueva etapa política, un nuevo sistema. La ciudadanía impugnó, de forma palmaria, el anterior sistema bipartidista. Parodiando a la Jurado, se les acabó el amor de tanto usarlo. Hemos  pasado de un bipartidismo con bisagra nacionalista a un cuadripartidismo con un nacionalismo enrocado en su territorio.

El nuevo sistema político es novel; no está asentado en sus parámetros y magnitudes principales. Incluso, algunos de los nuevos políticos muestran dosis de impericia.  Por lo tanto, no está fraguado y necesita tiempo en su sedimentación. Así, hay que contemplar las encuestas electorales con un cierto escepticismo. Los barómetros del CIS, el último en octubre, apenas asoman algunos rasgos relevantes. Quizás el que mayor interés suscita es el hecho de que las transferencias de votos se producen entre los mismos bloques políticos no de un bloque a otro. El eje estereotipado de derecha e izquierda se mantiene a través del tiempo. Pero la competencia electoral se produce dentro de cada espacio no entre los espacios. La competencia es interna no externa. Por ello, el PSOE y Unidos Podemos están en continua gresca. Por otro lado, en estos momentos, el PP pierde confianza en beneficio de Ciudadanos y el PSOE gana confianza en perjuicio de Podemos. Pero es pronto para apreciar si este vaivén tiene carácter de tendencia.

Seguir leyendo »

Conoce tu aldea y conocerás el mundo

Hace muchos años, un tío mío se casó con una lisboeta de tez morena. Era principios de los años 50 del siglo pasado. Cuando la feliz pareja arribó por el pueblo los vecinos se quedaron pasmados ante la mestiza pareja. Hoy sin embargo, la variedad de países de origen que existe en mi pueblo es tal que nadie se asombraría.

Así es, una de las grandes transformaciones sociales que hemos vivido en estos años ha sido la globalización. Nunca como ahora hay tantas personas que  migran de un lado para otro. Sin embargo, el que las puertas de nuestros límites espaciales se hayan abierto no evita el reforzamiento de las identidades tanto de índole religiosa como de naturaleza patria. Es más, quizás el rebrote de las identidades pueda obedecer a esa globalización anómica.

Seguir leyendo »

Pactamos por encima de nuestras posibilidades

En estos tiempos en los que el acuerdo y el pacto poco menos que suenan a traición conviene recordar que hubo una época en el que eran valores superiores, quizás sobrestimados. El Pacto de la Moncloa, el Pacto Constitucional, el Pacto Antiterrorista, el Pacto de Toledo…Todos ellos, eran acuerdos realizados entre diversos y diferentes agentes políticos y sociales sobre temas de mucha transcendencia: Economía, salarios, pensiones, derechos constitucionales, terrorismo. Se  realizaban  porque la ciudadanía así lo reclamaba. Tenían apoyo y legitimidad social. Los pactos eran bien vistos por la ciudadanía porque el clima de polarización y de extremismo en esa época era muy fuerte. No olvidemos que la Transición dejó muchos muertos;  por más que ahora  hablen de ella como si de un cuento se tratara.

Sin embargo, como en casi todo, lo malo no fueron esos grandes pactos sino las fotocopias que se hicieron a partir de los mismos. Se fue la mano acordando. Se acordó por encima de las posibilidades. PP y PSOE, con CiU o PNV, como socios tornadizos, hegemonizaron grandes esferas de las instituciones, sociedad y economía. Pactos desde las alturas bajo el argumento del interés general, pero poco entendible por el  interés común. La consecuencia de ello es que tuvimos un sistema de partidos muy fuerte, pero una sociedad débil.  Que se debilitaba, día a día,  ante la poca autonomía que presentaban sus organizaciones y la escasa influencia que éstas tenían.

Seguir leyendo »

Navarra tiene quien le escriba

La asociación Co.CiudadaNA lleva ya tres años explorando en las tendencias de Navarra a través de las opiniones cualificadas de un nutrido grupo de personas de relevancia social. Ciento setenta  personas del ámbito empresarial, universitario, institucional, creativo y de la comunicación mediante un cuestionario panel responden sobre temas de Marca Navarra. Unas preguntas son de actualidad y otras estructurales para contemplar variaciones posibles. Este colectivo, estos panelistas, no representa el conjunto de la sociedad de Navarra, pero su cualificación, experiencia y rol le hace merecedora de que sus opiniones sean de mucho valor y significación. Cuando el otro día se presentó el III Panel de Tendencias de Navarra me acordé de la novela de García Márquez, “El coronel no tiene quien le escriba”. En ella, se expresaba que de ilusión e  ideas no se come pero  se alimenta.

Este año, en las ventanas de actualidad se ha preguntado sobre dónde invertir; qué trabajadores necesitan las empresas y cuál será el futuro del comercio tradicional ante el comercio digital. Los panelistas expresan que hay que invertir prioritariamente en proyectos dedicados a servicios y prestaciones para mayores. Nos dicen que, a pesar del empuje del comercio digital, el tradicional mantendrá una cuota significativa. Ir de tiendas es también una forma de relacionarse socialmente. Los  empleadores demandan trabajadores/as inteligentes. Flexibles; con capacidad de entender los cambios y de relacionarse con los demás.

Seguir leyendo »