eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José A. Alemán

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 119

Esperando a Catalunya

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, al decir del primero, se llevan ahora no a las mil maravillas sino lo siguiente. Lo digo porque el secretario socialista se presentó en la TV con la expresión contenida de quien ha de comunicar un hecho de especial trascendencia y quiere evitar que se le note el contento no vayan a decir que aletea de nuevo el bipartidismo. Dijo Sánchez que sus contactos con el presidente del Gobierno son frecuentes pero ocultó que prefiere no encelar a Rivera a quien comienzan a señalar como el chico de Aznar, quien todavía roe el cabo maldiciendo el momento en que se le ocurrió dedignar sucesor suyo a Rajoy; aunque hubiera sido peor inclinarse por Rodrigo Rato al que proclamaba como el mejor ministro de Hacienda de todos los tiempos pasados y por venir.

Parece evidente que Rajoy navega mejor de lo que se pensaba. Lo ha vuelto a demostrar con la que tiene montada en Catalunya. Todo el mundo sabe, aunque prefieran callárselo, de sus afanes por arañar votos reavivando las brasas del anticatalanismo español para compensar en otros lugares el escaso crédito electoral del PP en la Catalunya aquejada de alergia mesetaria. Su campaña al frente del PP contra el Estatut fue significativa y nos dejó imágenes suyas frente al Congreso de los Diputados entre las grandes cajas que contenía, según dijo porque nadie las contó, los cuatro millones de firmas contra el dicho Estatut recogidas por los peperos en el resto de las Españas. Tras la sesión de fotos, entregó las cajas de las que nunca más se supo. Hasta el día en que se acordó de ellas y las invocó durante el pleno del Congreso en que solicitó nada menos que un referéndum estatal contra el Estatut. Le estaba buscando las cosquillas a los catalanes a como diera lugar.

Seguir leyendo »

¿Patinó el rey en TV o son aprensiones?

No creo que nadie esperara del rey otra cosa que su apelación a la legalidad democrática, el orden constitucional y todo eso. Bueno, eso y lo que no hizo: lamentar la manita de componte con que brearon las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que no del ciudadanaje, a quienes votaron o trataron de hacerlo el 1-O. Con su intervención, no le hizo Felipe VI favor alguno a la Corona; no porque reprochara a Puigdemont y compañía su actitud sino por no desear al menos un pronto restablecimiento a los que sufrieron algún quebranto. Como me comentara un conocido, monárquico por más señas, la intervención del rey puede perjudicar su negocio familiar. No debería confiar tanto en el fin de la crisis que dice Rajoy.

Las reacciones ante el discurso han sido de lo más variadas y como he llegado al punto de saturación con las toneladas de opiniones que nos han echado arriba, me circunscribo a las emitidas en el ámbito canario aprovechando que la insurgencia aún no ha derogado la ley del mínimo esfuerzo. Tan mínimo es el esfuerzo que me basta y sobra con La Provincia del jueves último con opiniones de varios políticos/as de distintas edades, experiencias e ideologías. La más chocante, el cuasi oximoron de la “etérea rotundidad” a que se refirió Noemí Santana, secretaria general de Podemos. Para ella Felipe VI es “ una marioneta en manos del Gobierno”, afirmación que adornó con tópicos reveladores de que no ha asimilado del todo el papel del rey en este régimen constitucional y no el de Merimé.

Seguir leyendo »

Que tengamos la fiesta en paz

Confiemos en que este domingo tengan los catalanes la fiesta en paz. Una paz relativa que no exceda los límites de lo ocurrido en los últimos días tanto del lado catalán, integrado por secesionistas y no secesionistas por más que los peperos metan a todos en el mismo saco, como de las fuerzas de seguridad enviadas por el Gobierno español. Éstas, a mi entender, han actuado hasta ahora con la cabeza fría; lo que resulta tranquilizador y ajustado al comportamiento habitual de los catalanes incluso cuando son multitud. Lo habitual, diría como apreciación personal, es que camines por la calle, pongamos un 10 de septiembre, entre gente que pasea por la Rambla, llena las terrazas y cafeterías, entran y salen de todos sitios sin que nada indique que al día siguiente miles de esas mismas personas se echarán a la calle para celebrar la Diada y recordar que allí están. Cosa de las que son conscientes las fuerzas de seguridad que, a mi entender, no se han extralimitado. Esperemos que todo siga así.

Las noticias de estos días, amplificadas por la mayoría de los periódicos españolistas, que no españoles, inducen a no viajar a Cataluña para no correr riesgos. Sin embargo, quienes no han podido evitar el viaje han expresado su sorpresa al observar eso, que a pesar de todo, poco se nota en la calle la tensión. Lo que saben bien quienes frecuentan aquellas tierras. Ni siquiera se advierte en los lugares de las acampadas urbanas en las que se observa más que nada un ambiente festivo entre debates, charlas, conciertos, etcétera. Es esa sensatez lo esencial del misterioso seny catalán que no es virtud que adorne a los intransigentes de la CUP y similares que se han pasado de la raya con la “heroica” destrucción de coches policiales.. El radicalismo de esta gente encuentra su equivalente españolista en las entusiastas despedidas en no pocas ciudades españolas a las unidades de la Guardia Cvil y la Policía Nacional al salir de sus acuartelamientos hacia Barcelona. El alarde de banderas españolas y los cantos de “¡A por ellos, oé, oé, oé!” daban la sensación de que iban al frente del Ebro. El que en todos esos sitios se conociera la hora de salida de las unidades llama la atención pues tengo entendido que son operaciones que se hacen con la mayor discreción. Salvo, claro, que se trate de apabullar al “enemigo” desde el minuto cero.

Seguir leyendo »

Rajoy lo tiene crudo

Dice Rajoy que está dispuesto a dialogar, negociar y llegar a acuerdos para salir del embrollo catalán y se me ocurre que en este caso no es de aplicación el dicho de que más vale tarde que nunca. Porque si algo ha habido durante años es ausencia de voluntad del Gobierno y del PP para poner en piedras de ocho la reforma constitucional/autonómica que todo el mundo venía considerando necesaria desde al menos la primera década de este siglo, por no ir más atrás.

El problema que ahora tenemos tiene que ver con una concepción trasnochada del principio de autoridad, la de cuando Él habitaba entre nosotros; un exceso de juego táctico para ir desgastando al enemigo (los catalanes, o sea) y un mal cálculo al estampar las cartas en la mesa con el sonoro y jubiloso ¡arrastro! y quedar, en efecto para el arrastre. Y también cabe relacionarlo con el deseo de Rajoy de quedar en la historia como quien metió en cintura a los catalanes. Algo que, se está viendo, queda fuera del alcance de la derechona que no propone sino trata de imponerse, ya saben como es. Esto no quiere decir que no le echemos a los catalanes de comer aparte ya que lo procedente es distribuir las raciones.

Seguir leyendo »

Referéndum que algo queda

Isaiah Berlin fue un historiador, filósofo y politólogo de origen letón, naturalizado británico. Nació en 1909, por lo que vivió de niño la revolución soviética y murió en 1997 por lo que también, ya anciano, la desaparición de la URSS. De por medio dos contiendas mundiales iniciadas en Europa y la guerra fría. Nada de particular tiene que criticara al determinismo que diera lugar a la tesis del materialismo histórico, que considera no sé si falsa de toda falsedad o, simplemente, equivocada. No es extraño que buena parte de su trabajo, además de bajar del burro a Rousseau y Saint-Simon, entre otros, la dedicara al nacionalismo que proporcionó a los alemanes los papeles principales en la peor historia europea. La que se ha ido superando, precisamente combatiendo a los nacionalismos, con la que hoy llamamos Unión Europea, de nuevo amenazados por los nacionalismos antieuropeístas de extrema derecha.

Vienen estas referencias a que Javier Cercas recurrió no hace mucho a las plástica caracterización que hiciera Berlin del nacionalismo. Lo consideraba resultado de una humillación y lo comparaba con una rama flexible que, doblada con violencia, cuando se suelta golpea con saña a lo que coja por delante. La cuestión, indica Cercas, es a quien golpeará la rama catalana y llega a la conclusión de que, a estas alturas, lo único que podemos esperar es encontrar la manera de minimizar los daños del desastre que se ve venir. Aunque da la sensación (y las encuestas) de que el grueso de la opinión pública española piensa que, al final, todo se arreglará. Unos porque consideran que aún le queda a los políticos un mínimo de sentido de la responsabilidad; otros, por su incapacidad para prescindir de tópicos y creen que con una buena inyección presupuestaria del Estado se arregla todo. La pela es la pela, ya saben.

Seguir leyendo »

Para agostos, los de antes

Hubo un tiempo en que no pasaba nada en agosto. Los periodistas podíamos irnos de vacaciones porque el mundo se tomaba un respiro. Bueno, eso decíamos pero, en realidad, coger vacaciones en agosto era obligado para quienes tenían chiquillos en edad de sopita y pon playero o se deslomaban para ayudarles a construir un maldito castillo de arena, problema éste que no tenían los colegas tinerfeños, ya saben. Quiero decir, en fin, que los verdaderos beneficiarios del parón informativo agosteño eran los solteros, los que no tenían hijos/hijas impúberes y no estaban sujetos, por tanto, al calendario escolar.

Quienes no cogían vacaciones en agosto se tiraban el mes dormitando sobre el teletipo y abriendo sobres de las agencias de reportajes en busca de la serie acostumbrada sobre la serpiente del lago Ness, devenida por último en “monstruo” dado que lo único serpentiforme, por así decir, en todo este asunto era el propio lago, alargado como él solo; unos treinta kilómetros, creo, vigilados por las ruinas del castillo de Urquhart y recorridos por barcos cargados de turistas para espanto del monstruo que se niega a dejarse ver ante tanta gente. También era frecuente el relato de la liquidación de la familia del zar Nicolás al completo, del naufragio del  Titanic y de las perversas andanzas de los espías soviéticos integrados en la sociedad USA desde niños sin saber eso, que eran espías, hasta que alguien con instrucciones de Moscú pronunciaba la palabra clave que los activaba.

Seguir leyendo »

¿Se hace Rajoy el bobo?

Estos días  están en las Españas con la resolución de la RAE si los enviados a tomar viento son “idos” e “iros”, lo que no afecta a los hablantes canarios porque somos como somos y no nos sacan del “¡Vete!” o el “¡Váyanse!”, singular y plural según sean uno o varios los mandados “a freír espárragos” o a por “bogas al toril”, que son los socialmente aceptados frente a la contundencia escatológica de “a la mierda”, de “al carajo” o ese “a hacer puñetas”, que suena duro aunque también puede referirse a los laboriosos encajes de puntilla en las bocamangas de los magistrados y magistradas. En cualquier caso, se trata de evitar el vergonzoso “¡eh,   vosotros , no   arrempujéis !” de los pollabobas al regreso del día y medio de su primer viaje a Madrid.

La cosa de “idos” e “iros” no tiene, pues, mucho recorrido. Pero cuando no es Juana es la hermana y en este caso son las dos a un tiempo. Por un lado el referéndum “sí o sí” de la Generalitat; por el otro, la seguridad del Gobierno central de que “no es no” llevó a Rajoy a arrumbar el liberalismo económico e intervenir en el mercado de urnas de votar para impedirle a la Generalitat adquirir las que necesita. Una medida que, además de atentar contra la fabricación nacional, indujo a Carles Puigdemont a delinquir, pues le obligó a introducirlas de matute por La Junquera, ocultas en alijos de Winston con filtro. Eso si nos creemos su anuncio de que las urnas dichosas ya están en sus almacenes.

Seguir leyendo »

CC y PP renuncian a gobernar juntos

Me da que Asier Antona se ha quitado un peso de encima dando por fracasadas las negociaciones para gobernar con CC. La política se ha convertido en un modus vivendi, particularmente para los que se dedican a ella porque no tienen otro modus, o sea, “ni oficio ni beneficio” que se decía en lo antiguo cuando el ideal masculino era convertirse en hombre de provecho y el femenino la esmerada dedicación a “sus labores”. Teniendo presente esa realidad, unida a la frecuencia con que las actuaciones de los políticos contradicen lo que predican, no sorprende que no lograran ajustar el apaño y renunciaran al conchabo aunque, eso sí, dejando claro que lo cortés no quita lo valiente, o sea, que los peperos canarios no dejarán tirado a Clavijo ni los nacionalistas, lerén, retirarán su apoyo a Rajoy.

Como digo, no había sorpresa alguna por ese lado. Lo que no quiere decir que el desenlace no nos haya hecho apreciar la paradoja de los esfuerzos del PP canario para dejar clara su autonomía respecto a Madrid, mientras CC, nacionalistas como ellos solos, acuden a Madrid para que Asier Antona se avenga a sus razones. Quiere Clavijo suscribir con Rajoy un “texto de mínimos” con los que amarrar apoyos desde fuera, o sea, que CC ha depositado todas sus esperanzas en que Madrid envíe un ukase a Antona.

Seguir leyendo »

El 'brexit' se le complica al Reino Unido

Aunque no se esté del todo de acuerdo con que la división clásica en derechas e izquierdas políticas y sociales esté superada, sí creo que algo de eso hay, al menos en su forma tradicional. Porque a ver quien le pone el cascabel al gato de la globalización, a la irrupción digital, ciencia ficción no hace tanto, a las catástrofes humanitarias, a los robots que reducen el espacio laboral aunque abra otros… Cada vez consuela menos al ciudadano aquello de que la democracia es el menos malo de los sistemas.

En esta perspectiva, la de que siempre hay algo peor, comienzan los comentaristas a celebrar los indicios de recuperación de la Unión Europea (UE) cuando no hace tanto le vaticinaban que pronto sería un muerto nada más, como el Rascayú de aquella canción prohibidísima por los jesuitas de mi tiempo porque negaba la vida eterna; y no les cuento del pobre Andrés al que Néstor Álamo recomendaba, por boca de Mary Sánchez, repasar el motor porque se le salía el agua por el carburador. Siempre pensando en lo mismo.

Seguir leyendo »

Una (o dos) de cacareos políticos

Hace muchos años, en una de las largas y frecuentes conversadas de periodistas de entonces, saltó la cuestión de lo nada dados que son los políticos canarios a escribir sus memorias. Había tres o cuatro personajes de edad, históricos como ellos solos, a los que debería animarse a hacerlo; o a dictarlas, que ya buscaríamos quien les diera forma. Discutimos el modo de conseguir que se “retrataran” quienes tenían tanto que contar. Hasta que Óscar Falcón Ceballos, que apenas había intervenido, nos devolvió a la realidad:

-No creo que merezca la pena el esfuerzo de convencerlos porque son unos mentirosos -dijo.

Seguir leyendo »