eldiario.es

Focos

José A. Alemán

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 80

La maldición insularera isloteña

Aclararé, para empezar, que si me convenció la labor del Antonio Morales en el ayuntamiento de Agüimes, no acabo de ver si su gestión en el Cabildo de Gran Canaria responde a lo que muchos esperábamos. Quizá porque ya no presto la atención de antes a nuestros poco satisfactorios hombres públicos y me consuelo con que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Y no porque los políticos de hoy sean peores sino debido a que los de antes, los que estrenaron democracia, estaban “inventando” los partidos y los de ahora, ya atrapados en las reglas y los ritos de la partitocracia, resultan repetitivos y aburridos cuando no estomagantes y desvergonzados. Por eso agradezco que la Oxford Dictionaries haya proclamado a la “postverdad”, palabra internacional del año.

El palabro, “postverdad”, se refiere a la mayor influencia en la opinión pública de las emociones y de las creencias personales o compartidas respecto a los hechos puros y duros, la verdad a secas. Sería el caso de los brexiteers, o partidarios del Brexit, a los que no alteran los grandes males que, por lo visto, aguardan al Reino Unido fuera de la UE. Dicen que se trata de una invención de las empresas demoscópicas para justificar sus patinazos predictivos: los hechos y datos están ahí y si no se corresponden a los comportamientos lógicos es porque los deseos, los prejuicios, etcétera, dislocan los resultados, afirman.

Seguir leyendo »

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí"

No pocos comentaristas, supongo que con las mejores intenciones, esperan que 2017 permita olvidar el 2016 que acabamos de dejar atrás. Dada la insistencia del Seprona en que no es no, decidí no entrampar avechuchos silvestres para desentrañarlos y leer el futuro en sus vísceras, como hacían los antiguos, así que encargué al carnicero un par de gallinas con todo. Pero, ya ven, me las entregaron sin vísceras, es decir, pagas la gallina entera y revenden una parte de ella, que técnicamente te pertenece. “¿Y pa qué querías tú esas polquerías, mi amol?”, me dijo la dependienta, sin duda aleccionada.

No me quedó otro recurso que la Prensa, por más que carezca de hígado que elimine las sustancias tóxicas cómo, pongo por caso, el Donald Trump que dentro de unos días colgará el sombrero en la Casa Blanca y que, según las malas lenguas del FBI, pedirá enseguida que le pongan con Putin para decirle ya estoy aquí. Siempre pasa, que les quitas la guerra fría y no saben qué ponerse. 

Seguir leyendo »

Cualquiera puede ser presidente

A menos de un mes de la toma de posesión de Donald Trump, suenan todavía las palabras de Hillary Clinton que calificó de “gente lamentable” a los millones de electores que la dejaron con la miel en los labios. La mayoría de los comentaristas la hacían ganadora y contaba con el apoyo explícito de numerosos artistas, de expertos analistas cercanos a las elites, de profesores universitarios y de periodistas que aún no se han enterado de que el oficio agoniza víctima de su ya escaso crédito. Pero ese es otro asunto.

Interesa ahora que la victoria de Trump dio a Jason Brennan, profesor de Ética y Políticas Públicas en la School of Business de la Universidad de Georgetown, materia para argumentar contra la democracia. Brennan se hace preguntas muy crudas, como la de que si el sistema se orienta a llevar a cabo la voluntad popular, “¿qué pasa si el pueblo no sabe lo que hace?” Le espanta la ausencia de conocimientos políticos, incluso de información elemental, lo que a su juicio descalifica las elecciones.

Seguir leyendo »

El PP le hizo a Aznar un Pedro Sánchez

Aseguran los peperos que Aznar es parte fundamental, esencial incluso, de su patrimonio político. Eso dicen en público y creo estar en condiciones de afirmar que, como mínimo, hay división de opiniones pues, tras lo oído en privado a amigos y conocidos del PP, puedo afirmar y afirmo que hubieran preferido que les legara un buen solar en zona céntrica. Es evidente que para los peperos de corazón, que haberlos háylos dadas las abundancias de las viñas del señor, Aznar no les provoca dolor de muelas alguno porque él es el dolor mismo con esa costumbre que ha sacado de dejarse caer en los momentos menos oportunos para el partido. Pero no puede negársele que carezca de motivos para cabrearse pues debe tener el hombre en carne viva salva sea la parte de castigada por los pellizquitos de monja que le tiran desde el entorno de Rajoy. A los que él responde o ataca, todo hay que decirlo, con pellizcones a mano entera del tipo mordida de caballo y rabia carpetovetónica.

Quizá hubo, en su momento, alguna posibilidad de que las cosas discurrieran por donde barrunto que iba a Aznar para volver en olor de multitudes. Pero si alguna esperanza tuvo, a buen seguro que se esfumó al lograr Rajoy su aplastante mayoría absoluta en 2011.

Seguir leyendo »

¿Qué parte de Jekyll/Hide no han entendido?

El pasado 16 de noviembre la organización no gubernamental Transparencia Internacional (TI), con sede en Berlín y presencia en más de 70 países, dio a conocer los resultados de su encuesta anual titulada “Barómetro Global de la Corrupción 2016”. El sondeo arroja para España unos resultados nada sorprendentes pues coinciden, cuarta más cuarta menos, con la idea que tiene el común del alcance del problema: el grueso de la población cree que el grado de corrupción ha subido frente a un 37% que lo considera estancado. Y la localiza el 55% de preguntados en la “Oficina del Presidente del Gobierno”, un 37% en el Parlamento y un 31% en los círculos directivos de las empresas. Les siguen los concejales de ayuntamiento (29%), los líderes religiosos (26%), funcionarios (16%), autoridades fiscales (15%) y en los dos últimos lugares jueces y magistrados (11%) y Policía (6%).

Este cuadro de “preferencias” se presta a comentarios y opiniones encontradas en las que no entro pues lo que interesa del sondeo es que el 80% considera al Gobierno poco activo en la lucha contra la corrupción. Está muy extendida la impresión de que los mandamases, cuando no están directamente implicados, dejan hacer y miran a otro lado para no ver lo que hacen sus correligionarios, con lo que se ahorran problemas y se atienen al sagrado principio de hoy por ti, mañana por mí.

Seguir leyendo »

Fidel enterró el siglo XX

Diré a quienes no saben o no recuerdan que guardias de asalto eran los miembros del cuerpo de choque creado en la II República antecedente de los grises del franquismo en costillares de estudiantes revueltos y trabajadores descontentos. No había nada personal, sólo trabajo. Y les diré, también, que uno de aquellos guardias, muy conocido en Las Palmas, era Juan Pintona, que debía el dichete a su notable estatura.

Casi todos los días, al acabar el servicio, paraba Juan en el bar de Pepe, en Mesa de León, casi en la esquina de Obispo Codina, frente al desaparecido Puente de Piedra. Era bochinche de paso para los que venían de trabajar camino de sus casas en San Nicolás, San Roque, San Juan, San José, o sea, las partes altas, ya saben, de Vegueta y Triana. Era un local amplio y profundo que frecuentábamos los estudiantes para jugar a la “tronera”, como llamábamos al billar americano, lejos del papanatismo de hoy en que si no te mentan en inglés hasta el potaje de berros es porque los de Firgas son muy suyos y sólo llaman watercress a los de exportación. Los berros, se entiende.

Seguir leyendo »

Rita Barberá y las hienas

Pablo Iglesias se pasó unos cuantos pueblos al negarse a guardar un minuto de silencio por Rita Barberá. Cosa lógica si tenemos en cuenta que en las asambleas de Facultad la misma juventud de los participantes reduce, por no decir que elimina, por su juventud la posibilidad de contar con el difunto imprescindible para debatir si ese minuto de silencio es homenaje al muerto o acto de simple cortesía. Creo que la afición de Iglesias a montar números epatantes ha traicionado en esta ocasión las costumbres funerarias del país; como creo que su actitud lleva implícita la condena de Barberá por delitos de los que todavía no estaba acusada formalmente y no hay, por supuesto, sentencia. Desde luego, es difícil de creer que nada supiera Barberá de lo que ocurría en el seno del partido que controlaba, pero la simple sospecha no elimina el principio del in dubio pro reo, ni la presunción de inocencia, su pariente cercano. No creo que Iglesias le haya hecho favor alguno a su formación, sino todo lo contrario.

Con todo, en esa carrera de despropósitos hay otros corredores que van más rápido. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, por ejemplo, ha culpado de la muerte de Barberá a quienes han dicho o escrito “barbaridades” sobre la difunta; lo que me deja en la duda de si pretende convencernos de que todo cuanto ha circulado es mentira o si se trata de un guiño para que los medios dejen de informar de lo que hay.

Seguir leyendo »

De Trump al reprobado Fernández

Con Trump ha dejado de ser un chiste que la democracia USA es la mejor del mundo porque cualquiera puede llegar a presidente. Las adhesiones y rechazos que suscita la figura del presidente electo han sido aireados por la Prensa que ahora lleva unos días entretenida con las dificultades trumpianas para formar el equipo que asegure el traspaso de poderes y con los esfuerzos de Obama para convencer a su sucesor de que no sea tan bruto. Lo cierto es que de este hombre se ha dicho ya casi todo, incluso de su apariencia de personaje exagerado de comic con esa pelambrera imposible y extraños gestos y mohines faciales debidos, quizá, a que los hace en inglés. Me recuerda y crean que lo siento al Joker enfrentado no recuerdo bien si a Superman o a Batman.

Pero no son los excesos de Trump los que llaman la atención sino que al otro lado está Hillary Clinton considerada representante del sistema contra el que, por lo visto, va el nuevo presidente. Cosa que, traducido a la política española, convierte al multimillonario xenófobo y machista en antisistema total, o sea, en correligionario de Pablo Iglesias al que financian, como todo el mundo sabe, Venezuela e Irán y no sé si Cuba, que para el imaginario de la derechona han sustituido a la URSS en el diabólico empeño de liquidar a la católica España. La derechona sabe que no es cierto y que así lo ha proclamado en más de una ocasión los tribunales, pero sigue erre que erre.  

Seguir leyendo »

Todos somos estadounidenses

Al saber que había ganado las elecciones, Donald Trump agarró el micrófono y se deshizo en elogios para su rival, la misma a la que amenazó con meterla en la cárcel por corrupta. No le regateó lindezas de todos los colores de pronto olvidadas para resaltar cuanto le deben los USA a sus largos años de duro trabajo. Por su parte, Hillary Clinton, la dolorida, se ofreció a ayudar al nuevo presidente, cosa que también hizo Obama, en la tarea que le espera en un tono que iba más allá de la simple cortesía o de un fair play no observado durante la larga y dura campaña. Los tres se dijeron dispuestos a trabajar en beneficio del país, lo que, como digo, forma parte de la tradición aunque tenga la impresión de que esta vez hicieron especial hincapié en la necesidad de esforzarse en restablecer la unidad de los estadounidenses. Esa que Trump, reconvertido en antisistema feroz para mejor subrayar la pertenencia de Clinton al sistema, ha puesto en un brete con su agresividad; la que José Miguel Ruano, responsable de organización de CC, considera “expresión de populismos como el de Podemos, Le Pen y Syriza”. Con lo que se lució tanto como Australia Navarro, del PP, quien dijo valorar la moderación de Trump “al saberse ganador” y mucho menos que el socialista Iñaki Lavandera para quien el presidente electo suma todo lo malo: su política energética, asegura, “es la del PP y la comercial la de Podemos”. Y el pelo rubio teñido, puesto a decirlo todo.

Le diría a Ruano que me guarde un huevo de echadura de gallinas diferentes. Dado que no se tomó la molestia de aclarar qué cosa sea el populismo, me fui al diccionario de la RAE que lo define como “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”, lo que valgan verdades tratan de conseguir todos los partidos y ni les cuento precisamente del suyo: ha abaratado tanto la canariedad que no puede sorprender a nadie que el palabro se use despectivamente. En cuanto a Australia Navarro, mandamás del PP canario no sé qué decirles que ustedes no sepan. Porque, la verdad, eso de valorar positivamente la moderación sobrevenida al enterarse de su triunfo no se entiende sino como justificación de la terrible campaña en la que llegó a anunciar que sólo aceptaría los resultados si ganaba él y denunció, en la jornada de votación, que las máquinas utilizadas computaba sobre la marcha a Clinton votos emitidos a su favor; de él claro. Me gustaría saber cómo valora la mentada Navarro los ocho años del PP largando contra Zapatero acusaciones como la de haber pactado con ETA el atentado del tren de Atocha para satisfacer su ambición presidencial; o la campaña permanente de negar la autoría etarra para que no se le descuadrara el argumento y justificar las constantes injurias. No haré aquí relación de las barbaridades que largaron y las que siguieron largando, a diferencia de Trump, una vez que Rajoy alcanzó La Moncloa. Fueron años en que el PSOE hizo el canelo, subespecie simplona, no sé si porque es su natural o porque no era Zapatero santo de la devoción de los barones que, mutatis mutandis, vienen siendo los mismos que acaban de poner en la calle a Pedro Sánchez. Quiero decir que no viene muy a cuento lo de Lavandera para quien Trump suma todo lo malo, pues “su política energética es la del PP y la comercial la de Podemos”. Si él lo dice, así será; o no.

Seguir leyendo »

¿Cambio? ¿Qué cambio?

Rajoy amenazó con que todo seguiría igual y ha cumplido. No puede reprochársele nada porque sus advertencias fueron claras. El error fue de Albert Rivera y Ciudadanos si creyeron, de verdad, que burro viejo puede aprender idiomas. Así y todo pensé que igual la lista del nuevo Gobierno traería alguna novedad que comentar, todo apunta a que las cosas seguirán igual y que las novedades lo son, como mucho, de reajustes internos entre los “sorayos” y los que osen rechistar más otros de menor cuantía. Nada de interés para el personal de a pie.

De cara a la calle, me parece significativo que Iñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, vaya a ser portavoz del Gobierno; o que Juan Ignacio Zoido sustituya en Interior al impresentable Fernández Díaz. En el primer caso, imagino que habrá influido que haya conseguido calmar un tanto las aguas revueltas por su antecesor, el ineféibol Wert; habilidad que puede contribuir a una mejora de las relaciones con los medios entre los que se ha entronizado una imagen poco favorecedora del presidente. Aunque, vayan ustedes a saber: la realidad es que los prestigios de Rajoy como gallego en ejercicio, combinados con la sensación de que en realidad no se entera, lo alejan, a ojos de la gente, de sus grandes responsabilidades políticas como presidente del partido de la corrupción. Debe ser esta forma suya de escabullirse especialidad gallega porque de Franco también oías decir por esos campos que era buena gente y que los sinvergüenzas eran sus ministros.

Seguir leyendo »