eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Luis Brumario

"La experiencia es un grado"

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 50

Una moción de censura, una crisis de Gobierno

Sólo los delegados provinciales, los oficinistas bancarios y los encargados del Corte Inglés llevan ya corbata. Hasta en la zona de territorio vaquero han alineado uniforme a producto. El triunfo estético suele ser un primer paso hacia la victoria ética y este triunfo, hoy, es de Podemos. Todos los partidos han seguido su estela estética; aunque al principio chirriaba, ahora lo hace el traje. Y la moción de censura esta hilvanada con su relato: vivificar el Congreso de los Diputados, encapsulando a la generación del 78 en el fango de la corrupción, la desigualdad y, sobre todo, en la desconexión de las corbatas con la realidad de las aceras y barras de este país.

Con la consigna de un estilo, de un lenguaje, sobreactuado en ocasiones y faltón en otras, logran remarcar la distancia del PP con el país real. A muchos no gusta, otros lo tildan de antisistema pero jugando con sus reglas están. No sé si serían los que no vieron venir el triunfo de Pedro el renacido quienes disparan contra esta moción. El país ha cambiado, su población lo ha hecho, la comunicación lo hace cada día y no podemos destilar opiniones con aparejos de análisis antiguos.

Seguir leyendo »

El futuro del PSOE: tres en la carretera

(Querido lector: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia)

Felipe nunca asiste a reuniones cuyo resultado ya conoce. La comida de hoy en Llanes era una de ellas. Concluyó temprano el curso en la UIMP del exministro del Interior. El camino a Llanes lo aprovechó para endulzar sus argumentos, los que le debían servir, durante la comida, para enrolar al ex lendakari, el hijo de Lalo para él, en la operación Citroën. De su etapa policial le quedó el gusto de llamar operación a ciertas acciones, en este caso: desarticular las opciones del último líder socialista, con un trampantojo de candidatura que fuera capaz de imantar desafectos, restándoselos a Sánchez, segándole avales y dando a las primarias, ese maldito invento, un barniz de credibilidad.

Seguir leyendo »

Y esto no ha pasado nunca, ¿no?

Mire, la edad empequeñece los acantilados. Poseer pasado tiene la ventaja de rebajar la efervescencia de las crisis. O así debería ser. Si alguien leyera historia en este país, si alguien leyera algo, nos ahorraríamos apocalípticos sermones en tertulias o editoriales de medios que le dicen a un partido cómo debe actuar. Todo ha pasado ya, decía el poeta latino. Mire, si el PSOE tiene algo es pasado. La discusión en sí tiene futuro.

Le recuerdo que hablamos de un partido roto cuando tuvo que decidir si entrar o no en la Internacional allá por los años 20, hablamos de una organización rota cuando se debate la colaboración o no con la dictadura de Primo de Rivera, hablamos de un partido roto cuando participa en el Gobierno de la segunda República y en la segunda legislatura abandona el Gobierno, dividido en posiciones reformistas, marxistas, radicales. Hablamos de un partido roto cuando Besteiro se revuelve contra el Negrín presidente durante la Guerra Civil, una organización escindida durante la dictadura de Franco, que llega bajo mínimos a los albores de la transición, roto por mil partes cuando abandona el marxismo en Suresnes, roto con la OTAN.

Seguir leyendo »

Quince cosas que aprendimos en la noche electoral

1. Contra el PSOE siempre gana el PP. IU lo sabe. No se crece colonizando espacio socialista con este tipo de campañas, sino que se moviliza el voto miedoso hacia el PP. Anguita se lo calló.   2. Podemos es como el concierto de Silvio en Córdoba. La plaza de toros se llena a 36 euros la entrada más barata, el público llega en AVE, mayoría de funcionarios. Es estupendo, pero su contacto con la realidad no hace relato con su discurso. Praxis y tesis, eso sí que se lo sabe Garzón. El también se calló.   3. Las encuestas no recogen emociones. El voto hoy es emocional. El impacto de la sobreinformación es diario, casi por horas, las encuestas no reflejan lo que somos sino lo que nos gustaría ser. El secreto está en mirar las audiencias televisivas: Mujeres Hombre y VIceversa tiene superior o similares audiencias que Al rojo vivo; el partido de Hungría tuvo en la noche electoral récord. Mientras que programas como 'Paginados' o 'Atención obras' son conocidos, sobre todo, en la plaza de toros de Córdoba. Analizamos un país deseado, mientras el que existe, vota.   4. El PSOE tiene que enrojecerse. Por no haber parado a la derecha y porque en su color se le reconoce. Con tantas manos de centralidad pierde identidad, pierde votos hacia la izquierda; el único margen por donde puede crecer.   5. Ciudadanos en Andalucía va a cambiar el paso.   6. El PSOE en el Congreso de los Diputados sólo puede votar no.   7. La corrupción sí puntúa. Los ciudadanos ya castigaron al PP el 20D. El cambio estaba en manos de la izquierda; si no supo aprovecharla llegando a acuerdos, no es problema de los ciudadanos. La democracia cuando vota nunca se equivoca.   8. Los programas de caza los ven los cazadores. Hasta aquí todo correcto. Pues las tertulias, los programas de opinión, los ven quienes se dedican a ello. La opinión publicada no es la opinión pública. Los opinadores no pastorean; a su pesar, entretienen.   9. Un selfie no es un voto. Un abrazo, un beso, tampoco. Posiblemente un seguidor del Barsa pediría un selfie si se encuentra con Ronaldo en la cola del cine. Confundir celebridad con cariño es como pensar que la mirada postcoital se mantendrá un sábado tarde con tu pareja en el Ikea.   10. Los economistas no vieron la crisis. Hoy llenan platós con respuestas para salir de ella. Los politólogos, nadie sabía para que servían. Anoche confirmamos la idea. Ambos son máquina de entretenimiento narcotizante en platós y anaqueles de librerías.   11. El populismo en España es de derechas. La izquierda no es demagoga. La derecha lo es a toda máquina. Usa el miedo, el desasosiego como eje de su discurso, moviliza entorno a sí el voto populista. ¿En qué momento la izquierda admitió que el populismo juega en su equipo? ¿Desde cuándo es populista pedir solidaridad, justicia social o pagar impuestos con el fin de distribuir la riqueza? ¿Es populista Sanders, o lo es Trump?. La derecha es populista.   12. El rey Felipe VI ha ganado. No más dolores de cabeza. Una papeleta menos. Errejón tiene una oportunidad. Sánchez deja la serie 'Walking Dead' y es contratado por 'Salvados por la Campaña'. Rivera es Suarez pero se ha saltado en su biografía los capítulos de presidente. Ha pasado directamente a CDS.   13. El único enemigo del PP es el PSOE. El de CS es el PP. El de Unidos Podemos es el discurso pre-transición en blanco y negro. Y el del PSOE es siempre el mismo: el propio PSOE. No ha tenido enemigo mejor nunca.   14. Los líderes de "marketing político" no ganan. Las reglas han cambiado. Quienes han ganado, como Rajoy y Moreno Bonilla, ni destilan carisma, ni manejan un verbo fácil, ni tienen club de fans.   15. Es la hora de la política. No del titular. Hace falta gobernar con más argumentos y menos argumentarios. El PSOE ha ido desdibujando su identidad destiñéndose, y al elegir, los ciudadanos, prefieren el original a la copia. Allí donde gobierna debiera notarse que lo hace. Y Unidos Podemos, que ha escuchado a Ismael Serrano por encima de sus posibilidades, debería ampliar su banda sonora.  

Seguir leyendo »

De Lleras y Pinochos

"La verdad es la táctica de la revolución". Nos decía el gran Gramsci, recuperado en los últimos tiempos por los podemitas. Como si de un estreno de Santiago Segura se tratara, el Fiscal De Llera se puso la camiseta de su película, ajustó su ironía y con esa frase callejera, esta es mi verdad, disolvió el silogismo mas argumentado, disparó ráfagas hasta quedar sin munición contra ese peligroso oxímoron: lo políticamente correcto.

Para conseguir uno u otro colegio, padres y madres mienten con su padrón. Todos vemos los documentales de la 2, nadie Sálvame. Queremos que la política sea diálogo, fuera el bipartidismo pero cuando no lo hay hablamos de inestabilidad e italianización, queremos acuerdos ya, la unidad hormigonada. Queremos votar pero tanto no. Queremos que nuestro hijo nos diga la verdad pero si cuenta algo que hizo su hermano lo llamamos chivato. Callamos delante de nuestro jefe, suegro o amigo pesado. Defendemos lo público pero tenemos seguro privado. Abriríamos las fronteras a refugiados e inmigrantes pero no el portal de nuestra casa para que vivan en el piso de abajo.

Seguir leyendo »

El tapado

Se busca candidato. Ante una eventual salida de la presidencia de la comunidad actual. Escuchados diferentes rumores sobre el perfil requerido hemos preferido aclarar antes que desilusionar. Muchos son los llamados para participar en la quiniela pero, como en la liga, al final gana el Madrid o el Barca. O lo que viene a ser lo mismo quien le da la gana a la federación. Al grano, los requisitos son cinco:

En primer lugar, no poseer tribu propia ni ambición de poseerla. Un perfil deshilvanado de tradición orgánica, sin más relevancia en ejecutivas de partido más allá de las donadas. Sin ejército provincial ni local.

Seguir leyendo »

PACMA,9 / Partidos, 0

La democracia le ha puesto los cuernos a la política con el PACMA. El partido animalista es el futuro. La política clásica, con estructuras jerarquizadas, o la moderna, con asambleas controladas, con un discurso políticamente correcto, asfixian hasta la muerte la frescura que precisa un partido político. Ambos, bipartidismo y novísimos asamblearios saben dos principios de la política: el primero, para conseguir el poder fuera primero hay que tener el interno; el segundo, las declaraciones sobre asuntos complejos, mejor en modo certamen de belleza en Nebraska.

En estas, aparece un partido animalista y lograr ese enigmático secreto, tan ansiado por todo político: marcar la agenda. El PACMA lo ha conseguido. Un asunto hasta ahora menor frente a los debates territoriales, la austeridad u otros logra colarse en igualdad de condiciones en la parrilla informativa, en la pole position de los titulares. En el debate público. Marca la Agenda política, ese arcano.

Seguir leyendo »

El PA es Nicole Kidman

El nacionalismo andaluz murió con Blas Infante. Sus pretendidos albaceas fueron siempre acogidos a beneficio de inventario por los andaluces. Y el tiempo les dio la razón a su porqués.

En la madrugada de un 19 de abril de los setenta, domingo de resurrección, el PSA firmó su crucifixión. Los únicos que nunca supieron de su muerte, desde aquella noche, fueron ellos. Lo demás ha sido una lenta descomposición, aprovechada por algunos, eso sí. En esa noche, los albaceas de dos familias ilustres sevillanas, Borbolla y Rojas Marcos, pactaron que el PSOE gobernaría en Granada donde la alcaldía era del PSA mientras en Sevilla, donde el PSOE aventajó en mil votos al PSA, sería este, con Uruñuela a la cabeza, quien gobernaría. El cambalache de sillones amortajó al PSA per secula seculorum.

Seguir leyendo »

IU de cine

IU es Alec Guinness. En El Puente sobre el río Kwai, el general británico que interpreta Sir Alec, primero se niega para luego colaborar en la construcción de un puente de ferrocarril para sus carceleros los japoneses e impide, o lo intenta, la destrucción de su obra aunque ello favorezca a su enemigo en la guerra establecida.

Aquí, en el sur, su particular presidio, son los resultados de las últimas elecciones andaluzas los que envían a la coalición al rincón de pensar. En una digestión rumiante, lenta, buscando más explicaciones al fracaso, en la traición del compañero de Gobierno, que en la mal diseñada gestión de los tiempos para la toma de decisiones. Como lo fue la decisión del viaje o no al Sahara, la oportunidad perdida de delimitar fronteras ideológicas. El criterio de oportunidad en política lo es todo, la gestión de los tiempos te ubica en el pódium. O en el vestuario.

Seguir leyendo »

No era eso, Kichi

Empobrecer la política no enriquece la democracia. La política es la última garantía que le queda a quienes no les ampara ni la cuenta corriente ni el networking.

Por eso, a veces, los ciudadanos conscientes de su poder- hasta Donald Trump que se presenta a presidente- del poder de la política, ceden su soberanía a quienes con más ahínco dicen defenderla. Confían a los ciudadanos más activistas su última carta: la política. Less dan la vara de mando a los que tenían los megáfonos. Les dan el poder. Sus instrumentos, sus recursos, a los que presuponen les sumarán imaginación estos activistas.

Seguir leyendo »