eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Naomi Klein

Periodista e investigadora canadiense, es una referenia para el movimiento antiglobalización. Ha escrito varios libros como No Logo  Vallas y ventanas o La doctrina del shock. Su último libro se titula Esto cambia todo

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 87

Una nueva doctrina del shock: en un mundo en crisis, todavía puede vencer la moralidad

Vivimos tiempos aterradores. Desde jefes de Estado que tuitean amenazas nucleares, a regiones enteras arrasadas por desastres naturales, pasando por  miles de migrantes que se ahogan en las costas de Europa y por  partidos abiertamente racistas que avanzan electoralmente: pareciera que hay muchas razones para ser pesimistas sobre nuestro futuro.

Por poner un ejemplo, el Caribe y el sur de Estados Unidos se encuentran  en medio de una temporada de huracanes sin precedentes y son golpeados por tormenta tras tormenta. Puerto Rico –arrasado por Irma y luego por María–  no tiene electricidad y la situación podría extenderse durante meses. Además, sus sistemas de agua corriente y de comunicación se han visto muy afectados. Sin embargo, igual que sucedió tras el huracán Katrina, el gobierno brilla por su ausencia. Donald Trump está demasiado ocupado intentando que echen a los atletas que se atreven a hacer visible la violencia racial. Todavía no se ha anunciado ningún paquete de ayudas federales a Puerto Rico. Y los buitres ya sobrevuelan la isla: la prensa sugiere que la única forma que tiene Puerto Rico de  volver a tener electricidad es vendiendo las empresas de servicio eléctrico.

Seguir leyendo »

El abrazo de los demócratas al neoliberalismo fue lo que sentenció el futuro de EEUU

Probablemente culparán a  James Comey y al FBI. Culparán al  registro de voto y al racismo. Culparán a  Bernie or Bust y a la misoginia. Culparán a los terceros partidos y a los candidatos independientes. Culparán a los medios masivos por darle una plataforma, a las redes sociales por ser un megáfono y a Wikileaks por airear los trapos sucios.

Pero todo esto olvida al mayor responsable de la pesadilla en la que ahora nos encontramos: el neoliberalismo. Esta visión del mundo –completamente encarnada por Hillary Clinton y su maquinaria– no es rival para el extremista estilo Trump. La decisión de competir el uno contra el otro es lo que selló nuestro destino. Aunque no aprendamos nada más, ¿podemos por favor aprender algo de este error?

Seguir leyendo »

Ya no nos queda tiempo para luchar contra el cambio climático y se lo debemos, en parte, a Hillary Clinton

En la carrera presidencial de EEUU ya no quedan demasiadas certezas, pero hay algo de lo que podemos estar absolutamente seguros: a los partidarios de Clinton no les gusta nada hablar acerca del dinero de las empresas de hidrocarburos. La semana pasada, cuando una joven activista de Greenpeace cuestionó a Hillary Clinton por aceptar donaciones de empresas de combustibles fósiles, la candidata acusó a Bernie Sanders de hacer una campaña "mentirosa" de la que dijo estar "harta". Mientras el intercambio verbal se volvía viral en Internet, una sucesión de partidarios de peso de Clinton se apresuraban a decir que allí no había pasado nada y que todos deberíamos olvidarnos del tema.

Según la senadora por California Barbara Boxer, la sugerencia de que ese dinero puede afectar a las políticas de Clinton es "infundada y debería terminar". "Completamente falsas", "inapropiadas" y "sin sustento", dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. Paul Krugman fue más lejos. En su columna del periódico The New York Times lanzó unas "pautas generales del buen y mal comportamiento" para el ala Sanders. ¿Y qué eligió como primera norma? Terminar con las "insinuaciones, sin evidencia alguna, de que Clinton es corrupta".

Seguir leyendo »