eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Oswaldo Izquierdo Dorta

Natural de Arure, núcleo perteneciente a Valle Gran Rey (La Gomera), Oswaldo Izquierdo es catedrático de Lengua y Literatura Española en Institutos de Bachillerato, inspector de Enseñanzas Medias y profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Historia de Hermigua (1890-1975)

Diversos pensadores han intentado precisar la esencia de lo humano, lo que nos caracteriza como tales. Entre ellos, el escritor argentino Jorge Luis Borges que, desde el profundo y oscuro pozo de la ceguera, concebía al hombre como memoria, ya que, sin ella, la vida no tendría sentido; el filósofo español Emilio Lledó, como palabra, porque con la palabra interioriza y exterioriza su relación con el mundo; y José Antonio Marina, como sentimiento, porque éste es el que nos conecta con los demás y nos impulsa a tomar decisiones.

Ricardo J. Valeriano Rodríguez, autor del libro Historia de Hermigua a través de las actas municipales (1), coherente con su condición de investigador e historiador, se ha inclinado por el primero de estos planteamientos, por el de Borges, y ha buceado en la memoria oficial del pueblo, dormida en los archivos  como las notas en las cuerdas del arpa del conocido poema de Bécquer, para darla a conocer, hacerla presente en las conversaciones y contribuir a que forme parte de la conciencia de la colectividad.

Seguir leyendo »

Doña Florencia, "la inglesa"

Conocí a doña Florencia en la academia de Hermigua, en la que ella impartía las clases de inglés. Nuestro plan de estudios, el de 1938, se desarrollaba en siete cursos y una reválida final, el  examen de estado, y comprendía, entre otras materias, dos lenguas muertas, Latín y Griego, y dos vivas, en nuestro centro, Francés e Inglés. De sus clases recuerdo el rigor, la exigencia y la disciplina que imponía permanentemente, no sólo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, sino también en la pulcritud personal y en el comportamiento social que exigía a sus alumnos.

El denominar a las personas extranjeras por el gentilicio correspondiente al país de origen, en lugar del nombre propio, era frecuente, dada la escasez de personas foráneas, así: "el italiano" (Mario Novaro), "el alemán" (Enrique Herzog) o "los noruegos" (la familia Olsen).    

Seguir leyendo »