eldiario.es

Focos

Paul Mason

Es, además de columnista de The Guardian, una de la figuras más relevantes en el periodismo de izquierdas a nivel mundial y una de las históricas caras más conocidas del canal británico Channel 4. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 350

No ganan los hechos sino los relatos, y solo la extrema derecha lo ha entendido

Donald Trump tuvo el sábado un ataque de verborrea en el ciberespacio cuando tuiteó, sin aportar ninguna prueba que lo demostrara,  que Barack Obama había "pinchado su teléfono" un mes antes de las elecciones. De hecho, su única evidencia era un artículo de Breitbart News que a su vez citaba otro, con "fuentes anónimas", de la página web Heat Street.

Antes de llegar a la verdad,  tenemos que analizar las mentiras porque son ellas las que están ganando la batalla. Después de analizar 1,3 millones de artículos publicados en Internet durante la campaña electoral de EEUU, una investigación reciente de la  Universidad de Columbia demuestra cómo está ocurriendo: no es la tecnología de  Internet lo que fragmentó la verdad promovió noticias falsas y mentiras descaradas. Lo que creó este efecto fue la existencia de medios de derecha que, con una clara motivación política, adoptaron abiertamente estrategias propagandísticas y de desinformación.

Seguir leyendo »

Mis razones para el optimismo en 2017

Para todos aquellos cuyas ideas les ubican en el pensamiento político no mayoritario, este descanso de Navidad debería ser un momento de aceptación. El Brexit va a ocurrir. La globalización se va a derrumbar. La libertad de circulación va a dejar de ser un derecho incondicional dentro de la Unión Europea. La idea de que Occidente es el defensor y en ocasiones también el encargado de hacer cumplir los derechos humanos en el mundo está, en el mejor de los casos, en suspenso.

No escribo estas líneas con un espíritu pesimista sino optimista. El optimismo de creer que, si adaptamos nuestra forma de pensar a la nueva realidad lo suficientemente rápido, podremos seguir luchando por las políticas sociales y por los derechos humanos en nombre de esa generación que se pasa la cena de Navidad mirando apática su pantalla. Pero ese “si” es un condicionante difícil.

Seguir leyendo »

La URSS desapareció de repente: no creas que la democracia occidental durará para siempre

Por debajo de la ciudadela medieval de Kazán, dos grandes ríos congelados pintan de blanco el paisaje. En una tarde de domingo, algunos de los habitantes más tenaces caminan lentamente por el hielo fangoso para sacarse selfies con la mezquita, las luces navideñas y las estatuas de la era soviética de fondo.

Hace 25 años que estuve por última vez en Rusia, intentando (sin éxito) revivir a la izquierda en los caóticos primeros días de las reformas económicas de Boris Yeltsin. Media vida después, he vuelto para dar una charla a una sala llena de gente que quiere hablar sobre cómo sustituir el capitalismo por algo mejor. De pronto, tenemos algo en común: ya todos sabemos lo que se siente al ver cómo se derrumba un sistema que alguna vez pareció inamovible.

Seguir leyendo »

La élite europea labra su propia muerte

“Buenas noticias para Europa”, destaca el análisis en su primera línea. Si te digo que es un análisis de un banco de inversiones que defendió la austeridad de la eurozona hasta el final, puedes suponer cuál es la buena noticia. Sí,  François Fillon (el Thatcher francés) se consolida para una segunda vuelta contra Marine Le Pen (la Mussolini francesa) en las elecciones presidenciales del año que viene.

¿Qué noticia podría ser mejor para la comunidad bancaria inversora que tener obligados a todos los votantes no fascistas, de izquierda, centro y derecha, a votar por un político que quiere recortar el Estado de bienestar, despedir a los trabajadores y alargar la jornada laboral?

Seguir leyendo »

¿Cómo podemos luchar contra la política bocazas del populismo autoritario?

Hablan con cinismo de los derechos humanos. No les gustan los inmigrantes; tampoco la Unión Europea. Quieren un Estado fuerte y que “se defienda”; lo cual suele querer decir “que ataque”. En resumen, son como ese abuelo racista que te amargará las navidades.

Son el tipo de persona que los encuestadores describen como  “populista autoritario” y según YouGov (un centro de encuestas), son multitud. Un informe que YouGov Centre Cambridge dio a conocer la semana pasada muestra que el 48% de los británicos encuestados tienen alguno de los rasgos indicados, o todos.

Seguir leyendo »

Después de años ignorando el extremismo de derechas, ahora Hollywood tendrá que contar la verdad

Los historiadores del futuro se echarán a llorar cuando vean la lista de las 10 películas que encabezaban las taquillas el año en que EEUU eligió a Donald Trump y se autodestruyó como superpotencia. Cinco son de superhéroes; cuatro, de animación con animales; y la que queda, una indescifrable comedia de ciencia ficción que sólo se hizo popular en China.

Ante la cruda realidad de tener a un  payaso demagogo como presidente y a un racista como su mano derecha, los dueños de Hollywood deberán tomar una decisión trascendental cuando lleguen a sus oficinas. La democracia estadounidense está en peligro; los valores universales sobre los que la industria cinematográfica se estableció están siendo cuestionados por el etno-nacionalismo y la misoginia del período Trump.

Seguir leyendo »

La globalización ha muerto y los supremacistas blancos han triunfado

"Me siento en un garito (…), inseguro y asustado", escribió  W.H. Auden en 1939, poco antes de que estallara la II Guerra Mundial. Hoy, toda la izquierda y todo el mundo humanista y progresista se sienta en sus modernos garitos —cafeterías abarrotadas de precarios jóvenes de todo el mundo— y afronta un hecho: que la globalización ha muerto y que EEUU perderá su carácter de superpotencia.

Donald Trump no ha ganado las elecciones presidenciales gracias a la clase obrera blanca, sino a millones de ciudadanos de clase media y buena educación que, tras buscar en el fondo de su alma, debajo de todos sus conceptos, han encontrado a un sonriente supremacista y grandes reservas de misoginia sin usar.

Seguir leyendo »

Si insiste en las ideas equivocadas, el centro izquierda europeo está condenado a morir

Una vez que se abre la puerta de los corrales en el encierro de Pamplona, no hay forma de no parecer una persona que huye de los toros aterrorizada, por mucho que uno lleve la ropa más apropiada o tenga la mejor forma física.

Como en Pamplona se sintió en Madrid el sábado el cesado líder socialista Pedro Sánchez. Había elegido con mucho cuidado el momento de enfrentar a los toros furiosos de la oligarquía de su partido. Pero se las arreglaron para pisotearlo sin piedad.

Seguir leyendo »

¿Estamos viviendo otra vez los años 30?

Los acontecimientos están ocurriendo a una velocidad endiablada: el Brexit, el golpe de Estado en Turquía, las masacres islamistas en Francia, el sitio de Alepo, la candidatura a presidente de Donald Trump. Desde EEUU hasta Francia y pasando por el Reino Unido postBrexit, los altos niveles de racismo y xenofobia que se reflejan en los políticos con cifras de dos dígitos en las encuestas, tienen intrigada a la gente: ¿se está repitiendo la década de 1930?

A primera vista, las similitudes son reales. La decisión del Reino Unido de votar para salir de la UE se asemeja a la decisión de abandonar, presos del pánico, el patrón oro en septiembre de 1931. El Reino Unido se convirtió así en la primera potencia en renunciar al sistema económico mundial. La incipiente ruptura del Partido Laborista es un reflejo de la ruptura que mantuvo al partido lejos del poder durante 14 años. Y por supuesto el trasfondo económico, de depresión y crisis bancaria, tiene cierto parecido con la situación actual.

Seguir leyendo »

Estamos ante el fin del orden mundial

No es la primera vez que lo hacemos. En septiembre de 1931, cuando supieron que les iban a pagar un 25% menos debido a los planes de austeridad del gobierno, la Marina Real Británica se amotinó en el puerto escocés de Invergordon. Los marineros de la embarcación HMS Rodney se negaron a realizar sus tareas, arrastraron un piano hasta la cubierta y entonaron canciones de taberna. Otros barcos decidieron seguir su ejemplo. No fue exactamente como el acorazado Potemkin pero consiguieron destruir el orden económico mundial. 

Empezó a circular la libra y el Reino Unido se convirtió en el primer país que abandonó el patrón-oro. Uno tras otro, los países dejaron el patrón-oro y apostaron por el nacionalismo económico. Esto tuvo un efecto favorable sobre el Reino Unido: bajaron los tipos de interés, disminuyeron las medidas de austeridad y, una vez devaluaron la libra, se recuperaron las exportaciones. Sin embargo, el abandono del oro supuso el fin del sistema económico mundial.

Seguir leyendo »