eldiario.es

Menú

La pobreza no se reduce y se mantiene en deplorables cifras en todo el país

- PUBLICIDAD -

Muy a pesar de todos. Y deja en evidencia las triunfalistas vociferaciones de los miembros del Gobierno central.

Los últimos datos ofrecidos por el INE (Instituto Nacional de Estadística) según las referencias del pasado ejercicio 2014, sobre la indigna pobreza y la exclusión sicial en España, son letales en su permanencia: El 22% de la población se encuentra en riesgo de pobreza; los ingresos familiares han decrecido en un 0,2%; asimismo, aduce que el riesgo de pobreza en los jóvenes menores de 16 años, ha crecido en un 28,8%; o sea, que afecta a uno de cada tres jóvenes. A estas estadísticas se suma, que el 45% de los desempleados están en riego de pobreza, y mayormente, cuando pierdan las prestaciones por ese derecho temporal.

En las familias, casi el 14% las pasa gris para que su recoleto presupuesto del hogar le llegue a final de mes con sus pírricas ganancias; y un 40% de los hogares, se ahogan en penurias para afrontar gastos extras al cotidiano. Todo eso a pesar de haber aumentado el ingreso medio por persona hasta los 10.419 € (pero también el coste de la vida por los precios, ha crecido en todo). Por el contrario, los ingresos en los hogares han decaído en un 0,2%.

Estos números se deducen de las múltiples encuestas realizadas entre todo tipo y condición de ciudadanos, que dejan patente que esta vergonzante atrocidad inhumana se mantiene nuestro país. No tiende a disminuir la pobreza de forma decisiva. Todo ello, a pesar de las degradantes austeridades impuestas manu militari, por el gobierno del señor ‘Recortajoy’ y todo el PP, que se empecinan en vendernos la burra del crecimiento y de la ausencia de paro en España. A lo que, dicen ellos, les tenemos que estar eternamente ‘agradecidos’ a sus políticas por sacar al país de la decadencia económica.

Y siguen en su patraña de que el empobrecimiento y la marginación por exclusión En nuestro país es un invento de la perversidad callejera de los populismos. Estos tahúres del embuste y del lucro aprovechamiento personal —en tantos de ellos—, se han enquistado en la patología del expolio del bien común.

La mísera miseria generada en todo es Estado español, en Europa y gran parte del universo, tiene su raíz en la ideología del neoliberalismo, que se ha permeado en el mundo occidental desde el siglo pasado. Fueron sus ejecutores Margaret Thatcher y Ronald Reagan, basada en los criterios absolutistas del mercado, en las teorías de determinados economistas Ludwig von Mises y Friedrich Hayek, desde 1938; y en EEUU, Milton Friedman; como mentores en la aplicación de la administración del Estado. Este método ha sido implantado en todas sus consecuencias en Gran Bretaña, el país más neoliberal.

Desde hace ocho años, que se produjo en España la crisis económica, por el colapso en 2008 del Lehman Brothers (habiendo sido su representante en la península Ibérica el ‘guaperas’ del exministro Guindo, y así nos va). Y ha sido la crisis más severa de las últimas producidas sobre el sistema financiero occidental y sus consecuencias en todos los órdenes. Esta ha sido la más duradera y la más dañina para el estrato social más débil de la sociedad, para todos los que dependemos de un contrato laboral, por la prestación de servicios intelectuales o manuales.

Los últimos gobiernos centrales españoles, autonómicos, consistoriales y cabildos o diputaciones, han ejercido esta política neoliberal de forma ultrajante en todas sus administraciones públicas. Siempre en beneficio de las clases privilegiadas y en detrimento de las clases trabajadoras o asalariadas.

De esa ideología política (que no se denomina como tal, y paulatinamente, va impregnando silenciosamente y sin alteraciones sociales de ningún tipo, todo quehacer en su tétrica forma de hacer política). Esa es la política del trágala y de la deshumanización más flagrante, a favor de los grandes inversionistas, que domina el universo de las finanzas. Son las implantadas por el FMI, la Reserva Federal USA, La City londinense, BCE de la UE, etc. y todos los gobiernos de Europa, desde el PSOE, y especialmente el PP, que por desgracia de su nefasta reforma laboral y privatizaciones, se han perdido todos los derechos laborales y contratos de continuidad y duración en las empresas.

Programas que son dictados por las prédicas de la fundación FAES, cuyo presidente es el guerrillero de Irak (sentado cómodamente en su despacho) Aznar, que cobra por su cara como tal, subvencionada por el Estado, y pagamos todos los españoles, para que hagan proselitismo a favor de esta atropellante e inmisericorde religión del vil metal y formas de hacer política, en base a los caprichos de los financieros y para beneficio de unos pocos afortunados en las riquezas.

Esta taciturna doctrina neoliberalista se ha expandido sigilosamente por todo el universo. Omiten la democracia social: ellos son el feudalismo renacido. Es la causante de la precariedad laboral; la pérdida de derechos laborales, que siguen demoliéndose, con la anulación de las organizaciones sindicales; la privatización de la educación y la sanidad, destruyendo las dependientes de las públicas. Y tienen además, la culpa del deterioro medioambiental (que aún sigue negando el calentamiento global). Extranjerizan y guardan sus dineros ‘ganados honrada y limpiamente’, en los paraísos fiscales, evadiendo impuestos en sus respectivas naciones. Y las vergonzantes reducciones de impuestos a los grandes millonarios.

El Estado insiste en sus políticas de austericidio contra la población: menos gastos estatales y más recortes. Y sigue en su lema de menos sindicatos y más privatización de todo lo estatal, para que pase a explotación privada de los tiburones financieros. Credo que se lleva a rajatabla en las políticas de la UE, y allende sus fronteras.

Lo peor es que todos estos éxitos del neoliberalismo implantado, se contrarrestan con el fracaso de las políticas de los partidos de izquierda, por un bienestar social, una calidad de vida más igualitaria y de derechos en todos los sentidos por ser personas demandantes de dignidad para todos los que fugazmente habitamos este suelo del planeta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha