eldiario.es

Menú

El telurio no traerá riqueza a corto plazo, pero sí aportará valor científico

El director de la campaña que descubrió los montes submarinos al sur de Canarias en 2015, donde ahora se ha localizado telurio, recuerda que estas aguas aún son internacionales y que España debe esperar por la resolución de la ONU

El catedrático de Geología de la ULPGC José Mangas asegura que actualmente ninguna empresa está extrayendo minerales a esa profundidad por su elevado coste económico y por falta de mecanismos

Mangas cree que, a partir de este hallazgo, los investigadores buscarán telurio en sus exploraciones en otros montes submarinos de Canarias

- PUBLICIDAD -
Zona objetivo de la campaña DRAGO 0511; marcados los distintos montes submarinos: Bimbache, The Paps, Echo, Tropic y otras elevaciones menores. Imagen del IEO.

Zona objetivo de la campaña DRAGO 0511; marcados los distintos montes submarinos: Bimbache, The Paps, Echo, Tropic y otras elevaciones menores. Imagen del IEO. Efe

El hallazgo de un yacimiento de Telurio en el monte submarino Tropic, a 250 millas de Canarias, ha despertado en los últimos días interés por este mineral tan codiciado como escaso. De momento, España tendrá que esperar a la resolución de la ONU sobre estas aguas, que siguen siendo internacionales hasta que la comisión de expertos de este organismo estudie la propuesta española de ampliar su plataforma continental. No obstante, de admitir esta petición, habría que estudiar las posibilidades de extracción y si realmente resulta rentable.

El director de la campaña Drago 511, que descubrió en 2015 estas “islas hundidas”, Juan Tomás Vázquez, indica que aunque se trata de un recurso interesante de cara al futuro, si se decidiera explotarlo, la extracción no sería inmediata. El investigador del Instituto Español de Oceanografía explica que primero tendría que elaborarse un proyecto y unos planes de impacto, ya que aunque las labores de extracción en principio no contaminarían, sí que habría que estudiar cómo afectaría a la flora y fauna marina. Señala que el yacimiento encontrado, donde también se localizan otros minerales como el cobalto o el níquel, es interesante tanto por la definición de hábitats a través de la geología como por sus posibilidades futuras.

En lo interesante que resulta este recurso para la Ciencia coincide el catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) José Mangas, que también ha investigado otros  montes submarinos más cercanos a Canarias que sí se encuentran en aguas españolas. Este experto subraya que, en estos momentos, ninguna empresa del mundo se encuentra extrayendo minerales del fondo del mar porque resulta "muy costoso" y habría que "desarrollar maquinaria" para hacerlo. Además, baraja que hasta dentro de unos 25 años no podría realizarse y que, de aprobar la extracción, se necesitarían “varias decenas de millones de euros, algo que ni el Gobierno español ni ninguna empresa estaría dispuesto a invertir si no se le garantiza una rentabilidad”.

Mangas apunta que el yacimiento ha marcado un antes y después en el sentido de que es un mineral que los geólogos no buscaban en esta zona y podría dar lugar a que en otros montes submarinos de Canarias existan también cantidades de telurio. Hasta ahora, se había encontrado concentraciones de otros minerales como el cobalto, níquel... pero no se había buscado telurio.

"No podemos estar vendiendo la piel del oso cuando la realidad es que no sabemos ni en qué bosque está escondido", insiste el catedrático, quien advierte también de que, de conseguir finalmente que estas aguas sean españolas, el Gobierno podría decidir declarar esta zona como espacio protegido, como ya lo están otros montes submarinos del Archipiélago debido a su fauna y flora marina. "Esto no es como vender pescado y debe quedar claro a la ciudadanía", insiste. 

Montaña submarina Tropic, en la que se ha localizado telurio

Montaña submarina Tropic, en la que se ha localizado telurio NOC/NERC / BBC

¿Qué es el telurio?

Es un elemento químico que tiene nivel atómico 52. No se considera un metal, sino un metaloide catalogado como “extraño” por los geólogos y que se concentra en muy pocos lugares. Se localiza en costras de hierro-manganeso, que se dan bajo el agua y aparecen en las laderas de las islas o en las laderas de los montes volcánicos como el de Tropic. Estas costras actúan como esponjas que almacenan metales extraños.

Es un mineral cotizado en la industria electrónica, sobre todo para los móviles o las placas solares. Se estima que en el yacimiento del monte submarino Tropic se hallan 2.670 toneladas de telurio.

¿Cómo se extraería el telurio?

El director de la campaña Drago 511 explica que la minería submarina es relativamente sencilla. Una manera de hacerlo es a través de unos robots que rascan la costra de estos minerales polimetálicos. Se arrancarían del fondo y se subirían a la superficie, donde ya se tratarían estos minerales. 

No obstante, Mangas advierte de que la costra se extraería a "gran profundidad", lo que no resulta, a su juicio, tan fácil. El monte Tropic se eleva 3.000 metros desde el lecho del océano Atlántico y su cima se sitúa a unos 1.100 metros por debajo de la superficie.

Aguas internacionales

En 2014 España presentó una propuesta a la ONU a fin de que, teniendo en cuenta las posibilidades que permite el derecho del mar, ampliar su plataforma continental. Para ello, desde 2010 se trabajó en recopilar datos y fue en esa fase cuando la campaña Drago 511 descubrió la existencia de ocho nuevos montes submarinos.

En 2015 se presentó el informe de esta campaña a la ONU, que aún no se ha pronunciado al respecto. La Comisión de expertos se encuentra valorándolo y podría pedir más información o que se haga una nueva presentación, explica Vázquez. 

Estos montes submarinos han atraído el interés de científicos de diferentes países, como han adelantado distintos medios de comunicación, especialmente desde el hallazgo de un mineral como el telurio. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha